03 RAMA POETICA Y PENSAMIENTOS

            PENSANDO

Padre del Cielo. ¿Me quieres?
Ven a mí, TU a aconsejarme,
Si es que muero, TU lo quieres,
para que suba en el Cielo,
porque sé, que bien me haces:
Pues ya Ves, como yo pienso,
en la oscuridad de mi noche:
Dame Luz, si la merezco,
si TU sabes, me conviene,
aquí, sentado en mi lecho,
esperando, llegue mi muerte.

Padre mío. ¿TU, me quieres?,
YO a todos quiero, hijo mío,
y hoy, te vendré a buscarte,
cuando te sientas tu frío:
Vendré entonces, a arroparte,
y Jesu-Cristo a mirarte,
a que no sufras, delirio,
en la hora de tu muerte,
y vivas Eternamente,
en el Cielo, al lado Mío,
cuando YO, venga a buscarte.

Sabrás, que nunca YO miento,
Ni que tampoco YO engaño,
Pues SOY, la VIDA. No muero,
por ser el Padre absoluto,
el que ahora, te da a ti aliento,
y que al dormir, EL, os despierta,
cuando os llega el momento,
de lo que te estoy hablando,
por ser MI VIDA, tu interno.

Despierta hijo, despierta,
conforme, dejes tu cuerpo;
YO el de carne, no preciso,
y ME valgo, de ti con tiempo,
por ser MI Vida, tu espíritu,
que ahora de ti, ME lo llevo,
para que estés tu CONMIGO,
y al lado también de Cristo;
Ven, hijo mío, tú a VERME;
ven, a MI, junto CONMIGO.
A que contemples tú el Cielo,
y estés CONMIGO, y con Cristo.

SI SIENTES EN TU INTERNO, LA CONCIENCIA Y EL AMOR, ES QUE ALGO HAY EN TU INTERNO, PROFUNDIZA, Y AUN COMPRENDERÁS MEJOR.

DE REGRESO AL PADRE

Mi vida consciente me ha hecho,
El tener que meditar:
Yo, tengo que ser más bueno,
que he de saber bien Amar,
y entonces, podre volar,
por el Gran Cosmos, el Cielo,
para poder Regresar,
al Padre, de Amor Eterno.

Vuestro Mesías, desde lo Espiritual,
Juan el Niño.   Barcelona, 3-1-75.

EL PENSAR DEL ROSSINYOL

El Rosinyol, bé que Refila
fent al seu cant llunyà,
que els Angelets se l´escoltin,
el seu cant, al refilar,
i encara més, quan ell enfila
cantant pels petits i grans,
el seu Trinar, que be remonti,
pels Ángels que son gegants,
per viam, si es que amb ses Alas,
al volar ells, de tant en tant
els hi cau un xic de ploma,
i amb elles, poger aniuar,
pensen, que sa descendència
siguin Àngels al volar,
i en el Cel, també ells hi trinin,
i amb sols cants,
Pau a la terra ells portar,
al fer que tothom, mirem en l´aire,
sentint, son famós trinar.

Pau Casals, amb tot agrad:
Composició del Cant dels Ocells
Barcelona, 25-1-75.

           La diversidad, es Perfección Unificada de la Divinidad en Acción

 EL QUE AMA AL PRÓJIMO, SABE AMAR A DIOS, PORQUE EN ÉL, ESTÁ EL FRUTO DE SU VIDA.         

LA VIRTUD DEL HOMBRE  ES DE SABER QUE DIOS SE MANIFIESTA PRIMERAMENTE  A UNO, CUANDO DE VERDAD SIENTE EL BIEN AL PRÓJIMO.

    MI DESEO, A DIOS

No soy yo, lo que TU eres,
y un hijo Tuyo yo soy,
y TE quiero, y TU me quieres,
qué alegría me das TU hoy,
por socorrer a los pobres,
con TU Luz, que llevan hoy.

TU les das de TU Riqueza,
la de TU Reino Espiritual,
y son pobres, siendo ricos,
y que a todos nos das igual,
pero no todos venimos,
con misión fija espiritual.

Hace falta gran nobleza,
no la tenemos igual,
los unos, con esperanza,
sufren dando lo espiritual,
mientras que otros, ni se mueven,
no podemos ser igual,
hasta que todos comprendan,
Amor Divino Espiritual.

Pobre soy, y sin malicia,
y mi deseo es de triunfar,
sabiendo a todos yo dar,
lo que Jesús, él decía,
Paz, Amor, y hermandad,
y también la Caridad,
formando así una familia,
Excelsa de Cristiandad,
y así, con buena unidad,
vivir siempre, en gran armonía.

NUESTRA SALVACIÓN, NO ESTÁ SOLAMENTE EN IR DICIENDO QUE CREO YO EN DIOS, YA QUE LA ENCONTRAMOS CUANDO OBEDECEMOS A EL EN TODAS NUESTRAS BUENAS ACCIONES

HABLANDO AL LA MADRE DE JESUS

Bella y Santa Tú eres, ¡Oh Virgen María!,
y justamente digna, de Tus grandes Loores,
que fueron aquellos, los Santos pastores,
que a punta del Alba vinieron un día,
a darte consuelo, ¡Oh Virgen María!,
al salir de Tu vientre, una hermosa Luz Clara;
era la Dulzura, que a otros amargara,
y que al verlo eso en Ti, sufrías Dolores,
que Te oprimían, muy fuerte a Tu Alma,
por saber que él era, el Salvador de hombres,
y por Su Misión, de Ti se alegrara,
yendo a Doctrinar, y hacerlos mejores,
y que al sufrir en Cruz, él los perdonaba.

Todo estaba Escrito, ¡Oh Virgen María!,
el sufrir de Tu hijo, y Jesús se llamara;
y subió él al Cielo, diciendo ALELUYA,
porque a los hombres, él los perdonaba,
estando en Su Cruz, el de Nazareno,
empezando en Ella, la Era Cris-Tiana,
creciendo en el Mundo, y hoy cogiendo fama,
porque así lo quiere, el Gran Padre Eterno,
desde que en su Cruz, la tierra El dejara.

Su bondad fue grande, era infinita,
Y en dichoso Amor, él subió al Cielo,
Dejando en el Mundo, manchado un pañuelo,
de sangre inocente, y su cara vendita,
siendo para Ti, amargos dolores,
que fueron la Luz, para darnos vida,
a los de esta tierra y seamos mejores,
y que al despertarnos, es cosa Divina.
Ya ves, como yo te hablo. ¡Oh Virgen María!,
De tanto que Te aprecio, y a El yo le Amo,
que en verdad Te digo: no me cansaría,
de yo así hablarte, tal como te hablo,
¡Oh Virgen María!