6 YO, JUDAS ISCARIOTE

     YO, JUDAS ISCARIOTE:

   Todos terrenalmente me acusáis, por decir ser yo culpable de Cristo, en cuanto que en verdad no hice más que proceder a lo que Él tenía  asignado para que se cumpliera su misión, y con la suya, también la mía inconscientemente. No acusarme de ello, porque me moví igual que un actor que está desempeñando su papel de artista, y todos procedimos por un igual sin saberlo el uno del otro, que por nuestra manera de proceder, Él se valió para dar Luz al mundo.

   Desead pues, como niños recién nacidos la leche Espiritual sin engaños, os lo advierto, para que con ella crezcáis en salud, si es que habéis gustado que Jesús es benigno para con todos. Mas vosotros, los que me escucháis, sois linaje escogido al igual que lo fui yo, para que anunciéis las virtudes de aquél que os ha llamado de las tinieblas a la Luz. Vosotros sois de Dios, alcanzando misericordia; nosotros ya hemos cumplido, y vosotros aún no. Sed pues sujetos a toda ordenación por respeto a EL: Esta es SU Voluntad, y si sois afligidos y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios, porque para esto sois llamados, puesto que también Cristo, padeció por nosotros dejándonos ejemplo, para que sigamos su camino: Cuando EL padecía, no amenazaba, sino remitía la causa al que Juzga Justamente. Vosotros antes erais como ovejas descarriadas, mas ahora habéis vuelto al pastor de vuestras Almas, es decir, a la verdad de Jesús unida al Padre, por quien es digno de enseñar, para que todos vayamos entrando como ovejas mansamente dentro de Su redil en Teocracia, para ser dirigidos por EL.

NO JUZGUÉIS A OTRO POR LO QUE OTROS LE JUZGAN, SIEMPRE JUZGA LO QUE TU VEAS, Y AUN ASÍ, MIRA COMO JUZGAS, NO SEA COSA QUE OTROS TE JUZGUEN A TI, POR TU ERROR.

  Se introduce el AMOR al Prójimo, cuando sin pensar con EL, sufre los tropiezos en su vida sin esperarlos.