30 Orden Natural Sociopolítico y Auto determinación

   Barcelona 29 Septiembre 2015

POLÍTICA DE INVESTIGACIÓN CIUDADANA

Orden Natural Sociopolítico y Autodeterminación

   Desde una perspectiva global, más bien en relación con el Orden Cósmico, no catalogado por la mente humana en el tiempo en cual vive, puesto que no es nada más que una mera marioneta movida como instrumento inconsciente de cambio, no obstante consciente en sus movimientos sociopolíticos en el estrecho margen de su libre albedrío. Toda fuerza política en su margen de acción, en primera y última instancia, debería contemplar cómo se mueve tal Orden Natural de las cosas, para tener un principio de cómo abordar toda idea en su deseo de Autodeterminación sociopolítica, que pueda cubrir sus deseos de autogestión económica correspondiente; pero no de desvinculación de una unidad central formada por todos de forma indistinta, puesto que eso sería el situarse en contra del Orden Natural de las cosas. Por eso mismo, hay que compaginar la idea de la Unidad Nacional que es diversa, con la idea de libertad de autogestión de una parte de su diversidad; y este movimiento de Autodeterminación visto como secesionismo, no es tal si se aplica la Ley cual rige en el Orden Cósmico, como Orden Natural de las cosas, cuanto más en el plano sociopolítico a regir por los pueblos.

   Visto esto, hay que tener claro cuál es el movimiento de Ley que debe de presidir la política de los pueblos en el siglo XXI. Y Este movimiento está impulsado, visto tanto interna como externamente, porque se sujeta a Ley Cósmica: Pues si observamos todo movimiento que implique vida en la amplia diversidad, todo es movido por un par de fuerzas, que aunque se expresen opuestas no obstante son complementarias, en su impulso de Auto transformación evolutiva en su propia unidad individualizada; y eso lo podemos observar también en las células humanas cuando se dualizan para generar nuevas formas. También con el hombre y la mujer, que siendo una dualidad, no obstante trabajan en unidad para cumplir su función dentro del Orden natural de las cosas establecido, y así todo.

   Si sacamos una consecuencia lógica de Ley, dentro del Orden natural, esto nos lleva a plantearnos justamente, que todo movimiento en el orden sociopolítico, debería de estar presidido por un esquema federativo que pueda permitir aquellos nuevos impulsos de gestión ciudadana, legitimados por una lengua e idiosincrasia particular dentro de su proceso histórico. Y el ejemplo más genérico de Autogestión como movimiento de vida en el orden sociopolítico, lo podemos observar a semejanza en los átomos, que son los constructores de la existencia tangible de vida humana, moviéndose en plan federativo, donde los electrones no deciden desvincularse definitivamente de su centro común, aunque sí puedan guardar entre ellos diferencias cualitativas pero no en su movimiento de Ley que es unitario.

   Según esto, nos podemos plantear políticamente, cuál puede ser el justo movimiento de Auto determinación; y éste ineludiblemente pasa a través de un proyecto federativo donde con libertad pueda gestionarse en su orden de derecho democrático, que es lo que rige hoy en día, en su proceso a una mayor comprensión Social Humanista Universal. Esto es la consecuencia de aplicar el Orden Natural que es federativo, para resolver las reivindicaciones naturales.

   Conclusión: Según el Orden Natural de las cosas no manda nadie y mandan todos. Por eso no puede haber un partido político como gobierno ni un presidente en la Moncloa (España), que legisle una nación con su egocéntrico. Por lo tanto el objetivo es: ¿Cómo se puede gestionar una autodeterminación ciudadana de derecho, en un estado de Derecho regido según el Orden Natural de las cosas como Orden Cósmico? Todos deben de estar vinculados a un Centro Común, formado por todas las fuerzas políticas semejante al gobierno Europeo pero sin lobbies; y cada partido político en función, tendrá su voto correspondiente según le haya correspondido en las elecciones, para decidir todo aquello que sea correspondiente a recursos, sanidad, educación, trabajo, pensiones, infraestructuras, etc. para toda la nación. Y las autodeterminaciones a que hubieran lugar, como Comunidades, pudieran continuar percibiendo su fondo económico correspondiente según cada cual hay contribuido en justicia sin hacer diferencias, que podrá gestionar según su propia legislación en su gobierno, que también será plebiscitario, a semejanza del Gobierno Central.

   Todo esto quiere decir, que no hacen falta pactos para que mande ningún partido en particular, ni siquiera coaliciones, puesto que eso debe de acabar en cuanto al Gobierno Central, por estar obsoleto, y los propios hechos sociales lo indican. En el parlamento deciden todos según votos sacados en las elecciones; y se acabaron los desaguisados de consensos entre partidos interesados para formar gobierno. Y todo eso debe de ser aprobado por una nueva Constitución a cumplir a rajatabla, si se desea hacer las cosas según marca la Ley del Orden Cósmico. ¿Serán capaces los hombres de comprenderlo? Esperemos sin esperar.

Iostako Maraltrix