39 Mensaje 10-B

  Elegidos son los espíritus que bajan a cumplir grandes misiones para dar al mundo el adelanto que por Ley de Justicia le corresponde. Un punto apenas visible desde el espacio infinito es el globo Tierra, que muchos consideran como extensión completa en la creación, por no tener noción de lo que es la Potencia creadora, ni saber que pueden llegar a poseer más Esencia en su esencia.
   Todo cuanto sucede en el Universo no tiene mixtificación: es claro para que todos puedan descubrir por sí solos lo que puede haber de verdad en ello. Lo que se halla fuera de la Tierra hay que verlo con los ojos del alma, por medio de la práctica de las Leyes Divinas, que es como se alcanza la verdadera Sabiduría. Por lo tanto, todo ser humano puede llegar a ver y comprender al Padre Dios y SU Creación, según sea el grado de perfección que haya ganado, ya que el Creador es Justicia Infinita para lo más preciado de SU creación, que es el humano, y así pueda éste llegar a poseer esa Sabiduría que le hará feliz una eternidad.

   Solo la práctica del Amor crea la unión entre los hombres, y este hará que puedan ver con claridad lo que hasta el presente fueron misterios. Dios es Uno y Una SU Doctrina, la que dejó entre los terrenales nuestro hermano Jesús, con las estrictas palabras y los más visibles ejemplos, practicando lo que predicaba.

   Alabad el Amor que el Padre siente por sus hijos, permitiendo que SU Ley Divina se predique una vez más sobre la Tierra a través de fieles sembradores, conocedores de SU Doctrina, que la divulgan por todas partes de la Tierra, y se cumpla aquello de: «Adiós mundo por mil años, que a dos mil no llegarás, que la verdad pura y clara se vuelva a predicar»: palabras evangélicas que se han de consumar en Hechos en los actuales momentos, por Voluntad Divina, superior a la fe de los que traten de detenerla.

   Alegraos de que así sea: Dios no hace diferencias con sus hijos. Por eso dijo el Maestro: El que quiera que me siga. Voy a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios; porque EL es la Vida. Vengan a mí los limpios de corazón que les daré el maná que les hará subir a Dios. Sólo es mi deseo ayudaros a comprender la Doctrina con la que el enviado de Dios enseñó a la humanidad de la Tierra. El dijo: Ama a tu prójimo como a ti mismo, que en ello amas al Padre que está en el Cielo. Esto es la Religión en verdad, y el que la practica llega a ver en SU Esencia al Padre Dios. Por eso no os conforméis, diciendo: No hago mal a nadie. No basta no hacer daño ni ser neutral como Pilatos. Debéis hacer brillar vuestras obras, pero si no sois ni fríos ni calientes seréis como un árbol infecundo que no dio su fruto para engrandecer la Obra de Dios llena de Amor, y al amparo de SU Justicia.

   ¡Oh, Justicia Divina, cómo te manifiestas entre los que saben vencer las adversidades! A pesar de costarles trabajo, siguen adelante, porque al que mucho valor tiene más se le ayuda; como al perezoso, que si poca voluntad tiene, para nada se le debe dar fuerzas. ¡Cómo se recuerdan con deleite los hechos de hermanos que vinieron con misiones de dar enseñanza, y fueron elogiados por el valor que tuvieron!

  A cuantos genios moralistas vinieron a la Tierra en todo tiempo a enseñar la verdadera Doctrina, les costó abrir brecha en las mentes por la mucha ignorancia y materialización, la más difícil de educar en el ambiente espiritual. No así a los iniciados, que buscan los conocimientos espirituales hasta que los hallan. Es la llama Divina que les introduce a la divulgación del Cristianismo, y si son fieles a la Idea Cristiana, son mentes que con justa clarividencia dan conocimientos vistos y oídos por ellos.