03 Homosexualidad-Paternidad-Aborto

     Sexualidad-Homosexualidad-Paternidad-Aborto

  En estos tiempos actuales, dadas las corrientes de liberalismo mal entendido que van aflorando en base a ciertos hechos naturales controvertidos en la sociedad en que vivimos, el ser humano se ha desbordado apartándose del orden natural de las cosas, confundiéndose con los derechos y deberes que corresponden a cada cual. Temas candentes que implican a toda la sociedad en general, como son: La sexualidad; la homosesualidad; la paternidad y el aborto.

  La sexualidad, tal como la conocemos, es derivada de la división y establecimiento de la polaridad de sexos, a partir de la segunda época de la Tierra, dando por resultado lo tuyo y lo mío, y reforzando con tal división el orgullo, egoísmo y vanidad humana, disgregándose en familias, castas, razas según el clima, reinos y naciones. Si bien la causa de la división de sexos se debió al no acatamiento del orden de naturaleza establecido en la primera época de la Tierra, tuvo un objetivo claramente prioritario dentro de la Ley del Amor como perpetuación de la especie; al mismo tiempo de permitir al humano, un reflejo en el plano físico de lo que es el goce espiritual de las almas liberadas.

  La homosexualidad como reflejo de tal polaridad, si buscamos su primitivo origen, deriva de la primera época de la Tierra, donde el ser humano era hermafrodita: tenía los dos sexos para no disfrutar de ninguno. Por lo que la reencarnación se efectuaba en la misma tierra, por no existir la procreación que actualmente conocemos.

  Si bien es verdad que el hecho homosexual en sí mismo no es ninguna enfermedad, el que es poseedor de ella lo tiene como cosa intrínseca, no pudiendo eludirlo, semejante a cualquier otra facultad humana. Por lo tanto, el ser humano homosexual debe de asumir su realidad por ser justa ante la Ley de Causa, sin ser objeto de descriminación. Semejante a los que vienen con el síndrome de Dow, no significando esto ningún criterio peyorativo. Es su misión y deben de asumirla dentro de sus consecuencias tambien naturales. Eso no quiere decir que el homosexual no esté capacitado para tener hijos. Digo esto, porque los que sientan la necesidad de tenerlos, deben de buscar su opuesto complementario apropiado sin engaños, y asumir el orden natural establecido, de que la paternidad se debe exclusivamente a la polaridad padre madre. Pues este es el rol que establece la naturaleza, tanto en uno como en otro caso; o sea, tanto en hombre como en mujer. Por eso, en cuanto a la educación y desarrollo de los hijos, debe de efectuarse tambien en base al orden establecido por la naturaleza de la paternidad natural. Aunque también es verdad, que todo el que cria y educa, tiene una connotación tanto material como espiritual, de paternidad.

  Y en cuanto al aborto, como una de las vergüenzas generalizadas en esta humanidad, no es algo que se pueda plantear aisladamente, por ser parte de un engranaje que abarca todos los aspectos de la vida social. No obstante, existen en base al aborto una serie de justificaciones, que por ser netamente personales, no vamos a enumerar ni acusar. Pero sí que faltaríamos a la Caridad espiritual, si no pusiéramos de relieve sus significados y consecuencias dentro del hecho existencial de la procreación. Pues sin procreación, en este mundo no existiría la reencarnación ni la regeneración del ser humano.

  Para que el ser humano, o bien el espíriru; alma; vitalidad; inteligencia; o como le queramos llamar porque para el caso es igual, no podría efectuar su desarrollo si no tuviera un cuerpo físico, por ser este la resistencia de calentamiento por medio del cual poder asumir toda la carga de sensaciones, emociones, sentimientos, vicios y pasiones acumulados a través del tiempo y el espacio en sus sucesivas reencarnaciones. El ser humano sin el cuerpo no tiene la resistencia apropiada para poder evolucionar.

  He aquí la gran importancia que tiene, la de proporcionar un cuerpo físico una pareja, para que un espíritu humano pueda desarrollarse. Si bien en igualdad de circunstancias, el espíritu humano con polaridad de mujer, por causa de la procreación, tiene más progreso por la labor efectuada, que el hombre. Por lo cual, la sociedad en general, sí que debería tomar conciencia a este hecho tan significativo de la procreación; y todavía más, estando en los momentos actuales en una época de transición por la que está pasando el planeta Tierra, todos deberíamos de asumir el hecho de la procreación para que no existiera ningún aborto, y todas las inteligencias que forman el conjunto de la humanidad, tanto las que están en el plano físico, como las que se encuentran en estado libre de cuerpo en espera de reencarnar, también tuvieran su oportunidad de vida y desarrollo.

  Después de todos estos hechos expuestos, que cada cual juzgue en conciencia y se responsabilize de sus juicios y opiniones, como el que subscribe se responsabiliza ante DIOS y ante la Ley, de lo expuesto.

Iostako Maraltrix