10 Economía, motor en sociopolítica

    Economía, motor amvivalente en sociopolítica

  La economía, actualmente es el eje motor en los pueblos, que tanto los une como los separa. Y este hecho está fundamentado, dirigido y apoyado, precisamente por la ambivalencia humana en base a ser este formado y creado de dos esencias, tendencias o fuerzas, que actúan e interactúan como tendencias opuestas y al mismo tiempo complementarias. Y según sea la necesidad por el ser humano creada, así será la mayor carga de una u otra fuerza dominante. Así también en sociopolítica subyace como resultante, en su acción de autodeterminación, como división o unión.

  Humanísticamente hablando, la diversidad dentro de la unidad, sigue los parámetros del Orden Natural de las cosas, semejante a una semilla en todos sus procesos, siendo todos ellos armónicos dentro de su unidad de vida. Así mismo en sociopolítica humanista, la diversidad dentro de la unidad, va dando su correspondencia ineludible como aspecto federativo, unido a su unidad correspondiente. Puesto que la autodeterminación sin su aspecto federativo, es una herejía: La herejía de la separatividad.

  Por lo tanto, se hace evidente dentro del Orden Natural de las cosas, una unidad subyacente en la autodeterminación de los pueblos como diversidad unificada. Al no existir diversidad sin unidad, o unidad sin diversidad.

  Cuando la diversidad como unidades diversas u órganos sociopolíticos étnicos y culturales, lleva el camino de la separatividad, legislando y auto imponiéndose a la libertad, tanto del espíritu como social, dentro de su propia unidad que también es diversa, entonces da origen a una diversidad no unificada y totalitaria. Por lo tanto rompe el trinomio de DEPENDENCIA-INDEPENDENCIA-INTERDEPENDENCIA. Siendo precisamente en la INTERDEPENDENCIA de los pueblos, donde se sustenta mayormente su economía, como base motora y auto determinativo. Siendo al mismo tiempo federativo, cuando es desarrollada según el Orden Natural de las cosas.

  En los tiempos actuales donde se dan cita el advenimiento de todas las profecías de grandes cambios y transformación terráquea, ya no cabe el hablar en ninguna forma de política, sin contemplar al mismo tiempo la unidad planetaria, o la mal aplicada y comprendida globalización, para una mejor distribución del usufructo común, y donde las grandes diferencias se acorten cada vez más. Si estamos unidos indefectiblemente a los cambios globales planetarios, también lo debemos de estar en todos los demás órdenes, por ser este el signo de los tiempos.

   La unidad humana, política y humanamente hablando, tiene un parámetro de transición en todos los órdenes, y es el pacto en el tiempo y el sistema federativo, por medio del diálogo y el consenso entre todas las partes que componen una determinada unidad social o nacional, como paso previo a la unión de federaciones, con el consiguiente resultado de un Gobierno Social Humanista Universal.    (2004)

Iostako Maraltrix