2 HERMANA HUMANIDAD

  PROLOGO A LA HERMANA HUMANIDAD:

YO, JUAN, EL NIÑO: (El que vino a reencarnar en el año 1982, y ser el Nuevo Mesías venido delante de Cristo preparándole el camino)
QUE MI AMOR OS SEA BIEN ACOGIDO A TODOS LOS TERRENALES

  Hago saber a todos mis hermanos de credos y sin ellos, que esta obra no lleva autor, por tratarse del TESTAMENTO DE LA NUEVA ERA DE AMOR UNIVERSAL, de la Unión de Hermanos todos hijos de DIOS, o sea del DIOS de todos los dioses, y Padre de todos, por ser el Eterno Creador; que a través de sus hijos Superiores de Luz, a los cuales muchos de vosotros llamáis santos, y estos a través de los elegidos y escogidos terrenales, ha hecho plasmar los hechos (cuando se efectuaban tales escrituras) para que con ellos sean comprendidas también aquellas palabras que Jesús decía: «Escrito está, porque así estaba escrito, y estaba escrito que así debía de ser escrito».

  Por lo tanto, hermanos míos terrenales, sin distinción de razas y de color alguno, haced que vuestro amor os conduzca a una paz digna y merecedora, de todos para Uno y Uno para todos, ya que nos movemos todos para ese Uno, que es el Padre, y EL para todos sus hijos con el don de la Inmutabilidad para con todos aquellos que no le comprenden, y se destruyen unos a otros.

   Así es, que cada uno procure hallar el lugar más adaptable a su comprensión, sin la destrucción y desunión de unos con otros, ya que todos nos encontramos dentro del camino de la verdad, despertando cada uno dentro del peldaño que le corresponde por su estado de materialización para su desmaterialización, ya que conforme se van subiendo por ellos, más se van comprendiendo las imperfecciones y a la Mente divina por ser parte Ella de nuestra mente, que siempre la llevamos en nosotros, en lo cual, siendo nosotros sus hijos, también llevamos su parte. (Compruébese con el EFER y los hijos eférsicos).

  Meditar el contenido que lleva cada palabra, al profundizarla Esotéricamente a Su Esencia, si en verdad deseáis llegar incluso al descubrimiento de DIOS, tal como EL, ES, en SU Forma, y en SUS Diversas Formas, por SU FORMA, por ser EL, LA «VIDA» DIVERSA UNIFICADA CREADORA DE SU VIDA, de vidas, a SU SIMILITUD DE VIDA, a semejanza de SU SEMEJANZA, CREADA E INCREADA, visibles, e invisibles, tangibles, e intangibles en sus manifestaciones manifestadas e inmanifestadas, para vida Eterna de transformación Infinita, en SU materia de antimateria de Esencia, materia de esencia, esencia de materia y Esencia, dando lo manifestado de SU inmanifestación manifestada de creación creada e increada; poner como ejemplo a una semilla, que ella será la que también os dará la clave, para que podáis verLE en SUS procesos de VIDA, manifestada e inmanifestada en su unidad, por estar EL, en ella manifestado, dando la vida de SU VIDA, Creada e Increada.

  Al leer los capítulos y versículos con el Nuevo Testamento Cristiano, y en el Antiguo, comprenderéis a Través de Este Testamento de la Nueva Era de Amor Universal, la verdad mucho más clara, y cuando lleguéis a la palabra del Señor, suprimirla, cambiarla por la que le corresponda según a su versión. Por lo tanto, puede ser suprimida, diciendo, Jesús, o por la de DIOS, Mesías, Cristo, o Padre, etc., y poner mucha atención en lo que os decimos.

