03 Principios existenciales, reconocimiento

  Todo ser humano, por el hecho de estar en este mundo y dados los diversos mensajes que se han venido transmitiendo a lo largo de la historia por el Espíritu de Verdad, tiene el deber de saber:

__ Que somos seres en estado de perfeccionamiento espiritual; y como desterrados en este último mundo de descenso, llamado planeta Tierra o mundo del rebelde.

__ Que procedemos como forma del Taller Universal o Taller Laboratorio, donde se trabajan y proceden las esencias de materia para la creación de todas las formas, como así también la del espíritu humano. Y nuestra inteligencia procedente como semejanza de luz, del «Sol Central».

__ Que nos han traído aquí por no haber cumplido suficientemente en nuestras existencias anteriores, y originalmente en otros mundos de la escala de descenso , siendo estos mejores en cuanto a la vida más benigna y placentera.

__ Que nos han traído para cumplir el Mandato de Amor, Paz y Caridad, grabado como tendencia en la Luz del alma, para amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos; siendo nuestro destino final el «Sol de Justicia», adonde debemos marchar una vez hayamos pasado por la escala de mundos de ascenso, hasta llegar al «Padre en Su Centro de LUZ radiante, como Cerebro Central Apsoluto, denominado la Casa Paterna«.

__ Que el alma se debe de salvar de sus ataduras que le tienen sujeta al plano denso, por el orgullo egoísmo y vanidad, efectuando su desarrollo cumpliendo la Ley de Dios. O sea, haciendo con todos como queremos que hagan con nosotros en igualdad de circunstancias, y no haciendo a ellos lo que no queramos que nos hagan a nosotros.

__ Que para comprender cuando cometemos falta a la Ley como Mandato de Amor, Paz y Caridad, ya que nuestra conciencia está velada con los agregados de esencia de materia, adquiridos a través del tiempo y el espacio por medio de las reencarnaciones, nuestro Ángel guía protector nos avisa siempre cuando tratamos de cometer la falta, con el toque de la conciencia que la rechaza. Y el que obedece al aviso no falta nunca.

__ Que para comprender al guía debemos de entrar en concentración, dirigiendo “nuestro pensamiento” al Sol como punto de semejanza externo de nuestra Luz interna del alma, “separado de toda cosa terrena”. De esta manera hablamos y nos entendemos con los pensamientos, semejante a como lo hacemos con la palabra entre los hombres.

__ Que obrando de esta manera no cometeremos falta ante Dios.

Iostako Maraltrix