49 Semejanzas en el orden natural

  La estructura, formación y desarrollo integral humano, en su tripartito de cuerpo, espíritu y alma, con su desprendimiento, regeneración y potenciación, no es nada más que un ejemplo reflejo como proceso de Ley natural o de naturaleza, puesto que todo hace lo mismo sujeto a Ley, tanto en el nacer, crecer y crear, para que, con la procreación de su creación, todo siga en la creación a su imitación. Habida cuenta de que todos los ejemplos reflejos se pueden visualizar, tanto esencialmente como estructuralmente en el plano tangible, con filosofía psicofísica, dando el binomio o unidad dualista de creación en cada unidad en su desarrollo de vida.

  Si iniciamos la comprensión como semejanza de lo perfecto o perfección que el ser humano puede llegar a alcanzar en su proceso evolutivo como ente de conciencia, y en relación con lo natural o de naturaleza, tenemos que la perfección como reflejo, puede ser vista en sus dos aspectos, tanto en lo esencial como materialmente, como así es en el Sol y en el diamante pulido, que son dos expresiones como ejemplos de que, lo que desarrollamos a nivel interno, también se da como reflejo en lo externo y viceversa, siendo esto un ejemplo a tener en cuenta en nuestra investigación de la vida en sus diversas facetas, para ver que vamos por buen camino, ya que no nos apartamos del conjunto en su orden natural:

  Veamos el Sol como fructificante y contribuyente dador de vida, esencialmente natural; y el diamante pulido como expresión reflejo comparativo del alma humana hacia su máxima potencia y brillantez; por lo que, la semejanza del diamante, o perla pura, visto espiritualmente como perfecta manifestación de cumplimiento, sin ser establecido como una expresión de vanidad o poder social o económico, sino como simbolismo de perfección espiritual.

  Visto así desde esta perspectiva como reflejo, no miraremos a lo diverso externo finito como una culminación de perfección, sino a la unidad interna infinita como Luz del alma en su desarrollo. Y así iríamos poniendo ejemplos en base a lo natural, para no distorsionar con dogmas establecidos por la comprensión o intereses humanos, que no se ajusten a tal realidad de vida, con sus reflejos de semejanza naturales.

Iostako Maraltrix