08 DIOS

  DIOS: ¿Qué significa para ti esta palabra? puede significar mucho o nada. ¿En qué parte te hallas tú, hermano, en los crédulos o en los incrédulos? Seres creyentes de una u otra religión eso es indiferente si estas creencias no te conducen hacia la Eterna Sabiduría. ¿Nunca te has encontrado solo en medio de los vendavales del mundo? ¿Nunca has sufrido? Si así fuera no estés contento porque es que aún no ha llegado tu hora. Y cuando llegue, ¿a quién acudirás? ¿a los amigos? Sí, si en ellos confías, pero yo te digo: El mundo huye de las penas y amarguras, y tú necesitas en ciertos momentos de un corazón caritativo que sepa consolarte, que sepa secar tus lágrimas. ¿Y a dónde ir a encontrarlo? En ninguna parte. Hay ciertos momentos que el alma y el espíritu se repliega hacia lo más hondo, y solamente entonces es cuando por descreido, por ateo que seas, solo, sin miradas indiscretas, levantarás la vista hacia el trocito de cielo que vislumbras, como pidiendo una protección que en la Tierra no hallas, y allá en el profundo de tu ser, que espíritu y alma se han refugiado, te parecerá oir una voz que te consuela, que te habla con ternura, y poco a poco te irás calmando y te tranquilizarás. No sabrás, no te explicarás aquella paz que experimentas pero te sentirás aliviado. Es tu Dios, que al levantar tu vista hacia EL te ha visto, y con solo tu pensamiento apenado se ha compadecido de ti, y como Padre, te manda SU Paz aunque le hayas negado muchas veces.

  ¿Qué más puedes desear, qué más puedes pedir al Amor Infinito de nuestro Padre Celestial? Te promete un Reino, te promete una Gloria, y un bienestar eternos, te promete Sabiduría infinita para comprender y recorrer la pluralidad de mundos y tú, como un hijo pródigo, lo rechazas todo, lo tienes todo por cosas mundanas que todas son flor de un día. Medita cuan insensato y ciego eres. ¿Qué más puedes pedir de un Padre? Recapacita que aún estás a tiempo. No seas ingrato, y mira y procura de corresponder al Amor sin fin de tu Creador. Si los seres altísimos se postran anonadados en SU presencia, ¿cómo te atreves tú, espíritu terrenal, a olvidarte de SUS grandes beneficios, hasta olvidarte de SU Existencia? En el dolor se purifican las almas, y por este camino, muchos seres se han redimido, con solo una mirada de amor hacia el Padre, en los grandes dolores humanos. Oriéntate hacia el SOL Central y allí, al Centro del Universo hallarás lo que buscas, a DIOS.

  Formas de adoración hay muchas, pues cada ser, parece que se ha creado una adoración para un Sol, pero es igual: Reconoce a la Fuerza Creadora y adóralo y sigue SUS Leyes y serás salvo. ¿Qué tú crees que lo adoras mejor? Eso SU Justicia es la que tiene que juzgarlo, no tú. Ahora bien: El Padre, DIOS, manda a los mundos bajos Sus Mesías para daros a conocer SU Ley y así no andar con tropiezos, para que sepáis la manera clara y sencilla de servirLE y adorarLE.

  Tu mesías, te viene a recordar de que vino al mundo a traeros SU Ley, a enseñaros cómo tenéis que cumplirla, y ahora en esta obra vengo para deciros y revelaros las maravillas de la Creación, y así no veáis misterios y oscuridad donde todo es Luz, y de este modo poder disipar las dudas que pudieran oscurecer vuestro progreso hacia mundos Superiores.

  La grandiosa Obra de la Creación no está aún a vuestro alcance. Así como en la mente de un niño no cabe, no alcanza a aquilatar toda la cuantía de una inmensa fortuna, así vosotros no alcanzáis a medir toda la cuantía de la grandeza de la Creación. Solamente cuando ya purificados y por vuestro adelantamiento seáis Espíritus Superiores, podréis abarcar y comprender a la Sabiduría Infinita, y así se comprende que, encerrados los espíritus en las estrecheces de una materia pecadora, no pueden volar muy alto para saturarse de Luz y de Ciencia Espiritual, salvo algunos espíritus que ya han sabido romper las ataduras de la carne.

  Mira siempre adelante y no retrases por indiferencia el saber espiritual; cuanto más sepas de esa “Ciencia”, más Sabiduría se te dará. No creas que es tiempo perdido el que empleas en aprender la gran Obra del Padre. No te contentes con ser toda tu vida un alumno de los colegios espirituales, sino que con entusiasmo, fé y constancia, tienes que lograr ser maestro de “Ella”. Espíritus elevados aparte de tu guía, no han de faltarte en la empresa y ten seguro que, si te lo propones, llegarás como otros han llegado. El Padre premia la fé y la voluntad de sus hijos cuando se trata de querer ser sus colaboradores, y con largueza, cuando es llegada la hora, derrama Su Sabiduria y les confía las maravillas de la Creación. Por esto no me cansaré de repetiros que os instruyáis, que aprendáis con amor, que no abandonéis los trabajos espirituales, que con largueza serán premiados.

  Hermanos terrenales, no desmayéis, no dejéis que la pereza invada vuestro espíritu, que son pocos los años de que disponéis de peregrinación. No os durmáis que todo es para vuestro progreso. Todos os contemplamos con muchísimo Amor y nos entristece ver cuán poco caso se hace a nuestros consejos y de nuestra ayuda. Esforzáos a trabajar con entusiasmo en los campos espirituales, ya que habéis sido llamados. Dad gracias al Padre por tal beneficio y haceros dignos de ello con entusiasmo, para que os puedan revelar algo de las maravillas de la gran Obra del Creador, y presentir algo de las moradas que DIOS creó para los grandes Espíritus que supieron comprenderLO y servirLE, y entonces, aunque vuestro espíritu esté en la Tierra, se transportará por obra del Amor de Dios, a gozar con anticipación de la gran Obra de la Creación.

  Por voluntad de vuestro Padre vengo hacia vosotros, y como Mesías vuestro, a instruiros en el adelantamiento de los progresos en que se desenvuelve el Universo. Aprovecha, hermano, el acto de Amor de tu Dios al darme poder para venir a ponerme en contacto con vosotros para revelaros las grandes verdades. Si no conoces la gran LEY de Amor, la gran LEY que rige el Universo, procura entender las enseñanzas de la presente obra y con valentía ponlas en práctica, y entonces sabrás cómo tienes que rendir tributo de adoración a tu Dios. Es esta Su Luz, y el camino claro y limpio para llegar hasta EL. Las demás, si con amor las sigues, tarde o temprano también te conducirán a EL, pero quien no busca el camino más corto ¿cuándo tiene la suerte de conocerlo? Reconócete deudor de tu Padre DIOS en todo momento ya que EL es en todo lo creado. Postrémonos todos en acción de gracias.