55 ¿El universo está regido por Leyes?

  Esta pregunta infiere en uno de los temas de debate entre los humanos, puesto que, como en todo, existen diferentes opiniones, aunque estas sean en muchos casos al mismo tiempo complementarias.

  Y una de las cuestiones que más afloran, dado el planteamiento que se verifica en base a algunos textos tenidos por sagrados, es el consabido tema del bien y del mal, establecido como consecuencia ajena, por algunos dogmas religiosos, cosa esta fuera de toda lógica natural, si aplicamos y atribuimos el Atributo de Justicia al Creador de la vitalidad humana. Pues en todo caso, tal polaridad de bien y mal, solo puede certificarse en el supuesto macrocósmico, como dos fuerzas ciegas que existen y coexisten en el universo, y con las cuales los humanos deben al mismo tiempo coexistir y concienciar, para ser capaces de visualizar su acción o influencia, y en base a la Ley de afinidad y atracción por la cual se rige y mueve el ser humano aún sin saberlo, puesto que en tal Ley de afinidad mental, atraemos lo semejante a nuestro pensamiento.

   Por eso mismo, sería un absurdo el calificar el mal como algo a lo que no podemos resistir, o que ineludiblemente debe de pasar sin estar sujeto a Ley, y como si nada ni nadie pudiera resolver. Siendo esta idea dualista de bien y mal, utilizada por representantes llamados directores de almas, influyendo un temor irracional a sus dirigidos, sin comprender la verdad y Ley de causas y efectos.

   He aquí el por qué también de la mala interpretación que se da del llamado anti-cristo, excusa que muchos se han cuidado de divulgar como cosa venida de fuera, dándole un carácter de amedrentamiento, sin aclarar que toda fuerza considerada negativa en la que debemos de temer como principio en todo caso, está y se origina en el ser humano con su orgullo, egoísmo     y vanidad,  dándole fuerza con su ignorancia, mas que una fuerza venida de afuera. Pues en verdad que nadie atrae mas que aquello a lo que está dispuesto, por la propia Ley de afinidad y atracción.

   Veamos también la expansión y contracción como Ley promotora de vida, con su Ley simultánea de materialización y desmaterialización, y completada a su vez con la Ley de Analogía y Causa-Efecto. Dándonos en conjunto, una visión de comprobación necesaria en toda investigación concerniente al ser humano, donde nos podemos apoyar para la resolución de nuestras propias decisiones de cumplimiento y dirección personal.

   Por lo cual, en todo ello podemos apuntar, que toda idea de caos contingente sin explicación de Ley, no va en orden a la observación de todo lo existente en la naturaleza que nos rodea, con sus Leyes que la gobiernan de forma cíclica, y en base a una creación evolutiva, en armonía con la idea tanto espiritual como científica.

Iostako Maraltrix