3 ¡Oh, mísera humanidad! Meditación

¡Oh mísera humanidad! ¡En el destierro qué ignorante estás de lo que más necesitas saber! Ciega en tu vil materialismo, no procuras salir del lugar en que has sido arrojada por el egoísmo y orgullo que, en otros mundos que no son destierro, ¿te dominaron también? ¿Cuándo piensas salir de tu letargo? si supieras que lo material te lo impide, tal vez, toda en masa, dieras el gran paso hacia el progreso que necesitas para llegar al sitio desde el cual podrías ver lo que el Padre espiritual, tu Creador, te guarda para cuando hayas cumplido la encomienda que te dio al salir de Su Lado para recorrer la pluralidad de mundos en los cuales prueba tu valor espiritual.
En todo tiempo has tenido hermanos que han venido a enseñarte el camino que debías seguir para que, como ellos fueras feliz, mas el orgullo ha hecho que la humanidad desterrada no los comprendiera ni conociera. ¿Por qué me sorprende que en tiempos remotos pasara eso si hoy sucede lo mismo?
En otros tiempos, los orgullosos sacrificaban las materias de los elegidos que habían venido al destierro para enseñar la luz; a aquellos sacrificadores les dan los modernos el epíteto de verdugos, mas yo pregunto: ¿Si aquellos por sacrificar unas materias merecen tal epíteto, cuál daremos a los que en la actualidad detienen a los Espíritus en su carrera, para que no vean ni disfruten de la verdadera Luz?
Yo se que DIOS es justo y que les dará su merecido con la pena del Talión; mas no desesperéis los que por temor a vuestros hermanos orgullosos os halláis estacionados, que otros hermanos limpios de tal pecado son cada día más conocidos, y no todos los encarnados dejan de comprender la Ley de Amor, Paz y Caridad, que os deben, y saben cumplirla. Cierto que no podemos hacer cuanto deseamos en vuestro beneficio, mas esperamos que con calma y firmeza podremos cumplir la misión que hemos recibido de nuestro Padre Creador. ¡Qué importan los padecimientos materiales si hemos de llegar al reino que nois ha sido dado!
¡Oh, Padre! ¡Si la Ley de tu Justicia permitiera que mis hermanos desterrados pudieran ver lo que yo logré por cortos momentos, con seguridad que todos quedarían regenerados instantáneamente; mas ya que este deseo mio no puede lograrse, dame al menos el valor necesario para que pueda cumplir tu voluntad, y mi misión hacia estos desgraciados que más la ignorancia que la malicia los retiene en este destierro! Y vosotros, hermanos, que os habéis aligerado de una pequeña parte de vuestra carga dejando sobre mí la responsabilidad que pesaba sobre vosotros, ayudadme en esta empresa como me habéis prometido, ya que el Padre lo permite y ordena para que otros necesitados gocend pronto las delicias que nosotros gozamos. Ved, hermanos mios, que vuestros obras no son comprendidas en su verdadero sentido, se interpretan torcidamente… Ayudadme a vulgarizar esa nueva doctrina (1), con la cual los que se titulan sabios no pueden estacionar a los que pretenden dirigir.
Mas vosotros, mis queridos instructores, Profesores y Maestro, no permitáis que este instrumento sea dominado por el orgullo y egoísmo, para que cuanto aquí se manifieste produzca el fruto apetecido, podamos cumplir los compromisos que tenemos adquiridos en beneficio de nuestros hermanos desterrados. Vosotros, queridos hermanos sabéis que acepté esta misión contando con vuestra ayuda, pues de sobras conocía mi nulidad material y espiritual; vosotros comprendisteis mejor que yo y me pedisteis por instrumento; usadlo, pues, y aquello que os estorbe separadlo por medio de vuestros artefactos, y quedaré agradecido de la caridad que en ello me hagáis, pues comprendo que estoy en materia y temo que mis enemigos extravíen mi voluntad… Gracias, Padre y hermanos míos; vuestra contestación me hace fuerte para soportar el trabajo que voy a emprender, sin ella me hallaba tan débil… que me era imposible continuar. Gracias, en nombre del género humano en el destierro, y os prometo, una vez más, cumplir con cuantas promesas he hecho en beneficio del mismo.
(1) Nueva.___ No se quiere decir que nazca ahora mismo y con ese amuleto, nueva, porque el espiritismo, como hoy se explica, cuenta muy pocos años de existencia.

Enlace para compartir: http://www.maraltrix.com/1drb
iostako maraltrix