19 Mensaje 6-A

  Examinad vuestro estado cuando os vengan las contrariedades y ved si os estáis vanagloriando del bienestar que por el momento disfrutáis, o bien si vuestro egoísmo no tiene freno. Dios no castiga a sus hijos a penas eternas, pero hay una Ley a cumplir si quieren volver a SU Lado. Cuanto más distantes se hallen de ese Principio, punto de origen de todo lo creado, más padecimientos hallarán. Por eso, no pidáis que SU Reino venga a vosotros, sino id vosotros a EL purificados y esencializados, convertidos en un foco de Luz, semejantes a EL en SU Unidad de ESENCIA DE LUZ (Sol Central, Casa Paterna), sin llegar a SU Grandeza, pero sí puros y embriagados de Amor.

  Todo requiere voluntad para dar principio a los hechos de Amor, separando de sí el orgullo y egoísmo: elementos carentes de amor como no sea el «apasionado», que solo tiene cabida en los espíritus ignorantes. Tened presente que «este» no se conoce fuera de la frontera de la Tierra.

  ¡Cuán tristes y apenados quedan estos espíritus ignorantes! Al dejar el cuerpo material, van errantes por tiempo indefinido según sea su materialización, hasta que son conducidos por la Justicia del Padre a que contemplen todos sus hechos en el Libro Universal de la Vida y entiendan que han de volver otra vez al torbellino de las pasiones humanas. Pero hago constar que estos espíritus, a pesar de estar próximos a vosotros por su poca elevación y apasionamiento por las cosas de la Tierra, nada pueden hacer ni a favor ni en contra vuestra por carecer de facultades para ello. Por lo tanto, nada temáis de estos espíritus, tanto más cuanto que vuestra moral es la correcta; no dejará de ser un estudio para ellos y una protección que en todo momento os prestará el ángel guardián, quien dirige vuestros pasos con todo Amor.

  El Amor sin pasión, se manifiesta con todos por igual. El apasionado no sirve para pasar fronteras. El Amor Universal es una especie de visado para pasar fronteras: cuando el visado no es conforme, no hay paso libre, como les sucede en la Tierra a los delincuentes a quienes no se les otorga ese pasaporte para pasar a otra nacionalidad; en cambio, el hombre de bien puede obtener el documento en el que consta su buena conducta. Así, pues, se han de presentar los pasaportes que dan paso a esferas celestes, por ser el Padre Suma Justicia y SUS Leyes inmutables.

  Cuantas formas de vivir se contemplan en los hombres, así también existen para los espíritus cuando se hallan fuera de la materia, en la diversidad de esferas. Es sumamente interesante ver y comprender la vida de los espíritus, empezando por la de los ignorantes, hasta llegar a saber la de los que ya son puros y brillan como soles, por estar exentos de materialización que hace opaco al ser, al tapar la Luz que en sí lleva desde su creación. Pero las buenas obras y el Amor desinteresado, manifestado de unos para con otros, hacen brillar como un diamante al espíritu hasta convertirlo en un Sol. Son estos méritos, hermanos míos, los que hay que alcanzar para no seguir en tinieblas, ahora y cuando quede vuestro espíritu libre de la carne.

  Sabed que lo que en el presente os produce remordimiento, cuando dejéis el cuerpo en la Tierra os producirá decepción al ver el resultado de vuestro proceder. No seáis uno de ellos, ya que nada en vuestro viaje adelantaréis. Como un viajante que no sabe hacer bien la representación que conscientemente aceptó, y que, cargado con el equipaje de su muestra, fue y volvió sin conseguir ganancia alguna: tiempo perdido, hermanos míos, la de este obrero viajante. Esto es cuanto le sucede al espíritu que, cargado de imperfecciones, vino a nacer para librarse de ellas y no supo por medio del bien hacer y convivir con sus hermanos, ir dejando el pesado equipaje y ser un día no lejano un espíritu iluminado con su propia Luz.