10 RUEGO A LOS JEFES DE ESTADO

 HACIENDO UN RUEGO A TODOS LOS JEFES DE ESTADO:

  YO, JUAN, EL NIÑO

  Requiero de todos los jefes de estado, mucha comprensión, por cuanta mayor es la responsabilidad que cada uno ostenta. Pues como jefes, os diré: buscad siempre los medios prácticos que ensalcen la Cultura, la Ciencia, la Educación, el Amor, la Comprensión y la Tolerancia en bien para la Unidad del Mundo, por ser el estandarte de civilización, de los unos a los otros, Mas a los que creéis en DIOS, sois los más responsables en saber buscar los medios prácticos de enseñanza gratuita, para saber lo que cada uno lleva en su interno encerrado. Para ello, practicad las cosas de DIOS en ecología, y descubriréis el bien común de la vida en todo, y para todos. Pues a los que no creen con EL, aunque no creáis, no dejáis de sentir por SU mismo Espíritu, el Amor de SU AMOR, que es a EL, sin conocerLE:
   Por lo que a todos os digo: no deis mal por mal a nadie, sed todos bien benignos, buscad siempre el bien de la PAZ, y tendréis el Amor de unos a otros, si es que de verdad me creéis, y no son vanas mis palabras. Odiad la violencia; las guerras son la destrucción; desechad las fronteras que os dividen. Formad entre todos un mundo libre con muchas Escuelas y Universidades, para que se pueda ver el engrandecimiento de la Educación, la Ciencia y la Cultura, ser los baluartes del AMOR y Paz, cuando se sabe comprender que el Amor nos une a comprensión, y a inteligencia.

   Sed apercibidos, y cread de veras Una Sola Nación Mundial de Universalismo de Amor Universal, para el bien común de todos, y no tendréis guerras; si así fuere, tendréis Paz, que será el fruto de vuestra recompensa en bien de cada nación, y vuestro espíritu se vestirá de LUZ. Así que, imitad al buen Pastor Espiritual, a Jesús, con el Amor de SU AMOR UNIVERSAL, porque él, todo es Amor, Bondad y Misericordia. De esta manera, es cuando se construye y se reconstruye en uno mismo el bien de Su bien, dando a conocer al externo, lo interno que lleva la vida. Trabajad, para que sean quitadas todas «las fronteras», que al desaparecer, quedan las puertas abiertas para la libertad a UNIDAD, y con Ella, a la Unión y hermandad de todas las naciones: «Ellas son», las causantes de los odios y de las guerras: Un buen acuerdo entre todos no exigirá un gran esfuerzo, y se llegaría a formar Un Solo Gobierno Mundial lleno de garantías y de grandes virtudes sociales.
  
   ¿De qué os serviría el tener un Gobierno Mundial, si por todas partes existieran las fronteras dividiendo las Naciones? Por lo que si todas las Naciones, que son miembros de las Naciones Unidas, supierais entre vosotros mismos quitar las fronteras, formando entre vosotros la Unidad de Naciones Verdadera, Unidad establecida hoy de ONU; se comprende, que mientras sigáis en no entendiéndose las Naciones miembros las que la formáis, no puede haber Paz, ni la podrá haber nunca mientras que entre vosotros no se quiten primero los obstáculos que la impiden, y así el poder entrar, a los buenos fines de UNIDAD al AMOR MUNDIAL para con todos los terrenales.

   Todos sois humanos; no os importe el color de la raza humana, los unos, ni los otros, ya que el fomentar el Amor es bueno para con todos. Cosa muy difícil es la que yo os digo en estos tiempos de incomprensión y de guerras, ¿no es verdad? No decaiga vuestro ánimo en buscar la Paz, la comprensión, y el orden, para poder encontrar el camino mas propicio y agradable de Unidad; porque no puede haber Unión, sin buena Unidad, ni Unidad sin buena Unión si las dos cosas no están bien ordenadas por el hombre que desea unir al mundo.

   No despreciéis el fruto bueno que vuestro interno lleva, ya que el origen de todo es el de Amor de unos a otros. Sed amables de unos a otros, sabiendo sobrellevar la carga de vuestra responsabilidad, porque la Unión, dice el adagio, es la fuerza, y la fuerza la unión del buen pensamiento si él está bien ordenado. Mas yo, no soy el que os hablo y os digo todo esto, sino DIOS que está en mí, y EL me da confianza de todos vosotros, por esto os digo lo que os digo, para que un buen día el Mundo al que vosotros actualmente hoy vivís con vida carnal, se vea libre de toda clase de fronteras, y de guerras, viendo por fin reinar el AMOR, por la buena comprensión de todos los hombres: El Padre Celestial ES la vida, el que nos hace ver la vida tan maravillosa que nos sale a través del interno de todos sus hijos sin distinciones de colores de razas, y en cambio se LE desprecia a EL, al no saber comprender SU AMOR, como igualmente a SU BELLA NATURALEZA, que es la vida del GRAN COSMOS; por lo cual, atended bien en lo que ahora os diré, y enderezad bien las veredas del camino de vuestra gloria, porque los días malos en destrucción por las guerras y hambres se os acercan, por culpa del hombre que va en camino de perdición, sin que él se de cuenta de que es causa por su misma influencia materialista que le domina a imperar y gobernar.

