44 ¿Quién es DIOS, o Qué es DIOS?

¿Cómo podemos responder bíblicamente, a la pregunta de “Quién es DIOS, o Qué es DIOS?

  Difíciles respuestas con la Biblia en la mano, a todos los que la tienen como algo definitivo e inamovible como revelación. Quiero decir, que no esperan o admiten que el Espíritu de Verdad continúe revelándose a través de los tiempos, y según el progreso evolutivo correspondiente al mundo. Esto quizás sea debido, a una conformidad como respuesta resolutiva en su propia vida. Pero, ¿todas las inteligencias admiten estancarse en esa posibilidad de salvación, sin la necesidad de recabar en un estudio o definición más concreto, respecto a tales preguntas sobre nuestro Padre Espiritual? Evidentemente según los hechos a observar, no, sin que tengamos que tacharles de poco creyentes, o algún otro argumento similar, puesto que no son  mentes que se inician en su infancia para moldearles con una determinada doctrina, sino que pensando por sí mismos, con verdad o sin ella, necesitan respuestas más coherentes o convincentes como aspecto más científicamente comprobable, aunque tengamos que aplicar analogías de semejanza. 

   Si iniciamos la investigación a tales preguntas, dentro del contexto en relación con las “Escrituras” que manejan las iglesias denominadas cristianas, y como “sagradas”, se puede bien apuntar como salida concreta, a la relación diversa de todo aquello que en la Biblia esté relacionado con la semilla como Reino de DIOS. Pues, si nos introducimos en la investigación de DIOS, EL PADRE, con Sus Atributos, y nos efectuamos la pregunta de “Quién es DIOS”, de forma ineludible, si queremos que tenga un carácter de credibilidad científica, no tenemos más remedio que ir a parar inexorablemente, al exponente básico y existencial de la creación, como es la semilla en su función generadora y reproductora, y como semejanza de toda cosa vital.

   Veamos las conexiones derivadas de tal Sabiduría, como semejanza y Reino de DIOS, metafóricamente hablando, y cómo inicialmente podemos contestarnos a la pregunta de “Quién es DIOS”: 
   Si nos sujetamos en lo posible al contexto bíblico, vamos a establecer como premisa, para tener conocimiento de un “Principio Creador”, su propio fruto u obra, como es la creación que tenemos a nuestro alcance: Por lo cual, para introducirnos en tal comprensión, despejando la incógnita de “Quién es DIOS”, primeramente lo podemos ver, de forma general a través de la naturaleza, como factor externo con SU sabiduría implícita y experimental, o sea que no nos podemos llamar a engaño, puesto que no es obra humana. Y a un nivel más concretizado lo podemos ver como semejanza de Luz en el Sol. Pues si meditamos en todo lo concerniente a la Luz, veremos que en todos los textos bíblicos nos remite a un sentido ponderable, excelso, o como Divinidad:
__ Vosotros sois la Luz del mundo__ o cuando Jesús se presentaba en algún momento iluminado o dícese rodeado de Luz__ Apocalipsis 21: 23 La ciudad no tiene necesidad de de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. 24 Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la Luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. 25 Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche.  22:5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de Luz de sol, porque Dios el señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.

   Seguidamente, entraremos en nuestro factor personal e interno que es el que todos podemos experimentar por sí mismos, también como factor de semejanza, y esto es nuestra propia conciencia, catalogadora del binomio llamado BIEN-MAL, aunque no siempre bien comprendido, puesto que se achaca a un factor externo; siendo algo netamente interno primeramente, como dos tendencias opuestas, y al mismo tiempo complementarias, puesto que es el juego de DIOS con SU Sabiduría, que las estableció en el hijo (el hombre), al crearlo a su imagen y semejanza.

  Y si es así, ya tenemos una dualidad semejante a una semilla con sus procesos, como dijo Pablo, que el ser humano, esencialmente hablando, es un compuesto de espíritu y alma, puesto que el cuerpo lo coge en la Tierra a través de las parejas, es decir, de otra dualidad, macho y hembra (en la segunda época, después de la caída), ya que cuando están aparejados, los dos juntos forman una dualidad reproductora y fructificante, semejante a una semilla para crecer y multiplicar; y esto lo podemos catalogar como un hecho netamente científico por su constancia de vida; por lo que esta dualidad fructificante en sus dos aspectos, tanto esencial como física, nos da un factor de reconocimiento de DIOS en SU Reino.
   Y como un tercer factor de visión y comprensión, lo podemos ver a través de Cristo, como un Dios entre los humanos.
   Sigamos investigando las relaciones en cuanto al Reino de DIOS, como semejanza a una semilla: __ En la parábola del sembrador nos habla con metáfora de la semilla, que para fructificar necesita el sustento de la buena tierra.
__ La parábola de la semilla de mostaza nos habla del reino de los cielos, y de cómo fructifica dando la esencia de su propia esencia de forma espectacular, cosa esta vital para comprender la esencia íntima de DIOS, EL PADRE, en Su fructificar. 
__ El Reino como semejanza de buenas perlas, implica un proceso de regeneración, puesto que las perlas exigen elaboración para que brillen, estando esto asociado al mismo tiempo, tanto a la Luz, como a la regeneración, para poder habitar el reino de los cielos.__ Es semejante al tesoro escondido.

  Ni Jesús escapó a la regeneración, por ser esta Ley del PADRE, y Justicia Divina. Mateo 19:28Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria….
Mateo 19:17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: DIOS. Mas si quieres entrar en la Vida, guarda los mandamientos. Entrar en la Vida es reconocer nuestro estado y cumplir la Ley con sus dos mandamientos: amar al prójimo y a DIOS.

21. Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme: Esto lo dijo Jesús, para que se viera que no es suficiente el hacer buena obra para ser perfecto, sino que hay que pasar al mismo tiempo por la regeneración para un mayor perfeccionamiento. O sea, al que venciere, por el haber pasado por el proceso de regeneración. 

   Y finalmente en cuanto a la pregunta de “¿Qué es DIOS?”, lo podemos y debemos responder, puesto que no nos da otra opción, a través de los procesos de la Semilla como semejanza del Reino de DIOS, y es: “DIOS es la Esencia de SU misma Esencia”, puesto que su proceso creativo es a semejanza de una semilla que fructifica de interno a externo; y eso es lo que nos transmite la sabiduría de el mismo DIOS a través de la semilla, para que sus hijos sepan ver e investigar de cómo es EL.

   Toda metáfora en relación con el exponente básico y existencial del Reino de DIOS como semejante a una semilla, nos puede dar buenos frutos de investigación, al menos en forma científica en cuanto a la Verdad y la Vida, puesto que la semilla como dualidad fructificante, ya que toda semilla es dual y al mismo tiempo trinitaria, es la Ciencia de DIOS puesta al descubierto para todos sus hijos sin distinción. Pues si como se dijo que la letra mata y el Espíritu vivifica, no obstante el contexto bíblico se puede asumir a tres niveles, pues el que entender entienda. Y aunque textualmente haya cosas o mensajes que no necesitan una mayor explicación, cuando entramos en la metáfora o la parábola, el espíritu de la letra se hace inminente para clarificación e interpretación.

Iostako Maraltrix