12 EL NO EXISTIR DE LAS COSAS

Proceso de retroceso por el método de eliminación:

  Empecemos haciendo unas comparaciones en sentido material, ya que a los seres humanos les es muy difícil averiguar el valor y la realidad de las cosas en estado de esencia, ya que en su lenguaje, no puede entender nada mas que un pequeño fragmento del espíritu de las cosas, aún estando al alcance de sus manos, y siendo visibles para él.

  Comprendemos, que la inmensa mayoría de vosotros no podáis captar en esencia lo que más tarde comprenderéis, ya que en las mentes de algunos de vosotros existe la comprensión de algo tan sublime, mientras que para otros, representa una gran incógnita.

  Si no comprendéis lo que representa el no existir de las cosas, puesto que para vosotros siempre existe algo por falta de comprensión, y que a pesar de vuestros esfuerzos mentales no despejáis la incógnita, haced trabajar vuestras mentes, poniendo como ejemplo casos concretamente materiales, por el método de eliminación en su proceso de retroceso, hasta llegar a la conclusión de que quede eliminada la materia en cuestión, entonces habréis conseguido contestaros vosotros mismos; del existir al no existir.

  Una vez resuelto el problema anterior, pasad seguidamente al proceso de eliminación de vuestra misma materia, ya que, conocéis el Principio de Creación como el ejemplo anterior, en sentido de retroceso, hasta llegar a tener conocimiento de vuestro desaparecer, por haber quedado convertido en materia de esencia; lo cual para muchos equivale al no existir, por desconocer lo que dicha materia significa.

  En el primer caso, todo quedó consumido, aunque quedó en estado de materia, no pudiendo ser percibida por vuestros sentidos; igualmente ocurre en el segundo caso, en que subsiste extinguido, para vuestros conocimientos espirituales.

  Así sucesivamente en los innumerables casos puestos en práctica para su total resolución, llegamos a un punto, principio; de donde si os detenéis un instante a meditar, comprenderéis, que el hecho de existir el principio, es porque anteriormente no existía.

  Pero como todavía queda en vosotros la duda de algo pendiente en vuestros pensamientos y que es ese algo, la causa de un principio, según vosotros, por el método que habéis seguido, quedarán eliminadas hasta lo más insignificante, dentro de la mente.

  A este caso que acabamos de mencionar, o sea mente, hemos llegado por trasladarnos al Efer, fuente de Inteligencia, Luz, Fuerza y Vida, distribuida por todo el Universo, y que en resumen, es Mente, también llegaréis a comprender que esa Mente, o Dios Padre, también llega a quedar extinguida, quedando convertida en un principio, y si este último, que es el primero de todos los principios tuvo principio de existir, termina por dejar aclarado este punto de vista tan distinto en vosotros, y dar paso a una verdad tan dudosa para vosotros, que quedará aclarada, en todos aquellos que queréis prestar atención a estos estudios psíquicos, que tanto néctar encierran, y así, podréis contestaros a una pregunta muy corta, de la siguiente manera: ¿Existió la nada, o el no existir de las cosas? Contestación: Es lógico y natural que existió el principio de creación, principio que es la Mente; anteriormente a este principio no existió nada, o sea, el no existir de las cosas. 

  Teniendo el principio de creación a la vista,   podréis empezar vuestros estudios, para que vayáis comprendiendo la extinción de todo cuanto hoy existe, hasta llegar a su absolución total, y encontrar el punto deseado en cuestión, que es el no existir de las cosas.

