continuando…El Padre cómo se formo…

Continuando… el PADRE como se formó; lo que el Espíritu dice a las iglesias; sobre los acontecimientos bélicos

1ª Juan 3:1 Mirad cual Amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no LE conoce a EL. 17 Mas el que tuviere bienes de este mundo, y viera a su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el Amor de Dios en él?

  Jesús, en estos momentos me está diciendo que tan pronto tenga la estima de tomar él la palabra, os revelará con claridad junto conmigo el mayor de los misterios, que según decís los hombres, para que podáis apreciar al Padre como se formó con SU Materialización, y Creara Creación de SU Materialización, y creaciones, por SU Creación. Efesios 3:8  A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los Santos, me es dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el Evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo. 7 Del cual, yo soy hecho ministro por el Don de la gracia de Dios, que me ha sido dada según la operación de SU Potencia. 5 El cual misterio, en los otros siglos no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus Santos Apóstoles y Profetas en el Espíritu, y también a los elegidos y escogidos que han colaborado con Hechos en su lugar asignado, para que pudieran ser cumplimentadas las Escrituras que os hacemos entrega. 4 Leyendo lo cual, podéis entender cual sea mi inteligencia en el misterio de Cristo. 2 Si es que habéis oído la dispensación de la gracia de Dios, que me ha sido dada para con vosotros. 1ª Corintios 2:5 Para que vuestra fe, no este fundada en sabiduría de hombres, mas en poder de Dios. Apocalipsis 22:12 Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra. 

  Hechos  22:1 Varones, hermanos y padres: oíd la razón que ahora os doy. 16 Ahora pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados invocando SU Nombre, diciendo: Apocalipsis 4:11: ¡Padre!, digno eres de recibir gloria, y honra, y virtud: Porque TU criaste todas las cosas, y por TU Voluntad tienen ser, y fueron criadas. 3:5 El que venciere, será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del Libro de la Vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de SUS Ángeles. 6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias, para que cada una trabaje en la parte que le corresponde, dando estos conocimientos a los demás hermanos, deseosos de saber la verdad de su Verdadera Vida, y como ha de ir a juntarse al que le dio la Vida. 22:5 Y allí no habrá más noche; y no tienen necesidad de lumbre de antorcha, ni de lumbre de sol; porque el Padre los alumbrará; y reinará para siempre jamás. 19:2 Porque SUS Juicios son verdaderos y Justos; porque EL ha juzgado a la grande ramera, que ha corrompido la Tierra con su fornicación y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella. 17:17 Porque Dios ha puesto en sus corazones ejecutar lo que le plugo, y el ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que sean cumplidas las palabras de Dios. 22:7 Y he aquí, vengo presto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este Libro, dando amplia comprensión a los terrenales, para que se deje la ambición de tantas guerras, que estas no sirven más que para destrucción de los unos contra los otros, mas el Padre, dotando a cada uno con su libre albedrío, encomienda construir tal como EL construye con SU Amor, ya que lo contrario de esto, sirve para dar nuevas experiencias para que mejor  SE LE Comprenda, al apartarse uno de lo que EL nos ordena, y que a la larga, se llega un día a comprender.

  Daros cuenta de las explosiones atómicas, y de la radioactividad que llevan, que con solo pensar en Nagasaki y en Hiroshima, ya es lo suficiente para que todas se aborrezcan. 16:9 Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria, y siguen aún esforzados, preparándose para una destrucción, en vez de una construcción pacífica y honorable, ya que los hombres no se comprenden de unos a otros por su egoísmo personal. 15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza, porque el progreso nos empuja a este  Amor Universal de Hermanos todos, para que nos UNAMOS al PADRE, y querernos de verdad.

  Apocalipsis 13:9 Si alguno tiene oído, oiga 18 Aquí hay Sabiduría, el que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número de hombre; y el número de ella, seiscientos sesenta y seis, 666. 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo, al daros yo Conocimiento de estas Escrituras, si es que las profundizáis, porque no destruyen, unifican a la verdad de cada uno por ser todo creación del Padre, que nos da de SUS Conocimientos en donde mejor SE LE puede comprender. 1ª Juan 4:20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso: Porque el que no Ama a su hermano, al cual ha visto, ¿cómo puede Amar a Dios, a quién no ha visto? 21 Y nosotros tenemos este mandamiento de EL: Que el que Ama a Dios, Ame también a su hermano. Mas es muy difícil este cumplimiento de Unificación, cuando cada secta o religión quiere ser la única en imperar, por ser creída que su verdad es única. ¿Acaso  llegáis a un mismo grado de comprensión, para lograr este Imperio de Superioridad? ¿El por qué el vivir a expensas del prójimo? ¿Es que acaso Jesús, siendo quien fue en la Tierra, enseñó este proceder a sus hermanos, haciendo que los demás trabajaran para él? ¿No era él, el Superior de todos, que trabajaba para todos? ¿Pues por qué querer vivir aprovechándose uno de Sus Enseñanzas, y robando el libre albedrío de los demás? Acaso Jesús, no les dijo a los suyos diciendo:

  Mateo 10:1 Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio potestad contra los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y sanasen toda enfermedad y toda dolencia. 2 Y los nombres de los doce apóstoles son estos: El primero, Simón, que es dicho Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano. 3 Felipe, y Bartolomé; Tomás, y Mateo el Publicano; Jacobo hijo de Alfeo, y Lebeo, por sobrenombre Tadeo. 4 Simón el Cananita, y Judas Iscariote, que también le entregó. 5 A estos doce, envió Jesús, a los cuales dio mandamiento, diciendo: Por el camino de los Gentiles no iréis, y en ciudad de samaritanos no entréis. 6 Mas id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 7 Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado; 8 Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios: de gracia recibisteis, dad de gracia. 9 No aprestéis oro, ni plata, ni cobre en vuestras bolsas. 10 Ni alforja para el camino, ni dos ropas de vestir, ni zapatos, ni bordón; porque el obrero digno es de su alimento. 11 Mas en cualquier ciudad o aldea donde entrareis,  investigad quien sea en ella digno, y reposad allí hasta que salgáis. 12 Y entrando en la casa, saludadla. 13 Y cualquiera que no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies.

