41 ES LA PATRIA EN QUE VIVES

  Es la patria en que vives la que al cuerpo pertenece, mas para el espíritu las hay tan brillantes como el mismo Sol si sabes perfeccionarte, y esto lo has de conseguir en un tiempo más o menos largo. El espíritu es creación de Dios, de El sale primitivamente y a El ha de volver cuando vuelva a ser Esencia pura a semejanza Suya, que es como decirte que ha de desmaterializarse y esto lo has de hacer por medio de volver a nacer. Por eso dice en Juan cap. 3 ver. 3 «En verdad yo te digo que no verás a Dios sin volver a nacer», que equivale a decir, que es por medio de la reencarnación que se purifica el espíritu.

  Cuando en una encarnación es un déspota o un malvado, vuelve a la vida, infierno de sufrimientos; por eso verás seres que a pesar de ser buenos y con una moral recta sufren penas y contrariedades y no sabéis que están cancelando cuentas atrasadas y que solo ellos deben de pasarlas, pero el que sabe pasarlas pacientemente, mucho adelanta en su progreso porque deja su pasado limpio y paga su debe haciéndose humilde, pero ¡ay del que se rebela!, que va pagando sí, pero sigue su soberbia e igual de imperfecto, y ya dije y sigo diciendo, que el espíritu para acercarse a Dios ha de ir limpio de imperfecciones, humilde y sumiso.

  Sois como aves que surcáis el firmamento y anidáis en cada mundo por cierto tiempo, en donde ponéis a prueba el valor para cumplir esa encomienda de amar a vuestros hermanos. Haz un examen. ¿Qué haces al cabo de la jornada que vaya ajustado a la Ley Universal, ya que para todos es? Cada uno puede examinarse y corregirse de aquellos defectos que no le sirven para su progreso y para hacer tal examen debes estar desapasionado, o de lo contrario no te los verás, te creerás cumplidor; porque estáis apasionados de vosotros mismos y no os veis los fallos; solo si os lo proponéis os iréis enmendando. Mas si no sabéis hacer lo que prometisteis, sois cual hortelano que planta sus hortalizas y por su vagancia no se preocupó de ellas y estas suben a merced de los tiempos, rodeadas de malezas que les privan que crezcan lozanas; estas plantas no pueden dar el fruto tan sano como otras que están cuidadas con esmero.

  Estudia en esta comparación que te hago, para que al correr del tiempo sepas dejar un pasado limpio, habiendo sacado de ti toda imperfección, para presentarte ante el que has de dar cuenta de lo que has hecho en tu existencia que acaba de terminar y en lugar de no mostrar fruto alguno o bien dañado, que lo puedas presentar sano, por ser tan buen hortelano de ti mismo, y haber sabido cumplir lo que prometiste.

  Ya veis, hermanos queridos, como se desarrolla la vida del espíritu encarnado y cómo adelanta, o sigue igual de imperfecto cuando viene como cuando deja su cuerpo, que es como decirte que perdió el tiempo, porque nada adelantó con su rebeldía. Ejemplo: hay presos que en su cautiverio meditan y cambian su conducta y cuando salen llevan una vida ejemplar, y los hay que en su reclusión están tramando otra fechoría para cuando queden libres. Estos últimos siguen igual de rebeldes y por eso dan lugar a que de nuevo los encarcelen, hasta que adquieren tanta delincuencia que los destierran. Esto visto materialmente, y espiritualmente lo mismo le sucede al espíritu cuando en otros mundos que no son destierro comete faltas a la Ley dada por Dios; va descendiendo de mundo en mundo hasta que tiene que ser desterrado y el cambio de mundos son las reclusiones que tiene el espíritu que son sus encarnaciones.

  Hasta aquí las de descenso que son cada vez más penosas y todavía hay una peor en el planeta Tierra. Allí no se ve el sol porque no penetra, pero sí que experimentan los seres que allí habitan, frío constantemente y no calor como os han dicho; serás como una piel que van curtiendo y hasta que no está suave está en su adobo; así purifican al espíritu las penas que le restan pasar en ese otro mundo, o lugar, peor que el destierro:  Y tanto sufren los espíritus que se hicieron responsables de tal causa de pasar a ese nuevo destierro o centro de la Tierra, que los espíritus que por sus facultades les fue permitido pasar a contemplarlo, aunque por breves momentos para dar testimonio de veracidad, quedan compungidos y doloridos al contemplar tanta pena y dolor. Sólo una cosa les consuela a los que allí habitan, que no son eternas las penas, porque cuando separaron de ellos el orgullo, egoísmo y vanidad, y se hacen humildes y saben vivir en comunidad, entonces salen de allí porque Dios es Justicia y a cada uno le da lo que gana, sea bueno, sea malo; por eso es por lo que el espíritu tiene oportunidades por medio de la encarnación, para acercarse al Padre. Y si no, medita por ti mismo a dónde, y cómo puede purificarse el espíritu rebelde y desobediente a las Leyes de Dios.

  Tal vez te asuste esta narración porque para ti es nueva y tienes un concepto del espíritu un tanto equivocado. Estudia y medita de cuanto te digo que para ti ha de ser un bálsamo en los momentos de atribulación que han de llegar y que le están reservados al sigo XXI, por eso dijo Jesús: «Adiós mundo por mil años que a dos mil no llegarás, que la verdad pura y clara se tiene que revelar» y este período de tiempo ha empezado ya y si tú no quieres despertar por ti mismo lo harás por los acontecimientos que te harán pensar