9 Unidad Nacional y Autodeterminación

    Unidad Nacional y Autodeterminación de los pueblos

   La Autodeterminación de los pueblos dentro de una Unidad Nacional, es un fenómeno a contemplar, por existir siempre una diversidad dentro de cualquier unidad, propiciada bien sea por el clima, raza, proceso histórico o todo en conjunto.

   Dado que la naturaleza no estableció barreras al ser humano de ningún tipo, por darlo todo para todos, tampoco según este Orden deberían existir dentro de los derechos y deberes, las divisiones creadas por los hombres, dando pié a los ejércitos, fronteras y separatismos. Pero si tales fronteras todavía existen, iniciemos nuestro paso inmediato, sobre el presente existente, aunque teniendo el futuro-presente en la mente, como fruto en crecimiento.

   La emancipación de los pueblos con sus etnias, es algo que está dentro del ORDEN NATURAL DE LAS COSAS, y dentro de este orden la emancipación no significa disgregación, separatismo o ruptura, sino una interdependencia liberal mutua, puesto que en Ley y Justicia no es posible socialmente hablando, la emancipación como independencia al cien por cien, ya que dentro del orden socioeconómico establecido esto es prácticamente imposible, por depender unos de otros, no solamente en lo nacional sino en lo internacional.

   Para establecer o bien definir la base sobre el derecho legítimo de los pueblos a su Autodeterminación, vamos a definir primeramente un exponente existencial y científico sobre el cual el ser humano pueda sustentar la visión y comprensión del ORDEN NATURAL DE LAS COSAS, puesto que la conciencia como moral natural, no está en el ser humano suficiente desarrollada de forma generalizada:

   Siendo este exponente existencial una SEMILLA como semejanza del Reino de Dios, y con la que el ser humano, creyente o no, tiene la base de sustentación socio-política perfecta, cuanto más, siendo gracias a ELLA, la que nos dio, nos da y nos dará de comer: Se dijo: «Pienso luego existo», pero si no comemos, nuestra sempiterna vida no podrá ni pensar ni existir corporalmente, en el existir de nuestro existir existente actualmente. (El existir de nuestro existir existente, quiere significar que, cuando dejamos el cuerpo, nuestra verdadera vida, que es continuada, pasa al no existir de nuestro existir existente actual con el cuerpo físico, puesto que, cuando estamos en un cuerpo físico, nuestro existir eterno es existente en el cuerpo, por eso se indica como existir existente, y que pasa posteriormente al dejar el cuerpo, al no existir de nuestro existir existente.)

   Después de esta presentación preliminar pasemos a asentar las bases de semejanza para sustentación socio-política y Autodeterminación, con los procesos de la semilla, dándonos esta la base del ORDEN NATURAL DE LAS COSAS.

        Planteamiento Regencial de Naturaleza, según el Orden Natural de las cosas:

  1.- Una Semilla Original, representa como semejanza la simiente de toda Unidad Nacional, y cuando esta está definida, o sea, cuando queda establecido el proceso de germinación de la semilla al ser o para ser plantada, lleva en sí misma la diversidad de virtudes dispuestas a fructificar.

  2.- Una vez la Semilla como Unidad Nacional ha efectuado sus procesos y manifestado la planta, es cuando a través del proceso histórico toda Unidad Nacional queda definitivamente establecida, con sus virtudes internas en desarrollo, dispuestas a fructificar.

  3.- Una vez la planta ya formada (semejante a una Unidad Nacional), y empieza a dar los frutos que representan las virtudes que la semilla llevaba encerradas en su interior, entonces tales frutos representan las posibles etnias o comunidades que van tomando conciencia autonómica con o sin Autodeterminación. Y en el supuesto natural consecuente, que este derecho de autodeterminación se establezca de forma equitativa, entonces automáticamente la Unidad Nacional pasaría a convertirse en una FEDERACIÓN, con sus virtudes federadas en una Unidad Federativa según las virtudes se fueran autodeterminándose.

  4.- Si tenemos en cuenta que en toda planta o árbol, como Unidad, da una diversidad de frutos, en el punto céntrico de fructificación de cada fruto como simiente (y que una y otra vez al llegar la primavera en sus puntos céntricos de fructificación salen nuevos brotes), que en este caso como semejanza y comparación sería una característica o virtud, todos los frutos dependen de las raíces que fue echando el árbol y de la sabia que los alimentó, por la interdependencia mutua de todos los frutos y virtudes, que en el campo socio-político-económico dependen unos de otros para su desarrollo y enriquecimiento. Así pues, estando separados los frutos como autónomos en su punto céntrico de fructificación, al mismo tiempo están unidos al tronco en todos los demás órdenes como Unidad federada Natural.

  5.- Todo eso significa, la existencia al mismo tiempo, a semejanza del árbol con sus frutos, unos ciertos elementos comunes a todas las virtudes autónomas (en olor, color, sabor, tamaño, etc.), de forma equidistante como Unidad Federada.

  6.- En el supuesto que toda Unidad Nacional, federada o no, esté vinculada a una Confederación de Naciones, entonces, los elementos comunes de cada Unidad Nacional dentro de la Confederación, como en el caso de la U.E. pasarían con el tiempo a ser ejercidos desde la Confederación, una vez dado el paso previo para que todas las Naciones se convirtieran en Regiones de UN SOLO GOBIERNO CONFEDERADO EN REGIONES, al haberse convertido las Naciones en Regiones.

  7.- En relación con el Justo Juicio dentro del ORDEN NATURAL DE LAS COSAS, vemos que la sabia común a todos los frutos, virtudes o autonomías, representan los ciudadanos comunes dentro del proceso de la Federación y Confederación. Al menos eso sería y es lo que la Bondad de la Semilla Original en su ORDEN NATURAL nos enseña.                Enero 2005

Iostako Maraltrix