  Como podréis observar, después de haber estudiado el principio de creación, que os dio el conocimiento necesario para que vuestras inteligencias vaya progresando, a través del análisis concienzudo de todos estos trabajos psíquicos que el Padre pone en vuestras manos, por mediación de los hermanos Espirituales, os da un principio, y este principio es el Padre, fuente inagotable de Esencia, Vida, Luz e Inteligencia; Esta Fuente Divina, equivale a Mente. Luego si esta Mente fue el Principio de Principios de todo lo existente, nos da por resultado que al existir el principio, antes de este principio no existió nada, a lo que es lo mismo decir el no existir de las cosas, toda vez que si la Mente es la Primitiva fuente de Esencia, Vida, Luz e Inteligencia, no existiendo anteriormente ninguna otra fuerza que fuese causa de la Divina Mente, esto os aclarará el no existir, que tanto perturba vuestras mentes, por no estar acostumbrados a trabajar en análisis tan profundos para vosotros, pues solamente con fe y constancia, llegaréis a poseer un sin fín de conocimientos de tan preciada fuente, por ser conocimientos emanados de la más Pura Esencia de Luz regenerada, los cuales van penetrando en todos vosotros, para ser propagados todos ellos a lo Infinito, hasta llegar a lo bonito, al objeto de que no exista misterio, ni secreto, para todos aquellos hermanos que deseen interesarse en estas amplias enseñanzas psíquicas, puestas en práctica en vuestra Cátedra, sellada con todo Amor, por los hermanos Espirituales de Enseñanza.

  Que la Luz Divina, vaya iluminando vuestras mentes, para ir dando paso a vuestra propia Luz, que es la luz de partida, de creación creada e increada en el Vacío.

I.   INEXISTENCIA

  Vacío infinito, en el cual no existiendo vida, fue el no existir de las cosas, porque al existir la Mente después de nacer de su estado latente en la oscuridad o principio del existir, pasando a su estado de embrión, y quedar mediante este proceso de metamorfosis en un estado ya de vida, esta, no puede pasar de lo que fue el Principio del existir, a pesar de ser el grado máximo de Inteligencia ya en estado Perfecto, para entrar en el Infinito proceso de creación, al querer rebasar el principio del existir en sentido de retroceso, por llegar al punto muerto sin vida al vacío, porque aún siendo todo Vida, Luz, Fuerza e Inteligencia (Dios o Mente), en grado infinito, nada hubo en movimiento anteriormente a aquel Principio o punto de partida.

II.   PRINCIPIO DEL EXISTIR

  Al iniciarse el principio del existir, o punto de partida del mismo, nos encontramos en el segundo caso, o estado latente, Principio de la Mente antes de llegar a su origen embrionario, que paulatinamente pasó por este proceso, para dar paso a un infinito número de ellos, por ser todo creación constante, de transformación infinita.

III.   ESTADO EMBRIONARIO

  En aquel estado u oscuridad absoluta, se encerraba ya la Mente en su última fase embrionaria, trabajando constantemente para un despertar, ya que hasta aquel último momento del mencionado estado, todo fue tinieblas, toda vez que la Luz, no había entrado todavía en la esotérica acción, su Unidad de Esencia o Mente, en su estado de metamorfosis, o de creación.

IV.   PRINCIPIO DE VIDA EN LA MENTE

  En aquel primer instante, en que la Mente entró en acción, por haber salido ya de la oscuridad, o de SU estado embrionario, marcando el despertar, por haberse abierto paso a través de las tinieblas, para que mediante SU desarrollo, llenara de Luz, Vida, Fuerza e Inteligencia, el Infinito Espacio, que anteriormente fue el infinito del no existir existente, no manifestado manifestado en Mente

V.   PROCESO DE DESARROLLO DE LA MENTE

  En este nuevo aspecto queda reflejado el desarrollo de la Mente, y que paulatinamente, como en los demás casos, o sea, desde el Principio del existir, vemos como se amplió, o extendió SU Luz, extinguiéndose las tinieblas, que existían todavía en el Infinito Espacio, las cuales, posteriormente quedarían convertidas en Luz, por la misma potencia que estuvo encerrada en las mismas, o en la Mente.

VI.   TODO MENTE

  Podremos observar que una vez extinguidas todas las tinieblas, quedó convertido todo en Mente, equivalente a Luz, Vida, Fuerza e Inteligencia, pero todavía en estado imperfecto, pero ya próximo ante una nueva transformación, que es el Principio de creación, donde quedó en estado Perfecto, al quedar todo dispuesto para la misma, una vez creada el Alma del Padre en SU mismo Espíritu de Unidad Cósmica.

