40 DESPERTAR DE LOS ESPIRITUS

  Sí, estáis muy pegados al planeta Tierra. Muchos espíritus ya han estado en varias reencarnaciones en el planeta Tierra. Unos, porque retrasan en cumplir una misión que se les tiene confiada y, como no la cumplen, tienen que volver una y otra vez hasta que la cumplan. Otros les han segado la vida antes de terminarla y también tienen que volver a terminarla; otros, tienen que purificarse en este planeta y como retardan su purificación, tienen que volver hasta que se hayan purificado. Otros vienen a sembrar, y como no han encontrado los tiempos propicios también tienen que volver a cumplir el mandato, y así iría poniendo varios ejemplos que, todos ellos conducen a haceros comprender, por qué infinidad de espíritus están tan apegados a la Tierra, y es que, con tanto venir al mismo planeta, ya se hacen ociosos y se encuentran como si no tuvieran que alcanzar otra cosa mejor. Hay que trabajar mucho para despertarlos, para hacerles comprender que su misión es adelantar y progresar. Por eso, alguna vez, habréis oído algunos hermanos que dicen: Como no sabemos lo que nos espera ya estamos bien aquí. Esta frase aunque dicha por la materia, es reflejo de lo que piensa aquel espíritu. Siglos y siglos que no adelanta ni retrocede, y siempre tiene que volver al sitio que ha dejado, hasta que se cumpla el plazo que nos permite la estancia en un mismo planeta.

  Despertad a estos hermanos, enseñarles la Ley del progreso Espiritual, que sus espíritus os lo agradecerán. Qué triste es su despertar al ver el tiempo precioso que han perdido. Algunas veces los hace despertar la voz de algún familiar que ha sido querido en una de sus innumerables existencias, y al verlo lleno de tanta Luz, ven con gran asombro el tiempo perdido. Otras veces, aquel espíritu ocioso, perezoso, se atreve a dejar su materia y por un momento, ve las existencias en otros planetas mejores, y entonces, también es cuando se da cuenta del tiempo perdido; y también pueden despertar estos espíritus, cuando dan con templos puros y limpios del saber Espiritual: No te canses, si ya eres un espíritu despierto, de encargarte del progreso de estos espíritus, de hacer despertar a estos espíritus, pues, si cuando encamináis a los hermanos que ya han dejado sus materias, tanto bien les hacéis y cuanto os lo agradecen aquellos hermanos, pensad y meditad que el despertar de un espíritu aún con la materia, aún lo agradece más, pues tiene tiempo de cumplir su misión.

  Cuando dejáis la existencia todos los espíritus duermen bajo la impresión de sus últimos momentos, pero al despertar no todos son dignos de hacerlo por igual. Los seres justos y purificados que son mandados en mundos bajos en misiones especiales, que siempre son para progreso de los mundos, al dejar las materias duermen poco sus espíritus, y al hacerlo o sea al despertar, infinidad de espíritus clarificados le rodean y le bendicen y lo acompañan a su morada. Si el que muere es un espíritu mundano, tarda en despertar más o menos, según la oscuridad de su espíritu, y al despertar se le presentan todas sus malas obras, no solamente de su última existencia sino que incluso recuerda todas las obras de todas sus reencarnaciones, sean buenas sean malas, y no podéis imaginar la pena de estos espíritus al comprender el tiempo perdido. Los guías tienen que animarlos para que no desfallezcan, ya que rehúsan presentarse a la Justicia Divina.

  Luego hay los espíritus altamente perversos, que al dejar la materia duermen en la oscuridad hasta que son despertados, y huyen perseguidos con las visiones de todos los crímenes que han hecho, de todos los pecados en que han caído. Hasta que la Misericordia Divina les concede otra reencarnación para que puedan alcanzar progreso. Rogad y pedir al Padre Misericordioso para estos hermanos, a fin de que despierten pronto, y el recuerdo de todos sus crímenes y pecados puedan lavarlos en una próxima reencarnación: También hay espíritus inquietos, que al despertar espiritualmente despiertan en una materia, y por eso andan inquietos. Se les dejó entrever por un momento la Luz, y de pronto se encuentran aprisionados en una materia. Inquietud y desasosiego, pues aquel rayito de Luz, lo andan buscando sin cesar durante su peregrinación por el planeta Tierra. Buscan la verdad, buscan algo con qué saciar su sed, y así van de secta en secta, de religión en religión, de un templo espiritual a otro templo, y el rayo de Sol que les iluminó no les vuelve a visitar. ¿Por qué ese espíritu inquieto no lo encuentra? Pues porque va a oscuras: Frecuenta templos de saber Espiritual limpios y puros, busca la compañía de otros hermanos limpios y puros, y sobretodo busca la blanca paloma de la Paz, que ella te llevará a beber de las aguas cristalinas y puras de la fuente de la Sabiduría.