 19:24 Mas os digo, que más liviano trabajo es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. 23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos, si antes no se ha despojado de su materialismo tal como ya os he dicho. 25 Mas sus Discípulos, oyendo estas cosas, se espantaron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? 26 Y mirándoles Jesús les dijo: Para con los hombres, imposible es esto; mas para con Dios, todo es posible, es decir, si se deja el apego del materialismo todo es posible, porque entonces es cuando se ve a Dios reinar dentro del corazón de cada uno de sus hijos; por eso también dijo 23:8 Mas vosotros, no queráis ser llamados Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo; y todos vosotros sois hermanos. 9 Y vuestro padre no llaméis a nadie en la Tierra, porque uno es vuestro Padre, el cual está en los cielos. 10 Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11 El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. 12 Porque el que se ensalzare, será humillado y el que se humillare, será ensalzado. Pues, no queráis unificaros teniendo uno más potestad que los demás, ya que el que se crea ser Superior, mire de ponerse por debajo de su inferior, ayudándole a que pueda subir los peldaños de su verdadera vida triunfante y feliz, si es que se encuentra en el ambiente de su verdad que siente, que entonces es cuando se comprende a Dios, que como os he dicho, es el Padre que nos espera a todos, manifestándonos SU Amor; pues velad, velad hermanos y no dormiros, porque el tiempo ya está para vosotros muy cerca.

  1ª de Pedro 2:20 Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros, sois abofeteados, y lo sufrís? Mas si haciendo bien, sois afligidos y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios. 21 Porque para esto sois llamados; pues que también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas. Efesios 3:14 Por esta causa doblo mis rodillas al Padre de nuestro Maestro Jesucristo. 16 Que os dé, conforme a las riquezas de Su gloria, el ser corroborados con Potencia, en el hombre interior por Su Espíritu. 17 Que habite Cristo, por la fe en vuestros corazones; para que, arraigados y fundados en Amor, 18 podáis bien comprender con todos los Santos; cuál sea la anchura y la largura, y la profundidad y la altura. 19 Y conocer el Amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. 4:6 Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todas las cosas y por todas las cosas, y en todos vosotros. 11 Y EL mismo dio unos, ciertamente Apóstoles, y otros, Profetas; y otros, Evangelistas; y otros, Pastores, y Doctores: 12 Para perfección de los Santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo. 10 El que descendió, por Ley de reencarnación, él mismo es el que también subió sobre todos los cielos, para cumplir todas las cosas. 8 Por lo cual, dice: Subiendo a lo alto, llevé cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. 7 Empero a cada uno de nosotros es dada la gracia, conforme a la medida del Don de Cristo. 17 Esto pues digo, y requiero en el Padre, que no andéis mas como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su sentido. 19 Los cuales, después que perdieron el sentido de la conciencia, se entregaron a la desvergüenza, para cometer con avidez toda suerte de impurezas. 20 Mas vosotros, no habéis aprendido así, a Cristo. 21 Si empero lo habéis oído, y habéis sido por él enseñados, como la verdad está en Jesús. 22 A que dejéis, cuanto a la pasada manera de vivir, el viejo hombre que está viciado conforme a los deseos de error. 23 Y a renovaros en el espíritu de vuestra mente. 24 Y vestir el nuevo hombre, que es criado conforme a Dios en Justicia, y en santidad de Verdad. 25 Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, y no pequéis: no se ponga el sol sobre vuestro enojo. 27 Ni deis lugar al diablo, o sea, a vuestras pasiones y malas inclinaciones. 28 El que hurtaba, no hurte mas; antes trabaje, obrando con sus manos lo que es bueno, para que tenga de qué dar al que padeciere necesidad. 29 Ninguna palabra torpe salga de vuestra boca; sino la que sea buena para edificación, para que dé gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis  al Espíritu Santo de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la Redención. 32 Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdonándoos los unos a los otros, como también Dios os perdonó en Cristo por mediación del “dios”  interno que cada uno llevamos, que nos castiga o nos perdona según nuestras obras. 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados; 2 Y andad en Amor, como también Cristo nos Amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor suave. Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es servidor de ídolos, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Ni palabras torpes, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen; sino antes bien, acciones de gracias. 6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de “dios”, sobre los hijos de desobediencia. 7 No seáis pues, aparceros con ellos. 8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois Luz en el Padre: andad como hijos de Luz. 9 Porque el fruto del Espíritu es en toda Bondad, y Justicia, y Verdad; pues de EL salimos para perfección, al igual que el  Padre salió para la Suya desde SU Principio Iesmético 11 Y no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas, sino antes bien redargüidlas. 10 Aprobando lo que es agradable al Padre. 12 Porque torpe cosa es aún hablar de lo que ellos hacen en oculto. 13 Mas todas las cosas cuando son redargüidas, son manifestadas por la Luz; porque lo que manifiesta todo, la Luz es. 14 Por lo cual, dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo.
Páginas de 19 a 22