08 La Oración y el Lenguaje espiritual

Comprensión con los espíritus

  La palabra Oración, en general no ha sido bien comprendida, puesto que para ello no existen acepciones, como sectas y religiones han establecido sus predilectos, llámense sacerdotes, pastores, rabinos, santones, etc. La Oración solamente pronunciada con los labios solo la oyen los materiales, o sea los espíritus que en materia se hallan en este destierro. Que los hombres materialistas admitan el rezo expresado vocalmente no es de extrañar; pero en cuanto a Deístas y Espiritistas que saben que Dios es Espíritu, y que para entenderse con El, es el lenguaje mental, el lenguaje de los Espíritus, el único con el cual nos entendemos con Dios; como los hombres materiales utilizan el lenguaje vocal para entenderse. No obstante, la responsabilidad ante el Padre (DIOS), está en relación directa de los conocimientos adquiridos.

  ¿Quién es ese Ser Creador Universal que unos llaman Dios, otros Jehová, otros Alá, etc.? Lo habéis sabido definir? puesto que lo hacéis materia unos, esencia otros, y algunos dicen que es imaginario y existiendo, por lo tanto, sólo en imaginaciones calenturientas. Mas otros también han adelantado algo y han dicho que Dios es Naturaleza y que ha fijado su trono en el Sol.

  Tengamos presente que DIOS se hace visible como semejanza de Luz, y antes dejaría de ser Dios de Amor, Paz, Caridad y Misericordia que esconderse a los ojos de sus hijos por criminales que estos sean; pero es también la Esencia de Justicia, por lo cual solo deben conocerlo y comprenderlo los que por el cumplimiento de su mandato de Amor, Paz y Caridad, establecido como semejanza en conciencia de la Luz del Alma, se hacen dignos de ello. No de otro modo se puede conocer la verdadera Justicia Divina de que tanto hablan las religiones.

  Desde que los primeros Espíritus encarnaron en la Tierra no ha dejado de existir la comunicación entre los libres y encarnados. ¿Si así no hubiese sido, sería DIOS Padre de Bondad y Misericordia? Hagamos por un momento Ser material al Creador de todo el Universo:

  ¿Habéis hallado algún Padre material que, teniendo amor a sus hijos, se esconde para que no lo vean y les niegue un lenguaje para que no lo comprendan, por criminales que hayan sido, cuando vuelven arrepentidos y sumisos a la voluntad paterna? ¿Lo habéis hallado que prohíba a los hijos dóciles y sumisos la comunicación con sus hermanos extraviados y rebeldes? Con seguridad que no habréis hallado ninguno. ¿Cómo pues, pretendéis hallarlo en un Ser que es todo Amor, Bondad, Paz, Caridad, misericordia y Justicia Infinita? ¿Es que no lo habéis comprendido? No puedo creer que todos seáis ignorantes, por cuanto no soy el primero que ha comprendido a los Espíritus y su lenguaje. En mi juventud material me enseñaron un lenguaje para hablar con los hombres y dijeron que con el mismo había de hablar con Dios. ¿Qué significa eso? ¿Qué hay gran interés en ocultar la Luz? ¿Será por amor y caridad o por puro egoísmo de los que vieron y comprendieron? Los hermanos libres me anuncian que ya ha llegado el tiempo de separar la cizaña del buen grano, para que la humanidad goce de la Luz de la gran antorcha.

  El Lenguaje espiritual es la meditación, y por medio de ella no comprendemos con los espíritus libres como con la palabra entre los hombres, pero para esta comprensión es preciso el cumplimiento de la encomienda (de amor, paz y caridad) y dirigir en un todo el pensamiento a Dios separándole de toda cosa material y sin pasión ni rencor contra ningún hermano. Téngase presente que siendo el Padre la Esencia de Justicia no puede dar ni quitar a ninguno la comprensión que se haya ganado en lo espiritual, tanto al espíritu libre como al encarnado, pues si así no obrara no sería Dios Justicia, como no sería Caridad si nos prohibiera la comprensión con los hermanos desencarnados cuando lo merecemos.

  Los espíritus guías protectores están ligados a los protegidos fluídicamente, y en todos nuestros actos nos recuerdan la encomienda (en la lucha del deseo de hacer algún mal, el remordimiento de la conciencia es el aviso del guía protector). Los que no están acostumbrados a relacionarse con ellos dudan al principio por falta de fe: pero el que tiene fe en los atributos divinos y es constante en sus trabajos espirituales, pronto los vence, mas ¡desdichado el que pretenda llamar a los espíritus sin cumplir la encomienda y estudia solo lo que otros escribieron!

  Algún espiritista ha dicho que solo podemos comunicarnos con nuestro guía protector, pero esto fue una equivocación por cuanto aquel no pudo comprender la elevación con los espíritus, pero no sucederá tal en lo sucesivo siguiendo las instrucciones que damos en este opúsculo, y no porque quisiera equivocarse. Los hombres tenemos libre albedrío para obrar y cumplir, y según sean las obras y el cumplimiento, son las relaciones más o menos frecuentes y elevadas.

(Ver: “Instrucciones a los espiritistas que deseen seguir con fe la escuela espiritista”)