58 Las Tres puertas de la vida

  El ser humano, como unidad de vida creada con el don de semejanza, posee tres puertas simbólicamente hablando, como vías de entrada en su orden esencial caritativo, a saber:
  La primera puerta que entra en acción caritativa, es la luz del alma, en su proceso de vida consciente, como conciencia natural, manifestándose a nivel de toque de conciencia como sensación; pero como está unida a la materia (esencia de materia original) con la que el espíritu-ser humano es formado en su principio de creación, y como encarnativo en el primer mundo de la pluralidad de mundos, todavía no se ha cargado con los agregados de esencia de materia por desarmonía e incumplimiento a la Ley de Amor, Paz, y Caridad. El espíritu, como niño en desarrollo, tiene el lenguaje del espíritu nítido y a flor de piel, pero no sabe valorar en profundidad tal facultad natural del lenguaje espiritual, y en relación y comunicación con su Ángel guía y protector, que espiritualmente por el Atributo de Caridad le dirige, siendo este la segunda puerta, y del que recibe los avisos y los toques, que le conduzcan por el camino de su perfeccionamiento espiritual:

  El espíritu-ser-humano, en principio desciende por causa de la materia, y desoye muchas veces los toques de su conciencia. Por eso, la segunda puerta o factor esencial caritativo, que es el Guía en acción de enseñanza,  va conduciendo a su hermano encarnativo por el camino del cumplimiento de la Ley; mas si el espíritu joven hace oídos sordos, y se deja arrastrar de la tendencia material, el Guía no se lo puede impedir, por conservar el espíritu joven su libre albedrío, por lo que va descendiendo  por la escala de los mundos de descenso, hasta llegar al planeta Tierra, como todavía es último mundo de descenso o materialización. Por tal circunstancia, el ser humano con su estado de materialización perdió capacidad de lenguaje, que tiene que volver a recuperar en forma consciente. Por eso mismo la segunda puerta pasa a primera, porque la que fue primera en el humano ser, con su Luz, vida, e inteligencia, pasó al perder conciencia a segunda, para con la ayuda de su Ángel guía volverla a recuperar en forma consciente, puesto que en principio cuando fue creado, como espíritu niño, en su primera encarnación es  sencillo e ignorante de su realidad arquetípica por causa de la materia; o sea, se comporta y actúa como una conciencia inconsciente por falta de desarrollo.

   Y finalmente tenemos la Eterna e Infinita Tercera puerta, que es la Universal. Por eso se dice que DIOS está en todas partes y en todo lugar, por ser este inmutable como esencia increada del Todo en todo. Pues esta esencia incólume del Padre eternamente en el hijo, como deseo cósmico, e inmutable, ni se altera ni se modifica en su aspecto o cualidad intrínseca, aunque se mueve en acción caritativa sutilmente, imperceptiblemente y constantemente, por ser la propia vida constante dentro de la eternidad, y al mismo tiempo la esencia más sutil, puesto que no es alterada por los agregados de esencia de materia, acumulados por  incumplimiento, como así es alterada la primera puerta o Luz del lama, como vía de entrada caritativa de la conciencia, que se ve obligada al descenso por causa de la materia acumulada.

Iostako Maraltrix