04 FUNDAMENTO DOCTRINAL…

FUNDAMENTO DOCTRINAL SOBRE LA BASE DE CONDENACIÓN Y SALVACIÓN

El fundamento base doctrinal de la mayoría de las iglesias está basado en la interpretación de los textos Bíblicos. Y el principal de donde deriva toda su exégesis, es que todo ser humano al nacer está condenado por causa ajena (¿demanda de muerte o muerte eterna?), o sea del primer hombre y la primera mujer como origen de la raza humana (Adán y Eva). Según eso, puesto que todos son culpables y pecadores por derecho heredado, se hace también imprescindible el complemento de un Salvador, Jesús, como Dios encarnado. Si no hay pecador no haya Salvador. El Salvador necesita el pecador para salvarlo y el pecador necesita el Salvador: Si investigamos en tales premisas con la libertad del espíritu, como Jesús enseñó, se nos plantean una serie de preguntas e interrogantes:

1º __ Según el Génesis la humanidad se originó con un primer hombre y una primera mujer. Eso quiere decir que la raza humana está establecida ya en principio en base a la polaridad de sexos, puesto que el “creced y multiplicar” se establece en base a tal polaridad.

2º __ Si el primer hombre y la primera mujer tuvieron dos hijos, ¿cómo se reprodujeron posteriormente? ¿hubo incesto? Según la escritura Caín al ser expulsado se encontró con otra gente que habitaba, ¿de dónde venía esta?

3ª __ ¿Es justa y lícita la interpretación de ser deudores y pecadores por otros? ¿No habrá que investigar y reinterpretar las Escrituras desde su base, con la libertad del espíritu, sin dogmas ni ataduras? ¿Acaso todo está dicho en las Escrituras? Si fuera así tendría que dar respuesta coherente y convincente a todas las preguntas expuestas.

4º __ ¿La muerte Eterna es justa? Según el ejemplo del que roba en la Tierra y es cogido por la justicia y paga condena por ello, después queda libre. Eso quiere decir que su culpa no es eterna. Así mismo en Ley y Justicia no es justa espiritualmente la muerte Eterna. (Por lo cual, la reinterpretación de conceptos es justa y legítima en el ser humano)

 5º __ ¿Quién nos salva? Un Jesús sacrificado, o el cumplimiento de la Ley establecida del Amor al prójimo como a uno mismo? Pues si el ser humano cumple tal Ley del Amor, muere una sola vez en el cuerpo físico que tiene. Si los anteriores a Jesús, muchos se salvaron sin El, entonces es porque cumplieron la Ley que ya esta expuesta en Levíticos.

 6º __ Si dicen las Escrituras que la paga del pecado es muerte, quién le puso la coletilla de Eternamente?

 7º __ DIOS es inmutable. Nadie tiene problemas con EL. A lo sumo los tendrá el hijo consigo mismo ante SU Ley inmutable (que no se inmuta).

  Si el Padre es Eterno, por su misma semejanza el hijo también lo es. Y al Padre no se le pierde ningún hijo . Por lo tanto no está perdido Eternamente, porque el Padre, como ya sabía de antemano antes de crear al hijo, todas las posibilidades por las que el hijo pudiera pasar, de faltar, pecar o no, ya puso los mecanismos precisos como Ley para que estos no se perdieran, ni mucho menos Eternamente.    ¿Por qué le atribuimos esos hechos a DIOS? ¿Es que es menos que los hombres?

  Jesús era el hombre cuando estaba en la Tierra, mas cuando dejó el cuerpo en la Cruz, pasó a ser “Cristo, hijo de iluminación”. Y actualmente es el Regentador Espiritual del mundo, puesto que par El, toda la humanidad de la Tierra compone un solo rebaño.

  Está bien confiar, tener fe y creer, pero es bueno y necesario contactar, y esto exige atención-voluntad-inteligencia. Pues cada ser humano ante la Ley, tiene solamente lo que se ha forjado y nada más: quiero decir que nada hay gratis; ni la tan traída y llevada Salvación, por medio de la cual se hace tanto proselitismo.

  Los que confían en una suprema salvación sin procurar en su propia realización, creyendo que solamente con la fe y la creencia pueden ser salvos, cuando les llegue la hora de enfrentarse consigo mismos en su conciencia ante el tribunal de Justicia Divina, muchos se llevarán un gran desengaño si no actuaron como dijo San Pablo. Pues si el Padre por su Atributo de Amor no castiga ni perdona, tampoco lo hará Cristo así sin más, porque faltaría a la Ley.

Iostako Maraltrix