43 Mensaje 11-B

   Contemplad de cerca los movimientos estéticos que mueve a vuestro alrededor vuestro propio eje, el cual si gira bien se dejará conducir por otro más potente, el que hace girar a todo el Universo. Este es el que alimenta a esta gran urbe, que extrajo su esencia en pequeñas partículas de la inagotable Esencia del Padre, hasta convertirla a SU semejanza, por medio de ir trabajando con la práctica del Amor: medio de que dispone todo humano para hacer esa transformación de pequeño a mayor.

  Sabed desechar, por medio de vuestra propia Luz, las ondas perturbadoras que os rodean como pensamientos o fluidos materializados. Negándoos a ellas os abriréis paso, sin olvidar no obstante que esta Luz se va alcanzando muy despacio, por ganarse con el bien que se hace en favor de los hermanos que como vosotros están desterrados. Gracias podrá dar el que llegue a la estación postrera, si todo lo actuado se hizo de conformidad con el mandato del Padre. No sucederá así a los que en ellos todo fue ficticio y vano en lugar de natural y sano. Por eso, sed sinceros, aunque os cueste trabajo defender tal naturalidad, como lo es la esencia de Luz que recibisteis del Padre.

  Estudiad estas lecciones y procurad comprenderlas en su verdadero sentido. No las rechacéis, porque lo que sabéis y dais por bueno también tuvo un principio en vosotros que ignorabais. Esto es cuanto no hay que olvidar si queréis un día no lejano contemplar la LUZ del Padre.

¡Espérame!, vengo a TI,
¡oh, Padre Justo y Divino!,
que ya me voy desprendiendo
del orgullo y egoísmo,
y así voy dejando la carga
que me trajo hasta el destierro;
que es lo que me hará acercar,
a TU Morada, Padre mío;
que es también la de tus hijos,
que saben dispensar,
y amar a sus hermanos,
porque no se ofenden ya,
como lo hicieron antaño,
al sentirse contrariados
y no saber superarlo.

Yo imploro Padre mío,
a tu gran Misericordia,
que te pueda comprender,
y así pueda volver pronto,
al Reino de TU Morada.

EL MEJOR ALTAR PARA ADORAR A DIOS ES EL CORAZÓN DEL HOMBRE VIRTUOSO, Y SU MEJOR CULTO UNA MORALIDAD INTACHABLE, SABIENDO AMAR Y RESPETAR A SUS HERMANOS.