28 ¿Resucitar? ¿resurrección?

   ¿Es lo mismo resucitar que resurrección?    

  En el desarrollo con la libertad del espíritu, cada ser humano es libre para el reconocimiento de su punto de salvación, no por lo que los hombres le digan según su interpretación o dogma establecido.

  El Alma puede resucitar del cuerpo, o sea desencarnar o dejar el cuerpo, lo que llaman la muerte o morir, pues esta muerte es natural o de naturaleza. Y esto el ser humano lo verifica por el Atributo de Misericordia tantas veces sean necesarias; por eso el dicho de la muerte segunda, que según las Escrituras es resurrección de condenación, o sea solo resucitar o desencarnar para la próxima encarnación o segunda muerte: pues esta otra muerte que es mucho peor, es por la muerte en el espíritu, por la vida disoluta o materializadora en el mundo.

  Y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida (para vida eterna), mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación (para nacer de nuevo).

  Bendito el DIOS y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según SU grande Misericordia nos hizo renacer (volver a nacer) para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible.
Cuando dice que Cristo resucito de los muertos, por supuesto que resucitó de los muertos en el espíritu, de los que lo crucificaron.

  La verdadera resurrección (no solo resucitar del cuerpo), la debe de efectuar el ser humano, no Cristo, pues El no tuvo necesidad de efectuarla, pues ya disfrutaba de la Vida Eterna: La resurrección a esa vida como salvación o liberación, es el haber dejado el aguijón de la muerte, y esta Vida se da una sola vez, pues una vez efectuada la tal resurrección, ya no hay que venir a encarnar otra vez a la Tierra como desterrado, como no sea por misión de Amor semejante a Jesús:

  Por eso el dicho de ¡el que venciere! Y esto se repite varias veces. O sea que, el que no cumple la Ley Divina de nuestro Padre Creador no vence, por lo tanto no entra en resurrección de vida eterna, solamente resucita del cuerpo cuando lo deja o desencarna y pasa a la vida en espíritu o espiritual, para ser juzgado ante el tribunal de Justicia de la Nueva Jerusalén.

  La resurrección queda explicada cuando dice: ¿Dónde esta, oh muerte tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro , tu victoria? El que puede decir esto ya entra en la resurrección de la Luz del alma, está salvado porque ya ha vencido, y tiene ¡la piedrecita Blanca! Porque esta solamente se la dan, según Apocalipsis, al que venciere.

  Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento sino serán como los Ángeles de Dios en el Cielo:
El casamiento es institución de los hombres no de Dios. Por eso los Ángeles son libres, no necesitan la procreación como punto de regeneración, salvación y liberación del pecado, que es el aguijón de la muerte.

Iostako Maraltrix