76 A LA SOMBRA DE LA FE

  A la sombra de la fe has de estar resguardado, para que puedas ver claro todo cuanto ha de ir sucediendo que te dejará perplejo de ver cuanto cambio y todo está programado que suceda así. El planeta se conmueve, por ser el que está en vísperas de tanta hecatombe y de ver las almas que han de quedar errantes y sin un cobijo, porque no supieron cuando pudieron, preparárselo y les sorprendió la tormenta sin estar al abrigo de la protección.

   Dios es Amor y también Caridad, por eso permite que vaya a tu lado quien te dirija y te dé un aviso que toque tu conciencia, que te diga, ten cuidado que vas al desenfreno entre tanto vicio y pasión y no por eso eres más feliz. Sin duda buscas algo, así como un bálsamo que cure tu impaciencia y que llene tu ser de lo Divino, si es que estás vacío por no querer pensar un poco de lo concerniente a tu alma.

   El bálsamo que del Padre viene, cura tu presente y el futuro si en verdad quieres saciarte de él. No distraigas tus horas de ocio en todo cuanto se evapora, de lo que a tu espíritu no le servirá en ese más allá y tu cuerpo tampoco necesita de tanto como para él procuras. Yo te pido que medites en las horas que das un poco de reposo a tu materia, qué has hecho y qué haces que valga la pena de mención que no sea por egoísmo personal. No has venido a pensar solo en ti, todo ser viviente es hermano tuyo y como tal lo has de tratar. Convive con él con fraternidad y amor en el trato cotidiano, como si fuese un miembro más de la familia y obrando así es como conseguirás calma y sosiego para tu espíritu que va al desenfreno y en la mayor de las veces por falta de rocío celeste, y de este puedes coger todo cuanto te haga falta porque el Amor y Justicia de Dios, te permite tomar de Él hasta saciarte; eres libre de hacer cuanto quieres, pero ten presente que el Padre da libertad de acción a sus hijos para que repartan con sus hermanos paz, amor y que los trates como quieres ser tratado, para que enfoques la vida no pensando exclusivamente en el presente, sino en el futuro.

   Al dejar el mundo Tierra, no todas las almas siguen el mismo rumbo y ocupan la misma morada, sólo tienen lo que se han ganado, porque la Justicia del Padre no se conmueve cuando ha de juzgar alguno de sus hijos, para darles a ocupar lo que en Justicia les cabe; por eso permite que lleguen hasta ti, estos alertas para que enmiendes y puedas encauzar tu vida con más moralidad y puedas acercarte más a Dios con tu pensamiento y obras, que son las que ayudan a tu alma; que llevas ya muchas reencarnaciones destinadas a tu perfeccionamiento y que no consigues a pesar de llegar a ti muchos avisos, por medio de tus contrariedades; y es lo que yo pretendo también, ayudarte a que comprendas el proceso de tu espíritu desde que sale de Dios hasta que vuelve a El otra vez y los medios que ha de emplear para ello, que son sencillos de comprender, pero costosos de llevar a la práctica si no tiene voluntad para ello.