   Por lo tanto, otras cosas nuevas os diré a más de las que Jesús ya él las dijo, y predijo, de que habría hambres, epidemias, angustias, inundaciones, terremotos, maremotos, guerras, pestes, y destrucción, mas yo le añado: guerras de razas de las unas contra las otras, desavenencias en el trabajo por causa de la ambición al materialismo, cismas, paralización en industrias, talleres y oficinas, asaltos en los comercios por haber llegado la esclavitud del hombre por el mismo hombre, como igualmente en lo sexual os diré: corrupción, por incomprensión al amor, de SU AMOR. Pues, todo esto que ahora os he dicho no es lo maravilloso, ni lo más bonito, ya que es el saber comprender a tiempo la enmienda, para poder evitar males peores de una destrucción masiva, llevada por la idea, y no, con el raciocinio del justo juicio de AMOR Y PAZ.

   Qué maravilloso eso sería del saber construir el Amor, de SU AMOR, en la vida del hombre, para que se manifieste en ella misma sin reparo alguno el AMOR de unos a otros, desechando la maldad por la comprensión; la destrucción, por la construcción; el odio, por la hermandad; la desconfianza, por la confianza, etc., etc. Pues la misma vida es quien avisa dándole al hombre los conocimientos necesarios de la buena comprensión, cuando se introduce a que él, se supere por él mismo, ya que al interior de él, está DIOS instruyéndole por el mismo Amor que EL siente a su hijo.

   Ahora ya os estoy dando los últimos avisos de lo que sobrevendrá por culpa del hombre, y es por ello que al quedar aún un poco de tiempo, lo aprovechamos Espiritualmente a que os deis cuenta avisadamente, para que pongáis vosotros de vuestra parte el poder evitar gran parte del cataclismo que actualmente hoy ya está en puertas de hacer él su aparición fatal. Trabajad pues con afán, dando el ejemplo con Amor, y no os importe el ser imitadores de Jesús, o de otras jerarquías Espirituales, porque quien lo hace, es saber poseer un gran don sobre de todos aquellos que no las imitan. Pues hoy, ya no valen las palabras, sino los hechos, que son precisamente los que las llevan. Mas el que comprenda sabrá si lo que yo os digo es terrenal, o es Espiritual, venido del Cielo. Yo soy del Cielo, y las cosas del Cielo busco y las hablo. Mas el terrenal, las cosas terrenales, si son terrenos, porque su propia gloria busca y no las del Cielo; por lo tanto, no dejaros llevar por vuestras pasiones y malas inclinaciones, y atended bien lo que a todos los Jefes de Estado os decimos, porque en verdad os digo que vendré presto como ladrón de noche en el año 1982 (a encarnar).

   Así que, cada uno sepa ejercer las virtudes de Amor de unos a otros, en donde mejor las comprenda para el bien común de todos, porque DIOS es AMOR, Bondad, Misericordia, Sabiduría, Inmutabilidad, Justo, Vida, Fraternidad, y Tolerante, para con todos aquellos que con EL no creen, o LE aborrecen, en vez de Amarle, y de hacer el bien el hombre para el bien del hombre, construyendo un Mundo de Unidad y Unión, sin más Patria, que el Mundo Cósmico, el Cielo, por ser el Reino de DIOS, que hemos de llegar a EL llenos de gozo y de alegría, por el bien sembrado al semejante, como amigo y hermano de este Mundo Tierra.

   Cuando todos los que vais formando la SOCIEDAD DE LAS NACIONES UNIDAS, sepáis sacar las Fronteras de vuestras Naciones entre vosotros mismos, sabréis dar buen ejemplo de la verdadera Fraternidad para el Amor de UNIÓN, y de la convivencia a la Paz para el bien común de todos. ¡Buscad el verdadero AMOR entre vosotros! ¡No despreciéis nunca los buenos consejos, vinieran del que vinieran! ¡Buscad soluciones prácticas que favorezcan a la UNIDAD DE NACIONES SIN FRONTERAS, y el respeto de unos a otros! Y esto os mando: que os améis de unos a otros recíprocamente.

   Sea siempre en vosotros los Terrenales, Unidad, y espíritu lleno de Amor, para que podáis tener la dicha, de poder constituir aquí en este Mundo Terrenal, Un Solo Gobierno Espiritual Universal, y otro denominado GOBIERNO Mundial de Naciones Unidas, en donde en éste, Ondeen las banderas de todas «las Naciones», en la que en Ellas, también exista la que corresponde al Gobierno Espiritual, que es la Blanca completamente en señal de Paz, y Unidad «con todas».

   Entonces las Naciones, quedarían convertidas en Regiones; razón por lo que cada Una conservaría  su Bandera propia, unida al lado con la Blanca, en señal de Amor y Paz de unas a otras, por no existir ya las Fronteras entre los hombres, por pasar los terrenales a ser Una Sola Familia, sin más Patria que el Gran Cosmos, y este Mundo ser la Ciudad de la Vida DE AMOR UNIVERSAL.