46 HERMANOS EN TINIEBLAS

  Así como habitan en vuestro planeta esos hermanos soles de que os he hablado en mi anterior enseñanza, también habitan seres de tinieblas. Así como los hermanos soles iluminan y dan progreso con su Sabiduría, los hermanos de tinieblas lo oscurecen todo a su paso. Los primeros proceden de mundos de Luz, y los otros, además de venir de destierros no quieren olvidar sus malas pasiones y continúan aferrados a ellas, y por lo tanto, no se emancipan de las cadenas que les tienen sujetos a los espíritus de tinieblas.

  Solos estáis cuando os aferráis en haceros sordos a los Espíritus resplandecientes y sabios, que escogidos como sembradores, no quieren ser escuchados. Muy solos estáis al rechazar estas llamadas y por lo tanto, expuestos a que espíritus de tinieblas se apoderen de vuestro espíritu tan desamparado y solo. Les habéis abierto las puertas, y como ladrones, poco a poco irán sembrando todas las malas pasiones y entonces, ya no oiréis las voces celestiales, pues el pecado y la corrupción las ahogarán. Como una tela de araña van extendiendo sus tentáculos los espíritus malignos, como tela de araña trabajan para aprisionaros en sus redes. ¡Y cuán fácilmente lo consiguen! ¡Con qué facilidad pasáis a ser sus víctimas! No queréis luchar, y por eso, a vuestros guías su trabajo les cuesta salvaros del abismo, sacaros de las turbias garras.

  No seas mundano espíritu terrenal, no seas curioso, y así no te meterás en el peligro, pues quien gusta del peligro perece en él. Los espíritus de tinieblas te lo presentarán todo bello, para que no te asusten las consecuencias del modo de vivir fuera de la Ley del Padre de Amor, Paz y Caridad. Pero ¡cuán tristes son sus consecuencias ¡ Pobres espíritus; por un lado aprisionados en una materia y por otro cogidos en las redes de la maldad. ¿Cómo podrán librarse del naufragio? Siendo muy valientes y reclamando sin cesar a aquellos Espíritus que antes rechazaron, y sobre todo a sus Espíritus guías, pues de lo contrario, cada día más unidos en las pasiones mundanas, como grilletes se les enroscarán y ya no habrá salvación, hasta que al dejar sus materias contemplarán con horror el tiempo perdido en medio de tanta esclavitud. Aún estáis a tiempo espíritus que leéis, y aprovechadlo, de lo contrario, el progreso se retarda y muy lejos veréis el faro de vuestra salvación.

  Eres un espíritu peregrino, y no puedes distraerte ni perder un tiempo precioso, que luego llorarás amargamente de haberlo perdido. Vive, como si cada momento fuera el último de tu vida y que en aquel instante tuvieras que enfrentarte con el Juez Supremo. ¿Sabes tú por ventura cual va a ser tu última hora? Pues si no lo sabes, ¿por qué desperdicias unos momentos preciosos? En los espacios, los espíritus, a veces, esperando reencarnar, están llorando amargamente el tiempo que perdieron en el mundo que vivieron, y con dolor ven llegar otra reencarnación y con ella nuevos sufrimientos. No te detengas, sigue tu progreso, pues es muy duro para los espíritus ver, que tienen que volver a los mundos bajos, y que nunca termina su calvario por no saber ser valientes: Medítalo, y haz el propósito firme de no dejarte aprisionar entre las telas de araña de algún espíritu de tinieblas.

  No os amilanéis delante de los «espíritus del mal». Tenéis compañeros de Luz, vuestros guías; tened confianza y fe en ellos que si con amor los reclamáis, el Padre os los ha dado para ser fuertes. Cuanto más purificación iréis alcanzando más lucha tendréis que sostener, pues «ellos» no se conforman en perder su presa. Al principio se presentan de mansos corderos y luego, cuando ven que por ese camino nada alcanzan, vienen las embestidas más fuertes. Hazte digno de que Espíritus de Luz te guarden en todo instante. Que guarden tu hogar, que en él extiendan su Luz y que forme ella una barrera con la cual se estrellen «sus tentaciones»; no des paso a ninguno de ellos. Si eres espiritual vendrán a poner turbación en tu espíritu, instigándote a que no la sigas(la Ley) por ser falsa. Si tienes algún Don te propondrán que con avaricia lo cobres, y además te propondrán alianzas con ellos para practicar con malas artes, trabajos; y a otros, sembrando entre ellos rencor, envidia en sus Dones. Yo te ruego hermano, que no te dejes arrastrar hacia la oscuridad, y así al desencarnar, no tengas que hundirte en los destierros más terribles. No te alejes del mandato del Padre: Amor, Paz y Caridad; y aunque no te puedas ver libre de las tentaciones, sabrás salir vencedor, ya que tus guías velarán por tu espíritu terrenal.

  Cuidado hermano, si eres espíritu progresado y purificado. Lee la vida de los grandes espíritus que pasaron por la Tierra, y verás que ninguno se ha librado de la embestida de esos hermanos perversos. Han tenido y tienen que luchar denodadamente para salir victoriosos, pero supieron vencer todas sus malas artes con la ayuda de sus Espíritus guías. Imítalos con valor y reflexiona que cada triunfo que alcances el Padre te mirará con ojos de Amor infinito: Apartaros de los espíritus de tinieblas, pero no sin antes pedir fuerzas a los Espíritus de Luz, para intentar instruir a aquel pobre ser en la ciencia Espiritual. Te dejo la obligación de enseñarle el verdadero camino, y si no os hace caso, con paciencia perseverad que tal vez en un momento le sea concedida la Luz de la gracia. Solamente apartaros de él cuando comprendáis que es un verdadero ser maligno. No olvidaros que sois sembradores y que del puñado de semilla que se os ha dado, aunque no fructifique toda, alguna caerá en terreno abonado, y que esa puede dar el ciento por uno. Así os lo enseño la blanca paloma de la paz a su paso por el planeta Tierra, y a los seres que lo habitan. La blanca paloma de la Paz te tiende la mano para que seas valeroso, espíritu. La Luz suficiente os dejo para ello en esta obra.
P.D. Espíritus de Luz, como de tinieblas, pueden ser tanto en estado libre sin cuerpo como encarnados. Si bien los Espíritus de Luz encarnados son mucho mas escasos.