15 Espíritus Mayores y Superiores

Espíritus Mayores

  Los espíritus Mayores son los oficiales del gran Arquitecto (Dios) y, por consiguiente, los pulimentadores de su obra; estos son los encargados de usar los artefactos sobrantes, en los grandes talleres, después de la creación de las “tres clases de espíritus”.

   En el espacio hay moléculas de tantas clases cuantas especies de “animales, vegetales y humanos” existen en el destierro; como tenemos plantas venenosas, hay también animales venenosos, las moléculas elementales pertenecen al hombre y son los gases que despiden los cuerpos humanos; pero como hay materias que cuando las dejaron los espíritus estaban más dominadas que otras, pues no todos los espíritus saben dominarlas igualmente, de aquí que las moléculas de la materia que dejan los espíritus elevados despidan sus gases (moléculas) más purificados y sirven para la formación del espíritu humano; las de los menos elevados, para los animales; y las de los ignorantes para los vegetales, sirviendo los gases de los animales y vegetales para dar al hombre los medios de progreso; y si no que digan los físico-químicos si han hallado en los animales y vegetales medicamentos para calmar al irritado, como para enardecer al pacífico, veneno para matar, como bálsamo para curar; pues de la misma manera los médicos espirituales, recogiendo los gases desprendidos de plantas y animales, se valen para dar a cada uno su merecido. ¿Los aprendices físico-químicos tienen facultades para usar de los artefactos materiales a su voluntad? No, pues lo propio sucede con los espíritus: los instructores son aprendices, los mayores son oficiales y los superiores maestros, en la pulimentación, no teniendo esta facultad los ignorantes ni los prófugos.

   No sólo utilizan los espíritus oficiales (quías protectores) los artefactos para dar más o menos salud a nuestros cuerpos, sino también a las plantas, pues como hay guías protectores personales, los hay también territoriales, y cada cual obra según las facultades que posee y lo que cree en justicia necesario. (Fíjense y mediten sobre esto los que estudian los aportes de los espíritus).

   Los hombres llaman fenómenos y secretos de la naturaleza a hechos que deberían verlos muy claros si meditaran y trabajaran por cuenta propia, único medio de no dejarse engañar por los que trabajaron y no comprendieron. ¿Cree o no cree el hombre que Dios existe y que es su Creador?

   Pues si así lo cree, ¿cómo duda que cuando cumpla como buen hijo no habrá secretos para él?

   Mas sigamos a los mayores u oficiales, que mucho tenemos que estudiar con ellos. Las facultades que tienen (aunque limitadas) son muy amplias para obrar caridad, por lo que se presentan ante los materiales de los mundos (cuyos regentadores son de su elevación), en tantas formas cuantas han tenido en la pluralidad, para que los que los ven al hallarlos tan distintos de los que no pueden variar, mediten y comprendan que deben llegar al Padre, de donde proceden. ¿Qué importa los nombres que les queramos dar, sean cometas, bólidos etc.? En general son los que debemos conocer con la palabra vulgar de jefes inmediatos de los instructores a los cuales destinan para ciertas misiones caritativas hacia los más ignorantes.

  Toman también las categorías de Regentadores de mundos inferiores, misioneros, etc., sus formas varían según la misión que toman o han tomado, y el grado que van ganando; a esta categoría pertenecen los que ciertas tradiciones nos han pintado de diablos con cuernos, otros con cola, pero tampoco fueron exactas sus pinturas, pues que la cola es por su forma mas bien abanico y no como la de nuestros animales, mas la cabellera tiene esta misma forma generalmente; del grado 15 al 18; en la escala mayor se observan unos dos y hasta tres cuernecitos como los de los corderillos. Muchos se presentan a los materiales representando la imagen del Padre, aunque su color no ha llegado al de perla pura; ya hablaremos de los deberes como guías protectores.

Superiores

   Los espíritus que debemos conocer como Superiores son los mensajeros y se encargan de transmitir las órdenes universales a los regentadores, del grado menor de los mundos de la pluralidad (pues hay regentadores superiores que son los que representan la imagen del que conocemos con la palabra vulgar de Sol); así como a los elegidos, reelegidos y elegidos entre los reelegidos materiales, y cuando en alguno de los mundos mencionados, debe hacerse una gran evolución, son, en general, los que toman la dirección, ayudando a los regentadores, como en el día sucede en el mundo Tierra, que siendo su regentador mayor por haberse estacionado, hay dos superiores (que también fueron regentadores de la Tierra antes que él) encargados de dirigir el cataclismo actual, por medio del cual la Tierra dejará de ser destierro y pasará a ser mundo de estudio para los espíritus.

  Aclaración.__ El mundo Luna fue destierro antes que la Tierra fuese creada; a la creación de esta dejó de ser destierro la Luna, y solo ha sido habitada por espíritus, que saliendo del destierro pasan a estudiar allí con sus guías protectores, hasta que los materiales preparan las materias que deben ocupar: he aquí por qué los astrónomos antiguos habrán hallado ese mundo estéril, pues no encarnando en él los espíritus humanos, ningún servicio podían prestar los animales, y tampoco eran necesarios los vegetales. Hace algún tiempo tomaron materia los vegetales, luego la han tomado los animales, y también han empezado los humanos (aunque en minoría) como en el nuevo destierro.

  Hemos dicho aclaración y es mi deber hacerla completa. Habiéndose comprendido ya por algunos materiales del mundo Tierra la Ley Divina, así como el lenguaje espiritual, pueden los espíritus libres estudiar entre ellos donde lo verifican con más amor, y como solo pueden encarnar entre nosotros los del grado 12 ya indicado, hasta el 14 inclusive, pueden, con gran facilidad, adelantar ellos y los que nos hallamos en materia, con ventaja del progreso terráqueo; y como alguien preguntara adónde van los espíritus que no hayan llegado a tales grados, lo explicaré.

   Ya dije que por rebeldes hemos sido desterrados de nuestra verdadera patria, y traídos a este mundo, pero los nuevos rebeldes ya no vienen aquí sino que pasan al nuevo destierro, así como los que han pasado ya por varias encarnaciones en éste y no han llegado al mencionado grado 12 pasan también allí a sufrir la peno del Talión. Siguiendo este curso disminuirá la humanidad en el mundo Tierra paulatinamente, hasta que quede como estaba la Luna hace siglo y medio, puesto que al desaparecer lo humano material desaparecerá también el animal y el vegetal.

   ¿Cómo sucederá? Ya he dicho que paulatinamente, tal vez sin que los humanos se den cuenta de ello, excepción hecha de ciertos acontecimientos graves, que de un momento a otro deben llegar para que se cumpla lo de ¡separaré la cizaña del buen grano!