35 Hacia una ciudadanía parlamentaria 2016

   Barcelona 27 Diciembre 2015

POLÍTICA DE INVESTIGACIÓN CIUDADANA

Hacia una ciudadanía parlamentaria 2016

   En este año decisivo para España, se hace propicia una nueva forma de enfocar el parlamentarismo, que no ha estado lo suficientemente desarrollado, dada la apatía complaciente de una parte de los ciudadanos pensando solamente en sí mismos, que no tiene acceso a las redes sociales. Por lo que es preciso que se genere una cultura informativa de primera mano en el debate como en este último tiempo se ha ido desarrollando, para que la sociedad vaya avanzando de forma conjunta con una mayor madurez sociopolítica de base.

   Después de estas últimas elecciones del 20D, se ha puesto en evidencia que es preciso cambiar la forma de ir haciendo la política, puesto que la fase de las mayorías absolutas ya toca a su fin, cosa que propicia un cambio decisivo en los planteamientos presidenciales que hasta este momento eran vigentes; Si bien, los ciudadanos hemos ido aprendiendo democracia, y viendo que las debilidades humanas de los políticos en función, han frenado el avance de los derechos sociales y lo propicio para una emancipación ciudadana parlamentaria; aunque por otra parte haya sido fomentada tal emancipación, por las ideas de autodeterminación de los pueblos. Cosa que ha tenido y tiene que ver más que nada el factor económico puesto en juego; aunque existiendo todavía el temor ciudadano, y la desavenencia provocada por los malos ejemplos de gestión dada la prevaricación de los poderes políticos, que han socavado la credibilidad de sus funciones legislativas.

   Hasta el momento presente la investidura de la presidencia era de un solo presidente mediático, como macho alfa en el poder; pero ahora la sociedad necesita mayores garantías tanto de soberanía, parlamentarismo como de buena gestión sin posibilidades de fraude. Por eso es preciso la aprobación de puntos concretos de programas políticos afines, gestionados por un mínimo de 5 partidos responsables en función legislativa y 3 presidentes electos como tripartito presidencial en función de votos alcanzados, formando en conjunto una “Junta ejecutiva presidencial parlamentaria vinculante”, que sea la que exponga, debata, apruebe y explique de forma argumentada los acuerdos alcanzados a la ciudadanía.

   La política la marcan los hechos y situaciones provocadas por los intereses humanos, no por la naturaleza universal. Estamos inmersos en una Monarquía Parlamentaria, y eso da derecho constitucional a los ciudadanos a ser parlamentarios junto con sus representantes políticos, tanto en el ámbito estatal interno, como en el ámbito internacional externo. Luego el pueblo debe de decidir sus relaciones en ambas partes, aunque en mutua correlación de fuerzas como aliados implícitos, y ateniéndose a las consecuencias de sus propias decisiones, ejerciendo el parlamentarismo que le compete por derecho constitucional.

P.D.  Barcelona 28 Diciembre 2015
  Dada la situación política de no mayorías absolutas, la energía nos dirige, según hechos, a un cambio político en la forma de gobierno, dado que la investidura de un presidente de partido, como parlamentario para iniciar la legislatura ya no funciona, se ha quedado obsoleta. Por lo cual, el «Presidentre del Parlamento» en su función, debería de ser independiente, para no ser obstáculo en la formación de la nueva legislatura; y «este» pudiera informar tanto a la ciudadanía como a la comunidad internacional, de los acuerdos que lleven a cabo las fuerzas políticas, para la buena marcha de la soberanía nacional.
 El Parlamento como único centro legislativo y representante de las fuerzas políticas, debe de tomar una mayor representatividad de los cidudadanos como parlamentarios, con sus votos y referendums. Y los Presidentes de los partidos políticos, como encargados de formar la junta ejecutiva para tomar los acuerdos y resoluciones en unión con los ciudadanos, son los representantes parlamentarios de una parte cada uno de los ciudadanos votantes, y tendrán la competencia de ir aprobando primeramente aquellos puntos afines a sus programas, o bien aquellos puntos necesarios para la buena marcha del pais.

Iostako Maraltrix