28 Los elementos de poder en el mundo

  Cualquier hegemonía establecida, tanto explícita como implícitamente, dentro de lo mundisocial, bien sea por causa de la creencia, el ideal, o sistema macro económico, es un sistema de poder sociopolítico. No obstante, como por causa del egocéntrico humano, todo elemento de poder tiende a fundamentarse como derivación, en el poder económico, como medio de expansión, tenemos toda clase de generación de los elementos de poder que mueven el mundo en el día de hoy, en los albores del siglo XXI:
  Siendo uno de los principales baluartes con carácter generalizado, y como sustentador de poder, el derecho de propiedad del suelo, más que de su eventual usufructo, que es lo que estaría en armonía con el orden natural de las cosas, como así rige en la naturaleza, ya que esta no establece el derecho de propiedad, sino de un eventual usufructo, que redunda en un mejoramiento de las especies. Y cuando tal medio como derecho de propiedad, se convierte en una forma de poder y riqueza discriminatoria, sin los elementos de control legislativos correspondientes, incide y condiciona los derechos del usufructo común, en el medio social del cual se nutre. Por lo que, todo elemento de poder en su entorno habitual, debe de revertir también como usufructo, en su medio ambiente y de vida.

   Hagamos un esbozo explicativo sobre los elementos de poder, y su justa resolución a nivel mundisocial, que es lo que rige en el organigrama del Amor Universal:
   El león del poderoso como neoliberalismo transnacional, no va en orden a la Crística Idea del Organigrama macrocósmico, cuyo fundamento es el Amor, de, y para las almas habitantes de la sociedad universal. Pues, si un elemento de poder establecido como legalidad sociopolítica, entra en un país, y por su hegemonía económica, compra estamentos reguladores de la economía de dicho país, apoderándose de dicho usufructo de bien común, sin revertir al mismo tiempo de forma justipreciada tal usufructo, se convierte en un legalizado fraude social, por las Leyes que rigen los humanos. Pero todavía no existe una Ley que regule los sistemas de poder macroeconómicos, que son los que se han apoderado del mundo de forma neo legalizada, amparándose en los paraísos fiscales como sistemas de poder a su servicio.

  Ahora bien: como una pincho saca otra pincho, un sistema de poder regido democráticamente, puede nacionalizar tal usufructo del bien común, usurpado legalmente por otro elemento de poder, puesto que ambos se apoyan en las Leyes puestas por la sociedad legalmente constituida. Y eso es precisamente lo que está ocurriendo en aquellos países, que se van sacudiendo los elementos de poder, tanto internos como externos, que los han tenido sojuzgados tiempo ha. Luego la legislación debe tender, hacia los sistemas de poder, y no que estos sean los que mueven las voluntades humanas a su antojo exclusivo, en su propio beneficio.
(1 Agosto 2008)


Iostako Maraltrix