24 Universidades libres como Salvación

   Barcelona 30 de Julio 2015

POLÍTICA DE INVESTIGACIÓN CIUDADANA

  Las sociedades en general, a pesar de las diferentes creencias religiosas que nos hablan de las bonanzas del espíritu, unas veces por supuesta ignorancia y otras veces por malicia, al sujetarse más a los intereses dominantes de este mundo, han seguido más el camino de la dominación de voluntades poniendo como temor las penas eternas a su servicio, pero al mismo tiempo ostentando el poder material y económico; Más que la Salvación por medio del común hacer moral social en beneficio del espíritu, o sea de todos.

   Y aquí es donde se ha extendido la brecha entre los dos mundos; el mundo espiritual con la salvación del espíritu, y el mundo de los intereses exclusivamente materiales. La predicación por medio de la mente engañosa en todos los ámbitos, y los hechos no afines con tal predicación.

   A lo largo del tiempo, las puertas del conocimiento en todos los ámbitos ha sido imparable, siempre en sus dos vertientes, positiva y negativa supuestamente complementarias, pero siempre hacia adelante a través de la ignorancia y ambición humanas, porque en el campo espiritual llamado religioso no siempre se ha estado a la altura, por doblegarse a los poderes materiales en detrimento de las facultades del espíritu, que puestas en juego para el bien común son la salvación del mundo. Cosa que se ha visto ahogada paradójicamente por los llamados dirigentes de la fe.

   Pues bien: Ya que los que ostentan la dirección de los poderes y facultades de los espíritus humanos, no han sabido traer el Cielo a la Tierra, son ahora las fuerzas políticas en adaptación al progreso, que deberían propiciar la libertad de los espíritus, para que sus facultades entren en juego y abran el camino de un nuevo orden social sin exclusiones.

   Y para ello no hay nada mejor que iniciar el recorrido que hace siglos se debería haber hecho, y es el de la formación de “Universidades libres”, sin imposición de asignaturas no deseadas, y donde cada uno, y en común diversidad de facultades, todos pudieran desarrollar su facultad al servicio de la sociedad sin estar atado necesariamente a un título no deseado ni propiciado, porque en “Ellas” no habrían necesidades, al poderse ver y expresar la capacidad intelectual de cada uno en beneficio de todos, por lo que hoy no es así, viéndose que los hay que tienen título sin capacidad y otros tienen capacidad sin título por carecer de fondos, siendo lástima que se desprecie al igual semejante a un campo árido, pudiendo trabajar los Agrónomos, por hacer antes los sondeos internos para que el agua nunca falte; siendo como es la Tierra rica de grandes manantiales subterráneos a varias profundidades. ¿Podremos dar culpa a Dios de nuestra desorganización, dentro de la organización armónica de lo creado? No, por ser nosotros la mano de obra inteligente para la organización Universal humana, que si primero se construyera en beneficio de todos, después se reconstruiría, y entonces no valdrían los títulos, sino las capacidades, por ser Dios que a cada uno da según conviene, para beneficio y provecho de todos. Eso haría mirar al hombre por su capacidad y no por su título, por comprender que todo conocimiento viene de lo espiritual para beneficio de todos.

Iostako Maraltrix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 Caracteres restantes

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escriba la palabra de seguridad que se muestra en la imagen (puntos incluidos).
Anti-spam image