27 Código masónico

__ Adora al gran Arquitecto del Universo.
__ Ama a tu prójimo como a ti mismo.
__ No hagas mal aunque esperes bien.
__ Deja hablar a los hombres.
__ Haz bien por amor al bien mismo.
__ Ten siempre tu alma en un estado de pureza para comparecer dignamente delante del gran Arquitecto del Universo.
__ No seas ligero en airarte; la ira reposa en el seno de los necios.
__ Detesta la avaricia, porque quien ama las riquezas, ningún fruto sacará de ellas, y esto también es vanidad.
__ En la senda del honor y de la justicia está la vida; mas el camino extraviado conduce a la muerte.
__ Estima a los buenos, compadece las flaquezas del prójimo, huye de los malos, pero no desprecies a nadie.
__ Habla discretamente con los constituidos en dignidad por sus talentos y virtudes, sinceramente con tus amigos y cariñosamente con los pobres.
__ No lisonjees a tu hermano porque le haces traición y teme a su vez el ser corrompido por la lisonja.
__ Escucha siempre la voz de tu conciencia.
__ Sé el padre de los pobres; cada suspiro que tu dureza les arranque será una maldición que caerá sobre tu cabeza.
__ Respeta al viajero nacional o extranjero; ayúdale, su persona es sagrada para ti.
__ Evita las querellas, precave los insultos y procura que la razón siempre te acompañe.
__ No abrigues el orgullo, y recuerda que no hay deshonra o desgracia en ningún oficio o profesión, sino en el modo de ejercerlo.
__ Lee y aprovecha, ve e imita, reflexiona y trabaja; ocúpate siempre en el bien de tus hermanos y trabajarás para ti mismo.
__ Sé entre los profanos, libre sin licencia, grande sin orgullo, humilde sin bajeza, y entre los hermanos, firme sin ser tenaz, severo sin ser inflexible y sumiso sin ser servil.
__ Justo y valeroso defenderás al oprimido, protegerás a la inocencia, sin reparar para nada en los servicios que prestares.
__ Exacto apreciador de los hombres y de las cosas, no atenderás más que al mérito personal, sean cuales fueren el rango, el estado y la fortuna.
__ Si el gran Arquitecto del Universo te diere un hijo, tribútale los beneficios de la instrucción, la práctica de todas las virtudes, y muéstrate con él tierno y bondadoso.
Haz que te tema hasta los diez años, que te ame hasta los veinte y que te respete hasta la muerte.
Procura inspirarle buenos principios, con preferencia a bellos modales, a fin de que te deba una probidad ilustrada y no una frívola elegancia.
Hazle hombre honrado aunque no sea muy científico.
__ Parte con el hambriento tu pan; y a los pobres y peregrinos mételos en tu casa.
__ Cuando veas al desnudo cúbrelo, y no desprecies tu carne en la suya.
__ No abuses de la debilidad de las mujeres y muere antes que deshonrarlas.
__ El corazón de los sabios está donde se practica la virtud, y el corazón de los necios donde se festeja la vanidad.
__ Muestra siempre constancia en tus propósitos por el bien.
__ Ama a la justicia, desprecia la iniquidad y no juzgues para no ser juzgado.
__ No olvides que la Masonería tiene su origen desde el primer día en que hubo desgraciados; es decir, desde el principio del mundo.
__ Su culto es Dios, la ciencia y la virtud.
__ Sus dogmas, la prudencia y el valor.
__ Sus misterios, la luz y la razón.
__ Sus preceptos, la caridad por la humanidad y para la humanidad.
__ Sus ministros los hombres virtuosos.
__ Y sus recompensas, la propia estimación y el aprecio de todos los hermanos.
______________
P.D. Este Código Masónico, está en orden con la Doctrina Cristiana según la Ley de Dios