4 YO, JESÚS DE NAZARET

PROCURA DE IR DESPOJANDO A TU RIQUEZA QUE HAY EN TI, SI QUIERES SER RICO EN CONOCIMIENTOS DE GRAN SABIDURÍA ESOTÉRICA.
 
    LA MENTE SURCA ELLA POR SI SOLA, CUANDO SE LA DEJA EN COMPLETA LIBERTAD.

  Otro es el que da testimonio de mí, y sé que el testimonio que da de mí, es verdadero, para que vosotros, los terrenales, seáis salvos. Yo tengo mayor testimonio que el de Juan, el Niño, porque las obras que el Padre me dio que cumpliese, las mismas EL también las hará: Ellas dan, y darán testimonio de mí, y del Padre, para que tengáis vida permaneciente en vosotros.

  Yo conozco que no tenéis Amor de Dios en vosotros, después de tantos años con mis enseñanzas; pues si otro viniese en SU propio nombre, aquél recibiréis, que éste es Juan, el Niño, en nombre de mi Padre. Mas el que busca la gloria del que le envió, cree en mí, si primero oyere de él, lo que dice en esta obra, porque el que es de Dios, las palabras de Dios oye, para que sea cumplida nuestra palabra. Por eso he venido en Esencia, después de tantos años de dar la Luz con mis Enseñanzas, para que los terrenales crean en la verdad que yo les estoy manifestando, para darles mejor testimonio de mi fe y vida al Padre, haciéndola recordar en este presente, por ser el que asignado al nuevo Mesías y estas Escrituras, para la Evangelización y la Unificación de todos los hombres de buena voluntad, ya que ahora es el juicio de este mundo, y el que oyere sus palabras, y no las creyera, yo no le juzgo, porque no he venido Espiritualmente a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo, como así también lo hará Juan, el Niño, en el siglo XXI.

  Como os he dicho, os vendrá otro Consolador, para que esté con vosotros en mi nombre, ya que después de este ascenso espiritual que os corresponde, pasaré al Padre, con el cargo general de Regentador Universal, y no os dejaré huérfanos: Vendré presto a vosotros en Esencia, y vosotros me veréis, porque yo vivo, y vosotros también viviréis; y me manifestaré a él, y él os enseñará todas las cosas, y os las recordará como os he dicho.

  Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido en mi mandamiento, de que os améis de los unos a los otros como yo os Amo: cuando os viniere el Consolador, del que ya os da él el testimonio de mí a través de estas Escrituras, vosotros también lo deis, que bien claramente lo están manifestando los hechos presentes que os damos, porque aún trabajamos para Unificación y comprensión, en bien de todos los terrenales sin distinción.

  Vosotros, hombres de buena voluntad, sé cuánto sufrimiento pasáis, por la incomprensión de los que se dicen ser cristianos, y sus hechos son todo lo contrario. Nosotros, os estamos observando para que todos se Unan a Ley Universal con Plena sinceridad al Amor al prójimo, sin pasiones, odios, ni rencores, no importando a cada uno donde pertenezca, ya que si es uno fiel la cumple. Pues vosotros tenéis mi unción con este Testamento de la Nueva Era del Amor universal, que se hace saber a los terrenales para un mejor conocimiento elevado de lo que en él contiene. No hacemos escribir, como si se ignorase la verdad, sino como a los que la conocen, porque el que más y el que menos posee la Biblia: o el Antiguo y Nuevo Testamento; puesto que el que es mentiroso, niega con sus hechos a Cristo, y también al “Padre”. Si lo que habéis leído desde el principio fuera permaneciente en vosotros, también vosotros permaneceréis en mí, en el Padre, y con Juan, el Niño. Os escribimos este Testamento para que no sufráis más errores, y os empecéis a saber Unificar preparándose cada uno de vosotros para la investigación de la verdad, y respetéis a los demás como quisieran ser ellos también respetando, para que cuando Juan, el Niño, os venga, sepáis vosotros cumplir en todo cuanto os decimos en estas Escrituras hoy perfeccionadas a la Inteligencia del hombre más evolucionado, para que después no se diga que no habéis sido avisados. Pensad que a nosotros aquí nos tenéis, por la unción que habéis recibido de “EL”, que mora en vosotros, ya que no tenéis necesidad de que ninguno os enseñe; mas como la unción misma os enseña a cada uno, así obrad, y no censuréis nada de otro, porque ha de ser uno mismo por la justicia del Padre, si es que está cada uno en SU Amor. Pues el valor Espiritual derrumba las Fronteras, haciendo que se abran las puertas del buen comprender al AMOR UNIVERSAL.

  Bienvenido es el REINO DE DIOS en el hombre, y el hombre en cambio al batallar por ÉL, se derrumba al imponer a otro su verdad que siente, si no es respetada.

