86 SOIS OVEJAS DE MI REBAÑO

   Sois ovejas de mi rebaño y yo las quiero salvar de que sigan desterradas y no hayan de sufrir más; todos tenéis medios para hacerlo, por tanto, yo os invito a que no os rezaguéis y sigáis el camino que indica el pastor. Si de su rebaño no os separáis, no tendréis peligro de ser devorados por la alimaña. Tener cuidado que constantemente está en vosotros la tentación de separaros del redil para ir a comer pastos contaminados y éstas si se salvan, tardan en reponerse de la enfermedad contagiosa, por consiguiente, el pastor vela por sus ovejas, las quiere a su lado para ofrecerles frondosos prados adonde se alimentan, duermen, descansan, no así la oveja que se extravió en busca de la hierba que la contaminó.

   Todos los habitantes del planeta Tierra, sois ovejas del rebaño del Padre Creador, ser dóciles y obedientes al pastor que es nuestro hermano Jesús; él siempre vela por sus hermanos y les ofrece mejor estar si saben seguirle en la doctrina que predicó incansablemente para sacar de la ignorancia a todo el mundo; él eligió el pueblo más humilde para nacer y esa humildad perduró en él mientras vivió su vida corporal, porque su espíritu como el de todos, vive eternamente, por eso dijo: «Mi reino no es de este mundo», ese mismo reino puedes ganarte tú, si sabes dejarte llevar por el pastor que conduce a tu alma a que cumplan la encomienda que el Padre Dios da «a todos sus hijos» al salir de Su lado, y le pone a «su lado» quien le avise cuando vaya equivocado para que no se extravíe, como la oveja que se separó del rebaño; pero no tengas miedo, no titubees, que si escuchas a tu conciencia nunca comerás pastos contaminados y seguirás al redil al lado de tu pastor que quiere a su oveja limpia y lozana.

   Por si no lo sabes cuales son los pastos contaminados, para esta oveja que cuando termine su existencia será un alma, yo te diré que la más dañina hierba es el orgullo y el egoísmo. Estos son los pastos contaminados que envenenan al alma por ser los causantes de tanta equivocación como llevas, por lo tanto, no equivoques a tu hermano a causa de tu bienestar, porque recibirás tu oprobio, y eso no es hierba que engorde a la oveja, sino que la enfermará y de gravedad.

   Siempre mira la situación de tu hermano cuando vas a obrar, a opinar, y ponerte siempre en su lugar y así sabrás si vas equivocado cuando trates de juzgarlo. Cuando tu hermano pasa una pena, no te das perfecta cuenta hasta que la pasas tú, pero esto sucede porque no hay el verdadero amor entre todos. Ya podrás pasar la frontera del límite de la Tierra, cuando sientas placer en ayudarlos sin que abrigues pasión por ninguno. El gran filósofo te enseñó a no hacer diferencias, si quieres seguir su doctrina. Para llamarte cristiano has de imitarle y seguir sus pasos, no de otra forma podrás decir que eres cristiano.