26 Punto justo de inflexión social

  Barcelona 2 de Agosto 2015

                                        POLÍTICA DE INVESTIGACIÓN CIUDADANA

   La política vista desde el punto de vista total es Unidad y esta nunca está disociada del conjunto; por eso, el objetivo último es practicar las cosas de la UNIDAD=VIDA=DIOS, en ecología, descubriendo el bien común de la Vida en todo.

  Seamos pues apercibidos en el sentido de crear de veras Una Sola Nación Mundial, por participar todos aquellos que sienten la Unidad y Unión con todos en su Humanismo.

   Por tanto, aunque asumiendo esta idea original de la Unidad, la acción inmediata a llevar a cabo, es la de establecer como principio unos postulados básicos de supervivencia, y que la sociedad en su conjunto debe de soportar de forma equitativa todos sus miembros, pero bajo el cumplimiento de la norma soberana de “Dar a cada cual lo suyo, desde la Justicia igual para todos”. Y con esta premisa todos puedan ser libres de ganar todo el dinero que quieran, pero no acosta de la miseria del prójimo, sino por sus propios méritos.

   No obstante el ciudadano debe de saber, que el hecho de tener una posesión, no es garantía de ser rico. Pongo un ejemplo: El que subscribe, actualmente tiene un piso alquilado, pero el beneficio del alquiler lo emplea en alquilar otro piso para vivir; luego entonces uno va por el otro. Si esto lo aplicamos a un nivel más alto, podemos ver a un gran empresario con una fábrica, pongamos el caso de cien trabajadores y lo juzgamos como si fuera un potentado por tener dicho negocio, pero se puede dar el caso de que necesite para mantener tal status una gran inversión e infraestructura y un riesgo en el mercado de sus productos, luego no necesariamente se ajusta a nuestro criterio y fácil juicio, pues puede ser mucho menos rico de lo que le atribuimos.

   Si analizamos a nivel global de cómo se mueve el mundo y somos capaces de encontrar y cumplir con el “Punto justo de inflexión social de supervivencia”, que es el que nos interesa a los ciudadanos de a pie, veremos que los grandes capitales, tanto si son bancarios como industriales, se dividen en grandes bloques de poder multigubernamentales, pero el sistema del que se valen actualmente tales poderes económicos, todavía es mantenido y justificado por gobiernos puestos en el poder democráticamente, siendo el ciudadano solo un medio y un número utilizado en su macro desarrollo económico sin paliativos.

   Por eso, tales poderes dominantes en el mundo, actualmente cada vez tienen más riqueza, más ganancia y más poder, porque a más ganancias más defraudación en paraísos fiscales. Entonces se ven abocados a ser cada vez más grandes y dominantes, porque el exceso de capital lo utilizan para comprar y anexionarse más bancos, más industrias, más infraestructural; o sea, más privatizaciones aunque sean estas del erario común de la sociedad, y con las que sojuzgan al ciudadano, que no se ve suficientemente apoyado en sus derechos por las fuerzas políticas del momento.

   Por lo tanto es imprescindible que sean mantenidos dichos “servicios básicos inamovibles de supervivencia ciudadana” ante estos grandes bloques que se reparten el mundo, y donde no tienen en cuenta tal “punto de inflexión”. Y este punto de equilibrio social, es el que la ciudadanía debe de reclamar a los grades poderes actualmente defraudadores, con el Lema “A cada cual lo suyo, pero siendo la Justicia igual para todos”.

  Aunque también es verdad que en estos momentos en España, a pesar del cerrojazo que intentan poner los medios de comunicación interesados, a los ciudadanos despreocupados e inmovilistas de la verdad sociopolítica descabellada actual, una Luz sobre un monte no se puede esconder, puesto que el llenar las arcas a costa del recorte ciudadano conlleva en muchos casos una consiguiente defraudación, y esta situación y sistema impuesto externo interno, no se puede aguantar como insostenible.

   El mundo y la sociedad debe de poner la vista en un Gobierno mundial, Sí, aunque cubiertas las necesidades universales de “sanidad, educación y sustento de alimentación básicas”. Para ello debe de existir también una política de educación ciudadana donde el trabajo sea repartido entre todos, y no que se creen lagunas llenas de mosquitos generadores de malestar. Pues, una política en base a esa justa moral social aludida como punto de inflexión justipreciado, y que dice: “El que no trabaja no come y solamente tiene derecho tal ciudadano a no morirse”, solamente es justificable a partir de poder tener opción a un trabajo garantizado disponible y si este lo soslaya y no cumple.

   A todo esto expuesto, las excusas justificativas de los gobiernos, de Pobreza energética, falta de trabajo y desregulación de los bienes públicos no debería tener sentido y cabida, en esta sociedad todavía maniatada por malas prácticas y deficiencias políticas. Y eso lo estamos viendo como el ciudadano ya no se va dejando engañar si los hechos no acompañan.

   Como podemos considerar, todo lo expresado aquí no tiene nada de especial porque es algo que se palpa en el ambiente, y ya empieza a ser vulgarmente reconocido por los ciudadanos que se preocupan por el conjunto social, luego ya es más de lo mismo como repetitivo.

   Si el sufrido lector ha sido capaz de llegar hasta aquí, con su tiempo y dedicación, solo me resta darle las gracias, habida cuenta de que es individualmente responsable, no solo ante la Ley sino también en la sociedad en que vive, para que sea más justa y solidaria con sus congéneres ciudadanos.

Iostako Maraltrix