VII.   PRINCIPIO DE CREACION

  El Padre ya en SU estado Perfecto en EFER, por estar el Ama y Espíritu unidos, para EL seguidamente poder dar con SU Alma y Espíritu en estado Perfecto , la creación de todas las cosas, por SU UNIDAD ya formada, o CREADA.

VIII.   TODO VIDA

  Al quedar el Padre en estado Perfecto, de Creación en EFER, es a donde todo es Vida, Luz, Fuerza e Inteligencia, o Esencia Regenerada, que existe también una infinidad de ondas expansivas, comunicativas y “registradoras del Universo”, que salen de EL, o de SU CREACIÓN.

  Estas “ondas”, son las que se comunican y dejan plasmadas al mismo tiempo todo cuanto sucede dentro del proceso de creación, partiendo “ellas”, de la Iesmeta, para concentrarse en el gran foco supremo del EFER, no dejando escapar ni el más mínimo detalle, por insignificante que este sea, ya que estas ondas, son la extensión del finito, y de lo Infinito, el contacto del Espíritu del Padre (Iesmeta), con su Alma (EFER), siendo constantes en la Creación, de SU CREACIÓN.

  El hombre, es parte de mente de SU misma Mente, dotado de espíritu y alma, para la creación, de su misma creación, y Vida, de SU mima Vida, que va en compás de pureza, para su perfección, y es más, cuando se convierte en imagen y semejanza del Padre, por ser partícula elemental Suya, la Primera que se regeneró, y que salió de la nada de donde existía el Principio de Creación, y cuando salió SU Principio del existir, estuvo en estado de embrión, para dejar ver en SU VIVIR de Perfección, lo que no pudo mostrar en SU Pureza, por llevar cerrada SU perfección en la oscuridad. O manifestación no manifestada, en donde todo era Dios, Mente o Vida.

  Nosotros nunca podemos llegar a ser perfectos igual que EL, por haber sido EL, el primero en dar los frutos, ya que los demás, crean y reproducen para EL; nosotros reproducimos hasta que llegamos a SU imagen y semejanza, acercándonos cada vez más a SU Inteligencia, que cuando más nos acercamos, más claramente LE comprendemos (compruébese con una semilla cualquiera, antes de sembrarla y después cuando va a dar su fruto), viéndose de que todo son vitalidades, cuando más se acercan a la perfección de su misma vitalidad; de su unidad que les crea.

  Con todo, sucede igual, ya que al no ser así, se mostraría un fallo que la Naturaleza no puede admitir, porque Ella nunca lo ha dado, ni lo da, por ser Pura, pero no perfecta (dentro de su perfección), para que vaya entrando en perfección de lo Supremo purificado, comprobándose, que nuestro existir sin esta vitalidad de pureza, no podríamos ser perfectos para el vivir del Vivir Eterno, porque faltaría el vivir, de lo vivir en desarrollo:
De aquí viene que empezó el Principio del existir, salido de la inexistencia, mientras que todo lo demás, es salido del Principio del existir, por lo cual, no podemos ser perfectos, hasta que llegamos en el lugar que nos corresponda de Dios, y entonces, es cuando pasa uno a ser dios, o bien, a hijo de Luz, por encontrarse, en el lugar más cercano al EFER Supremo, ya que EL, es el Padre. Entonces es cuando se ve, lo que terrenalmente no se comprende, y se comprende en EL, lo que terrenalmente no se ve, ya que es un continuo vivir, que hace despertar a uno mismo a comprenderLE  y verLE, por el continuo Amor y Caridad que va en armonía para el Gran Todo, haciendo que vayan rompiendo el velo sus hijos, para que mejor LE comprendan, por ser parte de SU Mente, dotada de inteligencia, para que comprenda a SU Inteligencia, ya que la llevan dotada todos sus hijos, por ser vida, de SU Propia  Vida.

   LA NADA, ES LA VIDA INMANIFESTADA EN LA UNIDAD, Y ES LA QUE SE DA VIDA DE MANIFESTACIÓN INMANIFESTADA EN SU UNIDAD DE ESENCIA, PARA DARSE VIDA DE CREACIÓN DE MENTE CREATIVA EN EL VACÍO.