02 RAMA POETICA Y PENSAMIENTOS

  EL SENDERO DE DIOS

Sendero firme que de Dios tú vienes,
Iluminando mi camino hacia EL,
Haz que pueda yo, llegar a mis bienes,
y no apartarme, ya jamás nunca de EL,
por llevarme derecho, tú a EL.

Voy subiendo la cuesta y no puedo,
al cansarme hasta en donde está EL,
que muy hondo, al respirar yo quisiera,
el buen aire que me venga de EL;
y por esto, que tú me acompañas,
¡Oh, Sendero, siempre en mi bien!,
cobijándome, en alguna cabaña,
que si yo entro, también, es de mi bien,
en donde en Ella, respire yo el aire,
que del Cielo me venga él también.

Mi Sendero, yo creo que es muy bueno,
en donde Dios, hará a mí el llegar,
si por él, yo le sigo a EL queriendo,
y después, ya podré descansar,
de no entrar, ya en otras Cabañas,
por mi Amor, no hacer más que Amar.

Cada una, no son más que Templos:
Son SUS Templos, que ya están en mí,
por ser EL, mi mejor Sendero,
el que me guía, al llevarlo yo en mí,
y LO encuentre cuando suba al Cielo,
al decirme, ven tú, por aquí,
que éste es, tu mejor sendero,
en donde tú, puedes encontrarme a MI.

  NO ES SABIO TODO AQUEL QUE DICE QUE ES SABIO, PERO SI AQUEL QUE SIN DECIR QUE LO ES, LO ES, POR SER “DIOS”, QUE LO INSPIRA DANDOLE DE SUS CONOCIMIENTOS, SIN DECIR QUE “EL”, ES EL SABIO DE LO QUE TODO ES.

El Cielo, es semejante a una cesta sin su asiento, que por más que en ella se le eche, nunca se llena.

         A LOS ANGELES DEL CIELO

Bellos Ángeles del Cielo que venís a verme,
Y que a través vuestro, Paz a la Tierra vendrá,
Para que el Cielo conviva unánime,
Con vuestro AMOR, que en la Tierra perdurará,
Porque la Paz, Traéis al venir a verme,
Esperando AMOR, que muy pronto nos vendrá,
Para que la Paz, que venís a hablarme,
Venga con alas de Gran Libertad,
Y así, Felizmente yo pueda liberarme,
Y dé, Mi Paz de AMOR, en prosperidad.

  El dudar el hombre, del hombre, es por no tener comprensión a una verdadera hermandad, por no comprender que el Universalismo, es el recreo de muchas mentes que comprenden, y de otras, que están a oscuras.

         UNIVERSALISMO

Al despertar, hoy tu mente,
y recoger la Luz del Cosmos,
sabrás que somos hermanos
con profundo Amor bien noble,
dándonos, todos las manos,
con alegría y no importa,
si todos, no son Cristianos,
porque a UNO, a DIOS, a EL profesamos;
por lo tanto, no te importe,
no mira a rico, ni a pobre,
ni tampoco a los Gitanos,
sólo aquel, de Amor muy noble,
para que todos gritemos,
somos, de Amor como el Roble,
para que todos brindemos,
hermanos, somos de todos,
y de Jesús, el Nazareno,
que como hijos del Padre,
SU AMOR, queremos de todos.

De un buen Hermano Mensajero

  CUANDO TODOS COMPRENDAMOS, QUE SOMOS SOPLO DE VIDA, NO HARÁN FALTA EN LA VIDA, LAS CHISPAS DE LA DISCORDIA.

 ELEVACIÓN

Estoy solo en la vida y consciente,
de mi Amor a Dios sin fin:
soy, un fiel servidor creyente,
de donde nace a mí un festín,
de un fervor Amor a Dios constante,
¡Oh, qué Amor!, que no le encuentro yo el fin,
y me desprecian, por lo mucho que yo LE quiero,
¡Oh, Dios mío!, por creer siempre yo en TI.

No veo Amor, aquí en la Tierra de hermano,
y me consuelo, elevándome yo en TI,
porque hermano soy de todos, y los quiero,
y me aborrecen, porque pienso yo así.
Haz, que todos como hermanos bien se quieran,
y no hayan guerras, ni malicia, sólo el bien,
ni fronteras, éstas, que no existan,
ni tampoco la maldad para TU bien,
y que conscientes, en la vida todos juntos,
nos queramos, con Amor, todos también.

  DEJA QUE TU PENSAMIENTO SE ELEVE HACIA DIOS, Y NO A LAS RIQUEZAS MUNDANAS, PORQUE NO HAY MAS RIQUEZA EN TI, QUE LA QUE POSEES EN TU INTERNO, PARA QUE ENCUENTRES LA FORTUNA QUE LLEVAS ESCONDIDA EN TI MISMO, EN LO ESOTÉRICO.

      SUGERENCIA

Lo bello que hay en ti,
no lo desprecies tú nunca,
y examínalo, bien, sí,
porque ya el tiempo madura,
dando la verdad en ti,
y no tengas, pena ninguna,
por alcanzar la fortuna,
y entonces, vendrás tú a mí.

  La semilla, es una mente de Unidad pensante, que puesta en acción, da la vida de creación a su semejanza y semblanza, dando vidas, por su vida, reproduciendo ella mentes creadoras a su semejanza de unidad.
   Soy Jesús, el llamado Cristo, dando mi Amor Espiritual, para todos los terrenales.        10-8 57.