  PROCURA DE IR DESCUBRIENDO EN TI EL GRAN TESORO QUE LLEVAS ESCONDIDO EN TU INTERNO, QUE TE HARÁ SABER COMPRENDER EL RICO MANANTIAL QUE LLEVAS INAGOTABLE DE GRAN SABIDURÍA, SI ES QUE SABES APROVECHAR TU TIEMPO LIBRE QUE TENGAS, CONFORME TE VAYAS INTERNANDO EN BUSCA SUYA, AL DARTE LOS CONOCIMIENTOS DE CULTURA ELEVADA Y NOBLE, POR TU HERMOSA LUZ DIVINA QUE EN TI LLEVAS.

  En todo existe la vida interna de la Esencia Eterna; o la Vida infinita de la Eternidad, que al trabajar SU dualidad de Esencia, en unión con la Suprema Luz Divina de Esencia Inteligente, da ella Creación a la vida de SU Vida en Esencia Manifestada e Inmanifestada, como igualmente a la vida interna de todo lo creado, por ser la Unidad Dualista de transformación Trinitaria, que da la vida de interno a externo, y de externo a interno, para SU externo; por eso el humano poseído del Don Racional, si se interna mentalmente a encontrar la vida, de SU Vida Espiritual, percibirá el batallar continuo de la Vida, dándole vida a la suya y a la de Dios, al recoger de SUS conocimientos conforme los percibe internamente y externamente.

  Si estáis unidos a mí, como yo lo estoy al Padre, no os importará esta diferencia de hermanos tan diversa por saber comprender que cada uno  se acoge a la afinidad de sus conocimientos, según al sentir de su interno.

  Mas hay de aquel que en mi nombre no cumpla, y lo gaste en vano siendo consciente a cuanto os manifestamos, pues no sabe el sufrimiento que le aguarda.

  Daros perfecta cuenta, de lo que le dije a aquel que poseía grandes riquezas: Si quieres venir en pos de mí, véndelo todo y sígueme, repartiéndolo antes con los más pobres. Mas ahora os digo: No quedaros con lo sobrante mientras existan necesidades entre vosotros, y trabajad para la superación del hombre para el bien del hombre, para que trabaje menos y pueda tener más, y así, en sus horas libres, pueda dedicarlas a Dios, y al bien común de todos; y entonces si así cumples, serás rico en lo material y espiritual.

  ¡Ay de vosotros, ricos!, porque tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís!, porque lamentaréis y lloraréis; mas vosotros, a los que me Oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, y haced bien a los que os aborrecen, bendiciendo a los que os maldicen y os calumnien, así es, que cualquiera que te pidiera, dale, y al que tomara lo que es tuyo, no vuelvas a pedir, porque se acerca la hora del juicio: Amad, Amad a vuestros enemigos y hacedles bien, no esperando de ellos nada, y será vuestro galardón delante de Nuestro Padre Creador, viéndose entonces que sois hijos de EL cumpliendo SU AMOR, porque EL es benigno con los ingratos y faltos de comprensión, sed, pues, misericordiosos, como también lo es Nuestro Padre para todos sus hijos, porque con la misma medida que vosotros midierais, os será vuelto a medir, ya que el árbol, por el fruto se da a conocer. Cada uno, seguid mi consejo, y no os lamentaréis.

  ¿Por qué me llamáis señor, señor, y no hacéis lo bueno que yo os digo?, si así lo hubierais hecho, yo no tendría necesidad de profetizar, ni de hacer que se cumpla como está escrito, mas el que oyó, y no lo hizo, es semejante al hombre que edificó su casa sobre la tierra sin fundamento, y luego cayó en ruinas y se lamentó.

  No olvidar que también existen muchísimas manifestaciones Espirituales de diferentes maneras, y éstas son según por el orden de ascenso que cada uno se encuentra, por lo que es portador, dejando cada cual su parte materializada, conforme a su graduación de Misión le corresponde. Por eso ha sido necesario que nosotros Espiritualmente os ayudemos a este trabajo que tenemos asignado, haciendo que veáis esta existencia inmortal Divina, por mediación de la Caridad Espiritual que os manifestamos.

  He aquí he dado una puerta abierta delante de vosotros, la cual ninguno la puede cerrar, porque es necesario para todos, y el que venciere, yo le haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera, quien la comprenda para cumplimiento Divino. Nadie más que vosotros, ve sus manifestaciones y Hechos (cuando se estaban efectuando estas Escrituras), y las debe de poner en práctica; he aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oyera mi voz y abriera la puerta, entraré en él, y cenaré con él, y él conmigo, por lo tanto, el que sea merecedor y venciere cumpliendo lo que os manifestamos, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; pues así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en SU Trono, también espero que vosotros lo venzáis, para sentaros conmigo, porque en verdad os digo que os sentaréis en él, si bien cumplís, porque muchos son los llamados, y muy pocos los escogidos.