(16) Sobre el ánima viviente y el espíritu vivificante

  ⇐ La Unidad de las Iglesias Cristianas

  Como siempre, sin mas ánimo que el cumplir con la recomendación bíblica de escudriñar las Escrituras, aunque también con el firme propósito de abrir vías de encuentro y Unidad entre las Iglesias Cristianas, en estos momentos como Cuerpo diverso establecido en el tiempo por los hombres, y en base a un centro común, el de las Escrituras Bíblicas, ahora para la formación de un gobierno conjunto Espiritual Universal de compensación, como base y sustento, para cuando el Reino de DIOS establecido en el Cielo, se haga realidad después del Juicio de mayorías.

Génesis 1:20 Y dijo DIOS: Produzcan las aguas reptil de ánima viviente, y aves que vuelen sobre la Tierra, en la abierta expansión de los cielos. 9:10 Y con toda alma viviente que está con vosotros, las aves, los animales, y de toda bestia de la Tierra que está con vosotros; desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la Tierra.
2:7 Formó, pues, JEHOVÁ-DIOS al hombre del polvo de la tierra (esto fué en la primera epoca de la Tierra, que eran hermafroditas y tomaban el cuerpo de la naturaleza; porque en la segunda época, con la caída, venían por la procreación de la primera pareja, Adam y Eva; por eso tenían ya los dos sexos), y alentó en su nariz soplo de vida (el oxígeno, vida de DIOS); y fué el hombre en alma viviente. La expresión de alma viviente es por estar en un cuerpo, o sea encarnada, por eso se la denomina viviente.

 Proverbios 13:2 Del fruto de su boca el hombre comerá bien: mas el alma de los prevaricadores hallará mal. Hallará mal como futuro trascendente, es decir al cuerpo físico.

Ezequiel 18:20 El alma que pecare, esa morirá. Porque tendrá muerte segunda. El hijo no llevará por el pecado del padre, ni el padre llevará por el pecado del hijo: la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.

Mateo 6:25 Por tanto os digo: No os congojéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir: ¿No es la vida (del alma, o del espíritu) mas que el alimento, y el cuerpo que el vestido?
10:28 Y no temásis a los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar: temed antes a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo (ánima viviente) en el infierno. Este destruir no es literal sino un cambio de posición de vida.
22:37 Y Jesús le dijo: Amarás al «Señor tu DIOS» de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente. Aquí pone el ejemplo del corazón, tantas veces repetido en las Escrituras, por ser el corazón el santuario del alma como mente, para el crear y formar pensamientos.
Deuteronomio 6:5 Amarás a JEHOVÁ tu DIOS (JEHOVÁ-DIOS Padre-Madre), de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder.
30:14 Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Es la Palabra de DIOS, que en el santuario del alma con conciencia, inteligencia y mente, desea ser cumplida.

Proverbios 2:10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, y la ciencia fuere dulce a tu alma. 11 El consejo te guardará, te preservará la inteligencia. ¿No apuntan estos dos versículos, a que el alma es portadora de Luz, vida e inteligencia?

Salmo 131:2 En verdad que me he comportado y he acallado mi alma, como un niño destetado de su madre. Como un niño destetado está mi alma. El alma, como conciencia por estar la conciencia en el alma, visto esencialmente, no debe ser acallada, por eso dice ser destetada, de su orden facultativo natural.

Romanos 13:1 Toda alma se someta a las potestades superiores; porque no hay potestad sino de DIOS; Y las que son de DIOS son ordenadas.
   El alma humana como imagen de DIOS el Padre, en alma viviente en el cuerpo físico (Génesis 2:7), debe someterse al Mandato del Padre si quiere ser participante de la regeneración, purificación, redención y salvación. Y los demás seres vitales son poseedores de ánima viviente, pero en su escala de naturaleza, no como la humana.
Génesis 1:24 Y dijo DIOS: Produzca la Tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie: y fue así. 2:19 Formó pues JEHOVA-DIOS de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y trájolas a Adam, para que viese como les había de llamar; y todo lo que Adam llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.
Y en general, DIOS, el Padre, establece el pacto de naturaleza con toda su obra como Creador, y especialmente con sus hijos. Génesis 9:9 Yo, he aquí que yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestra simiente después de vosotros. 10 Y con toda alma viviente que está con vosotros, de aves, de animales, y de toda bestia de la tierra que está con vosotros; desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra.

Salmos 146:1 ALABA, oh alma mía, a Jehová.
4 Saldrá su espíritu, tornárase en su tierra: en aquel día perecerán sus pensamientos. Cuando habla del alma es puntual, cuando habla del espíritu es en conjunto, con la carga del aguijón de muerte.

Job 11:20 Mas los ojos de los malos se consumirán, y no tendrán refugio; y su esperanza será agonía del alma. Por no ser salva.
27:2 Vive DIOS, el cual ha apartado mi causa, y el Omnipotente, que amargó el alma mía. 3 Que todo el tiempo que mi alma estuviere en mí, y hubiere hálito de DIOS en mis narices.
El alma (imagen) es la vida interna (semejanza Padre); y el álito de DIOS como oxígeno (semejanza Madre, interna-externa). Por eso el mandato es del Padre, y la enseñanza de la MADRE.
Cuando dice que el alma está por un tiempo en el cuerpo, es porque trasciende este.

Eclesiastés 3:21 ¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres suba arriba, y que el espíritu del animal descienda debajo de la tierra? Aqui vuelve a hablar del espíritu como conjunto de vida. 12:7 Y el polvo (cuerpo) se torne a la tierra, como era, y el espíritu se vuelve a DIOS que lo dio. Luego el alma forma parte del espíritu, con su responsabilidad en el cumplimiento del mandato del Padre.

Efesios 4:30 Y no contristéis el Espíritu Santo de DIOS, con el cual estáis sellados para el día de la redención.

1ª Corintios 15:45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adam en ánima viviente; el postrer Adam en espíritu vivificante. Anima viviente por dar vida a un cuerpo físico; y espíritu vivificante por su potencia de Luz. Aquí se ve entre el primer hombre y el postrer hombre, cubriendo todo el proceso de regeneración, purificación y salvación.

1ª Pedro 1:22 Habiendo purificado vuestras almas en la obediencia de la verdad, por el Espíritu, en caridad hermanable sin fingimiento, amaos unos a otros entrañablemente de corazón puro. Está claro que si el alma se purifica es trascendente del cuerpo.

⇐ La Unidad de las Iglesias Cristianas www.iglesias-cristianas.com
Iostako Maraltrix