14 Jesucristo su obra y significado

  Cuestiones básicas sobre Jesucristo su obra y significado

Dios no mandó a la Tierra a su hijo, sino a un hijo, a nuestro hermano, que es un hijo más. Dios no crea hijos diferentes unos de otros, pues en cuando a posibilidades y oportunidades todos son exactamente igual. Pues Dios, nuestro Padre, en cuanto a Atributos en relación con el ser humano, es todo AMOR; PAZ; CARIDAD; BONDAD; MISERICORDIA; INMUTABILIDAD y JUSTICIA. 

  Y por los mencionados Atributos, no vino ni pudo venir ni marchar Jesús y su Madre, de distinta manera que los demás hombres y mujeres, puesto que, cual El dice, no fue único hijo, sino hermano nuestro. Por eso dijo: “Padre nuestro etc.” “Voy a mi Padre y vuestro Padre; a mi Dios y vuestro Dios” mal puede creerse otra cosa. Los cuerpos materiales quedaron en la Tierra porque en ella se crearon; los que se fueron son los cuerpos fluídicos espirituales que trajeron al venir al destierro (planeta Tierra), como trajeron y traen todos los demás seres, y el marchar con más o menos pureza, lo consiguieron cumpliendo la Ley Divina: que nos recomendó como único Evangelio y doctrina para llegar a la Casa Paterna Espiritual.

  La palabra único Hijo adjudíquese a María, por no haber tenido más Hijo que a El, (no a Dios Padre Universal). Y en cuanto a los apelativos de Primogénito- Unigénito, podría referirse en todo caso, a ser el primer hijo que vio la LUZ del Padre en un determinado parámetro existencial o de creación, del cual no podría definir.

  El espíritu de Jesús vino a encarnar a la Tierra con grado evolutivo de Luz, para dar el ejemplo de la Ley Divina y su cumplimiento; no porque anteriormente no se supiera o no se hubiese divulgado. Pues a partir de El, el mundo tomó una mayor conciencia global del Amor Universal. Y el significado de INRI (Rey de los judíos) es: Iluminado- Nacimiento-Reencarnativo- Inteligente. Quiere esto significar, que cuando nació ya vino en grado de Luz, (o sea, en su última reencarnación, por haber pasado por la Tierra ya anteriormente). Mientras estuvo en la Tierra era Jesús, pero cuando dejó el cuerpo en la cruz, pasó a ser hijo de Iluminación, o sea, tomó el denominativo de Cristo (nuestro hermano Mayor).

  Dentro del organigrama de la creación, todos los mundos son regentados por un ser, como responsable del proceso de desarrollo del mundo y sus habitantes. Y nuestro hermano Mayor Jesu-Cristo, es el Regentador Espiritual del mundo (aunque según otras culturas le puedan dar otro nombre), hasta que tenga su misión cumplida. He aquí que, en este mundo, fue el único ser o Espíritu que dijo: “Nadie va al Padre sino es por mí”. Y por su condición de Regente, causa por la cual está estacionado, hasta tener su misión cumplida en este mundo. Y refiriéndose esto, a que él es la puerta como responsable del mundo.

  Jesús, no vino a salvarnos en el sentido literal de la Ley, sino a enseñarnos como nos debíamos de salvar a nosotros mismos, de nuestros vicios, pasiones y malas inclinaciones, y en suma, de nuestra propia ignorancia. Esto está aclarado en el dicho de: “Dónde está OH muerte tu aguijón, OH sepulcro tu victoria” Diciendo que el pecado es el aguijón de la muerte, traducido como absorción de materia, por la acción des armónica ante la Ley. “El que venciere, no recibirá daño de la muerte segunda” (entiéndase por la reencarnación siguiente). 

  Si lo traducimos esotéricamente y lo desarrollamos con Filosofía Científica Natural Universal, todo acto de acción contaminada o proceso des-armónico efectuado por el humano, genera absorción de materia sutil (agregados de esencia de materia), y ésta, siendo pesada, está dentro del campo gravitatorio de la sustancia; y por lo cual dentro de la Ley de gravedad, que actúa sobre la materia en sus diversos grados, es decir en todos los planos de manifestación, sean estos densos o sutiles, y actuando en cada uno de ellos.

Iostako Maraltrix