44 Mensaje 12

  ¿Hasta cuando, humanidad, irás disgregada, por no saber el significado de aquello para lo cual fuiste creada, que es la comunicación con el Creador, y el buen comportamiento hacia esa humanidad que es tu hermana, a la que debes respeto y amor? Me dirijo a una unidad para que todos estudien en sí mismos y se comporten en Unidad, porque cada uno ha de responder de sus actos individualmente, aun a pesar de haberlos hecho colectivamente. Cuanto más generalizado sea el bien, más demostrará el hombre ese sentimiento de Amor. Trabajad para conseguir la Unidad y seréis ricos y sabios en el ambiente espiritual, lo que os dará bienestar en la Tierra y fuera de ella, por haber conseguido enlazarse todos en una misma finalidad, la Unión de Amor Universal.

  Siempre está el hombre al abrigo de la verdad, cuando con buena voluntad actúa con sentimiento de Unión, mas cuando destruye lo que dicta el Divino SER se destruye a sí mismo. La individualidad ha de servir para individualmente hacer el ascenso, aunque para conseguirlo andar siempre unidos: tanto más ha de ser ésta en momentos en que más falta haga vuestra intervención y presencia para mitigar el dolor de quien lo padezca. Donde está el riesgo está el medio de poner a prueba el valor. Cuanto más duras sean las pruebas que se presentan, más oportunidad de proeza se le brinda al espíritu si las sabe vencer; por eso, en un mismo caso y circunstancias, unos lo resuelven más armoniosamente que otros.

  Un toque de alerta a las conciencias, para que se ablanden según su estado y encuentren el verdadero camino en lugar de obstaculizar el que otros hermanos deben recorrer. Respetad el libre albedrío y no cargaréis con las culpas de los demás. Si el hombre se hallara solo en la Tierra, ¿con quién se relacionaría y manifestaría sus sentimientos de amor? Y si el camino que tiene que recorrer fuese llano y placentero, ¿qué méritos tendría? Pero al existir la oportunidad de convivir unos con otros también hay motivo con los roces de conseguir una cierta purificación. El que sabe convivir con sus hermanos, va haciendo su progreso, que en definitiva es a lo que vino a nacer a la Tierra, superando las pruebas que se le presenten, en las que sucumben muchos seres por no saber vencer las contrariedades, hasta llegar algunos al suicidio sin pensar que quizás estén pasando por cuanto hicieron pasar.

  Podemos darle el calificativo de dulce o amargo a lo que se encuentra al paso de la presente existencia. ¿Qué es lo que se va ingiriendo que sea amargo, si nadie obliga a tomarlo? ¡Cuán amargo resulta en un futuro próximo, dar cabida a pensamientos que luego se convierten en obras, las que no os gustaría que os hiciesen! Esto es lo que produce luego la amargura, al ver que no se hizo buen uso de la libertad. Nadie obliga al ser a hacer o pensar lo que no entra en la Ley de Amor universal. Lo que hoy os produzca placer, examinad a ver si estáis haciendo algo que os ha de amargar en la próxima existencia e incluso en esta misma. Luego decid: ¿quién es el que castiga o perdona? ¿No será uno mismo que ha de pasar por cuanto hizo pasar?

  ¡Cuanto adelantaría la humanidad en progreso si atenta estuviese a la llamada de lo interno, que siempre acusa cuando no se obra en justicia! Ahí está la voluntad que hay que tener cuando vienen a la mente pensamientos que no dan tranquilidad sino que inquietan. Comprended sus causas para desecharlos a tiempo antes de que se lleven a efecto. Tenéis un guardián a vuestro lado vigilante de los actos; él toca la conciencia, antes que paséis a la acción, pero no siempre se le presta oídos, mientras se esté solo por las cosas de la materia, que asfixian el efecto sensible de la conciencia.

  Si pensara más el hombre, estudiaría tales efectos, los cuales perciben con más facilidad los sanos de conciencia, y ésta está más limpia cuanto más limpios son los pensamientos, por no realizar el humano nada que no haya pasado por su mente. El que se convierte en centinela de sus pensamientos, hace justamente lo que debe, y a éste se le distingue pronto entre los hombres por verse la Justicia y Amor que opera en él. Cuando se consigue sentir la sensación del reposo es por estar dando un paso hacia el progreso.

  Muchas pruebas se os dan para que meditéis y no vayáis desorientados. A muchos sorprenderán despiertas inteligencias que de esferas elevadas os vienen a ilustrar dándoos ánimos para que fielmente colaboréis en la Gran Obra de la Regeneración. Por eso nacen infantes que con su propia Luz se alumbran el camino, creciendo corporalmente, y al mismo tiempo en Luz Espiritual, sin aferrarse a costumbres tradicionalistas; estos ven cuanto existe fuera de la Tierra, cuando sus almas se elevan al dejar momentáneamente la materia mientras ésta descansa, dando comprensión e instrucción a los que no llegaron como ellos a tan alto grado de perfección y convirtiéndose en el blanco de toda mirada. Muchos desearán saber cómo se comportan con tanto acierto en la moral, y verán que cuesta trabajo realizar ese desprendimiento de cuantas imperfecciones llevan en sí y que con el tiempo va el ser humano acumulando.

  No os engañéis, que Dios ve en los corazones de sus hijos lo que de bueno y malo hay, llevando el control de todos los actos; y a pesar de ausentarse de EL, despreciando SUS consejos que son SUS Leyes, para todos siente el mismo amor, por ser todo vida de SU Vida. Todo está, con Sabiduría, dirigido por el mismo Dios; por esto, los seres Celestes que toman parte en el control, tienen su pensamiento unido a EL, y como sienten un Amor hacia sus hermanos semejante al del Padre, llevan a cabo todo cuanto redunda en beneficio del ser humano, y SU creación, para que todo marche con exactitud y nivelado.