78 LA PAZ DEL ALMA

  Paz, divina palabra. La Paz que necesitas para que tu Alma no se vea oscurecida, es la Paz interior, pues la paz si solamente es exterior, no te sirve para nada porque interiormente bulle el volcán y tarde o temprano estallará. Si tú alcanzas la Paz del Alma, ya esa paz saldrá al exterior porque esa fragantísima virtud se refleja enseguida en el exterior de quien la posee. Como el Alma va acompañada siempre de ella, la Paz Divina de aquella Alma ilumina siempre y en todo momento aquel ser todo Paz. Cuánta dulzura, cuánto Amor, cuanta Paz se refleja en estos seres:

  En cualquier sitio, en cualquier rincón del mundo pronto captaréis los seres los cuales van acompañados de la Paz. La esparcen en todos los actos, a sus amigos y enemigos, dentro de su hogar y fuera de él, y así, por doquier van dejando una estela de Paz y Amor. Son los ángeles de la Tierra y parece como si las miserias del mundo no les alcanzaran, porque siempre, siempre se les ve tranquilos tanto en los sufrimientos como en las alegrías, y el mundo parece que respira la Paz que esparcen. Dichosos seres. Dichosa Paz que tú sola transformas a los hombres.

  En vuestro mundo, la Paz, la simbolizáis en una blanca paloma. Queréis con esto significar que tiene que ser limpia y pura, que su blancura no tiene que ser manchada con nada. Los mensajeros Celestiales que por mandato del Padre han aparecido en el planeta Tierra, también van ataviados con blancas vestiduras como símbolo de Paz, porque para traérosla y enseñaros a alcanzarla, vine entre vosotros, y el mensaje que el Padre me dio para vosotros fue la Paz, era de Paz. La Paz os desean y traen todos los Espíritus que el Padre os manda en comunicaciones, y así, ese celestial saludo resuena en todo el Universo, esparcido por los mensajeros Celestiales !Pobre ser terrenal que un saludo tan altísimo, un símbolo tan puro, te empeñas en ensuciar y además quieres olvidar! No manches ese saludo Celestial, grábalo hondamente en tu corazón, y sea tu saludo cordial y fraternal entre tus hermanos, y sea la blanca bandera de la Paz y Amor que os una a todos.

  El Universo, está formado por varias, muchísimas constelaciones de mundos unidos. En una anterior lección os di la enseñanza sobre los mundos unidos. Pues bien: la grandeza de la palabra Paz en los mundos ya formados por Soles, para que tengas una idea del Celestial saludo Paz, ¿cómo empezar para que tu cerebro terrenal capte en todo su significado la Celestial palabra? Es un saludo del cual está impregnado la atmósfera de los reinos de Dios. Con el pensamiento, los Espíritus selectos la van repartiendo, la van cantando, se la van transmitiendo. Es tal el gozo que el Celestial saludo produce entre los Espíritus todo Luz, que les da una felicidad sin límites ya que Ella lo significa todo. En medio de su esplendor hay la Paz en los pensamientos del Padre, hay la Paz al Lado de DIOS, hay la Paz en los mensajeros del Padre, hay la Paz en SUS Reinos, hay la Paz en el esplendor del Universo, al cruzarlo y al recorrerlo. Esos Seres altísimos reciben y dan la Paz porque Sus Espíritus están formados de Paz.

  Los mundos bajos, a medida que adquieren progreso van alcanzando la Paz, y los seres, a medida que van progresando también la van adquiriendo y la obtienen más alta o más baja según el grado de su progreso. Procura tú alcanzar esa hermosísima virtud y cuando la hayas alcanzado repártela sin descanso, y ella te hará humilde y misericordioso para con todas las miserias terrenales, y tú hallarás la blanca Paloma de la Paz. El día que no manchéis esa palabra, y esa Paz reine entre los seres terrenales, aquel día vendrá otra vez entre vosotros la blanca paloma de la Paz. Ama pues la Paz, espíritu terrenal y espárcela si quieres alcanzar progreso en la Tierra.