23 RAMA POETICA Y PENSAMIENTOS

  EL ROSER, LA PUNSELLA I JO

Jo, en sóc Punsella que estic tancada,
I el temps em va madurant
conforme jo, em vaig fent més Gran,
i en sóc de tots ben estimada,
al deixar-me, a mi en el Roser Apunsellada,
perquè el Roser es fagi així… de ben Gran.
De tots, en sóc molt admirada,
per els que molt aprop meu me van passant
diguent algú, al mirar-me,
què bufona que tu seràs,
quan les fulles, elles s´obrin totes,
i tu, en el Roser ja no hi seràs.
Entre mitg de Roses y Punselles,
comenÇo a ser ja, la més Gran.
i ja em cauen les fulles per velles,
i en mica en mica, me van elles despullant,
volguen dir amb ses despulles,
al meu darrera, d´altres com jo, també en vindran.
que com jo, es despullaran,
per mes boniques que siguin Elles.
El Roser, ja va perdent sa bonica Vida,
i ses Roses i Punselles molt poc, ja viuran,
perquè el temps a les Roses les va fent velles,
al fer esclatar del Roser, ses boniques Punselles,
fent un Gran Roser, així…de ben Gran.
Un altre Any, tornarà a brotar el Roser en primavera,
quan no sigui forta encara la calor
perquè en surtin d´altres de Punselles,
fent que el Roser es pugui ell veure més gran i millor,
i en una d´Elles, será el meu nèixar,
que tornaré un altre Any a donar olor,
fent que tu em cullis, i que m´estimis,
com si em xulguesis tu, a l´odorar-me, fer-me un petó,
perquè estimar-te jo vull, i donar-te el meu dintre,
que tancat per tu, Jo et porto Olor.

 Vostre Germana de Caritats Espirituals, Mª Pilar Rodríguez Blasco, amb molt d´agrat,
per tots els Terrenals que estimen.
  Barcelona, 14-1-68

 No todos sabemos Amar al prójimo, con el verdadero Amor, y es por no saber que la UNIDAD DE DIOS, al no comprenderla, nos divide conforme se hace más perfecta la diversidad, en SU UNIDAD.

   EN SEMANA SANTA

Llenando se van los Templos,
en días de Semana Santa,
Por feligreses Cristianos,
elevando sus plegarias,
como el día de difuntos,
pero no, con tantas fiestas,
ni el estar, todos tan juntos.

Con profundo sentimiento,
en días tan oportunos,
se hacen plegarias, en los Templos,
pero Jesús, no ha Muerto,
se recuerda en pensamiento,
por lo que se lleva adentro,
el fruto de un buen recuerdo,
que llena, a uno su cuerpo.

Si es verdad, le fue un tormento,
de llevar su Cruz a cuestas,
y resistió, sin un lamento,
con su Faz, siempre serena,
para sacar las envidias,
de los hombres de la Tierra,
clavándoseles, las espinas,
que El llevaba en su cabeza.

Su rostro, ya ensangrentado,
por su corona de espinas,
se vio, que iba El manchado,
no de sudor, ni de lágrimas,
de sangre, y muy fatigado,
u uno, se le acercó en ayudarlo,
diciendo: ya está cansado,
voy a acercarme a su lado.

Jesús, ya en camino del Gólgota,
y junto aquél, que le ayudaba,
oyeron gritar, ¡que Jesús muera!,
¡este hombre, blasfemaba!,
estando él libre en esta Tierra,
por Su Doctrina, que enseñaba.

Una mujer, se le acerca,
se vio, secarle a Su cara,
y su faz. quedó allí impresa,
y la gente, allí murmuraba,
por lo que Jesús, le daba,
Su cara, al quedar impresa.

Un recuerdo, él, nos deja,
por lo que Jesús, le dio,
fue, desde aquellos instantes,
por la mujer que lo secó,
quedando emocionada,
y de alegría, ella lloró,
diciendo: ¡Jesús, qué pena!,
¡qué recuerdo tengo hoy yo!

Tú, eres, Jesús, el que anunciaba,
aquel Angel San Gabriel,
que había nacido un niño,
ir todos allí en Belem,
y ahora, cuántos escarnios,
después de haber hecho el bien.

Ya, en el Monte del Gólgota,
se vió, a Jesús que él llegaba,
cansado, él, muy cansado,
con aquel que le ayudaba,
llevando Su Cruz a cuestas,
y con la cara ensangrentada,
por su Corona de Espinas,
que en Su cabeza portaba.

Se vio, clavar a Sus manos,
Con Su Cruz a sus espaldas,
y también, sus pies bien juntos,
para ser la Cruz alzada.

A todos, él perdonó,
diciendo: Amor, mucho AMOR, Yo os he dado,
y al Padre me voy ahora Yo,
que también, vendréis a mi lado,
si es que hacéis igual que Yo,
dando Amor, del que os he dado,
y Amar, como yo os he Amado,
para venir a Mi lado,
en el Cielo, adonde voy Yo.
Vuestro Ángel, guía de Amor Boskanegski.

Barcelona, 24-12-65

 La Fraternidad humana entre los hombres, nos conduce a Convivencia para la Unidad y la Paz del Mundo.

  A LA MADRE NATURALEZA

Montañas, muy bellas Montañas,
que llenas estáis de bellos pinares,
y que oigo el trinar, por estos parajes,
al venir yo a hacer salud, por las mañanas,
para abrir las puertas de mis pulmones,
al respirar la vida, de vuestros aires.

Los Jilgueros al levantarme,
me vienen anunciando el día,
y los Ruiseñores, en alegrar mi alma,
y al entrar el día, él, me acaricia,
cual diciendo, el día, está en calma,
y venimos hoy en ti a despertarte,
haciendo que te levantes, ya, de la cama.

Yo, de vuestras Plumas y canto me alegro,
por eso, que os llevo yo en mi mente,
que hoy me alegra, a mi pensamiento,
por vosotros poder yo alegrarme,
porque os llevo, siempre en mí dentro,
para siempre yo más recordarme.

Naturaleza, ¡oh bella Naturaleza!,
por lo que veo y contemplo,
si duermo, entonces no veo,
por el privármelo, mi sueño,
y es por eso que viene el Jilguero,
que contemple yo a TU Belleza,
y el Ruiseñor, muy risueño,
a que me levante yo sin pereza,
y por eso, ahora yo veo,
a TUS MONTAÑAS Y PINARES,
y que por TU AIRE, me recreo,
ensanchando a mis pulmones,
cuando se llena de AIRE,
los pulmones de mi cuerpo.

A mí me parece un sueño,
el contemplar, lo que yo veo,
que me da mucha alegría,
cuando al venir, yo cada día,
veo, que no estoy durmiendo,
mas sí, despierto, y bien despierto,
contemplando a TU Gran Reino,
que ha descendido del Cielo,
porque en Tierra, sé que existes,
TU, Madre NATURALEZA,
que gracias a Dios, yo, te estoy viendo.

Barcelona 15 de marzo de 1967