07 UN REINO

  Yo dije en varias ocasiones: Mi reino no es de este mundo. Y yo vengo a deciros: vuestro reino no es de este mundo; pero hay que saber ganárselo. Un reino os tiene preaparado el Padre, un espacio estelar grandioso lleno de maravillas de la Creación si seguís mis enseñanzas. ¿Cómo ganar este reino? Muy fácilmente si llenos de pureza practicáis lo que aconsejo a vuestro espíritu de mi enseñanza anterior.

   Espíritu amado, deja que la banca paloma de la Paz te guíe durante tu peregrinación por el planeta Tierra. Para un fin has venido, no vas a ir errante siempre por mundos bajos. Tienes que progresar, a eso sí has venido y luego remontarte hacia ese reino que no pertenece al mundo Tierra. Sí, mucho hay admirar en vuestron planeta, pero lo admiran vuestras materias; a vuestro espíritu se le ha dejado entrever el reino que tiene que ir a tomar posesión algún día, y por ese día suspira contínuamente. Y por dar oídos a una materia viciosa, retrasa tal vez siglos la posesión de este reino maravilloso.

   Sombras en tu cerebro, sombras en tu hogar, sombras a tu alrededor, ¿qué pasa? ¿No comprendes que es una locura? Tan ciego vas de materia que no ves que estas sombras, es tu manera de vivir, de cumplir. Los Espíritus de Luz que te acompañan, nada más distinguen una niebla a tu alrededor que les impide acercarse: ¿qué es esta niebla? Pues tu manera de vivir no ha tono con las altas inspiraciones que recibes. ¿Por qué te empeñas en que haya sombras contigo? ¿No has comprendido cuántos Soles ha puesto el Padre en el Universo? ¿No ves cuantísima Luz despiden? ¿Y para qué fin? Para dar vida y calor a todo, y para iluminarte a ti también, pues son reflejos de SU LUZ.
   Mírate en esos Soles resplandecientes y quieras parecerte a ellos. Pide ayuda a tu guía protector para que se disipen estas sombras, para que penetre en todo su esplendor la Luz del padre de Amor. Cada sombra que desaparezca será una mala acción que vencerás, cada sombra que disipes será una mala costumbre que matarás, y cada sombra que esclarezcas será un triunfo de tu espíritu sobre la materia. Piensa. Medita en esta herencia que te han prometido, y la promesa es hecha por un Rey inmutable. Trabaja espíritu, para alcanzar esta maravilla, la cual, cuanto más luches más pronto la alcanzarás, y este reino no es como los de la Tierra que se pierden, este es para siempre, pues como cosa dada por un SER Infinito, también es un reino Infinito. Prepárate a la batalla que no estás solo, tus guías te acompañarán y te ayudarán, y la blanca paloma de la Paz vendrá en tu ayuda, si con fe la reclamas. Yo te vendigo.