  Varios son los Hermanos de Luz, que toman aquí en esta Obra la palabra, dando a conocer lo mismo que yo el AMOR de Cristo, en bien de los hombres, Lucas 3:4 Como está escrito en el libro de las palabras del Profeta Isaías que dice: VOZ DEL QUE CLAMA EN EL DESIERTO: APAREJAD EL CAMINO DEL SEÑOR, HACED DERECHAS SUS SENDAS; 1:4 PARA QUE CONOZCAS LA VERDAD DE LAS COSAS, EN LAS CUALES HAS SIDO ENSEÑADO; 2:14 Gloria en las alturas a Dios, y en la tierra Paz; buena voluntad para con los hombres;1:79 Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de Paz. Juan 3:31 El que de arriba viene, sobre todos es; el que es de la tierra, terreno es, y cosas terrenas habla: el que viene del cielo sobre todos es. 34 Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla: porque no le da Dios el Espíritu por medida. 28 Vosotros mismos me sois testigos que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de El. 30 A él conviene crecer, mas a mí menguar. 8:32 Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará; 5:32 Otro es el que da testimonio de mí; y se, que el testimonio que da de mí, es verdadero. 23 Porque el Padre Ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que El hace; y mayores Obras que estas le mostrará, de suerte que vosotros os maravilléis. Asi que:

     Paso la palabra a Jesús:

  Gracias mi hermano Juan, por cederme tú la palabra, para el bien de los que me siguen, diciéndoles: Apocalipsis 22:16 YO Jesús, he enviado mi ángel, para daros testimonio  de estas cosas en las Iglesias, Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana. Juan 5:43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís: si otro viniera en SU propio nombre, a aquel recibiréis. 36 Mas YO tengo mayor testimonio que el de Juan: porque las Obras que el Padre me dio que cumpliese, las mismas Obras que YO hago, dan testimonio de mí, que el Padre me haya enviado. 37 Y el que me envió, el Padre, EL ha dado testimonio de mí. Ni nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su parecer. 38 Ni tenéis SU palabra permanente en vosotros; porque al que EL envió, a este vosotros no creéis. 39 Escudriñar las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. 25 De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que oyeren, vivirán. 30 No puedo yo de mi mismo hacer nada: como oigo, juzgo, y mi juicio es justo: porque no busco mi voluntad, mas la voluntad del que me envió, del Padre. 28 No os maravilléis de esto: porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán SU voz. 26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así dio también al Hijo que tuviese vida en sí mismo: 29 Y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron mal, a resurrección de condenación. 32 Otro es el que da testimonio de mi; y sé que el testimonio que da de mí, es verdadero. 47 Y si a sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis a mis palabras?; 6:48 Yo soy el pan de vida. 38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, mas la voluntad del que me envió. 63 El espíritu es el que da vida; la carne nada aprovecha: las palabras que yo os he hablado, son espíritu, y son vida. 47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna; 7:38 El que cree en mí, como dice la escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre; 8:51 De cierto, de cierto os digo, que el que guardare mi palabra, no verá muerte para siempre; 14:26 Mas el consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho.; 15:26 Empero cuando viniere el Consolador, el cual Yo os enviaré del Padre, el Espíritu de Verdad, el cual procede del Padre, el dará testimonio de mí: 9 Como el Padre me Amó, también YO os he Amado: estad en mi AMOR.

  Devuelvo la palabra, para que te hagas cargo Juan de ella, a través del Perceptivo (el que psicografió, o recibió terrenalmente Estas Escrituras):

   Jesús, gracias mi buen Maestro, por toda esta hermosa disertación que TU has dado aquí en este prólogo, por lo que dice la Obra.

  Al tomar la palabra otra vez de nuevo, digo: Juan 9:4 Conviéneme obrar las obras del que me envió, entre tanto que el día dura: la noche viene, cuando nadie puede obrar.; 10:30 Yo y el Padre una cosa somos. 11 Yo soy el buen Pastor, el buen Pastor su vida da por las ovejas. 15 Como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. 14 Yo soy el buen Pastor; y conozco a mis ovejas, y las mías me conocen. 27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. 29 Mi Padre que me las dio, mayor que todos es: y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Hebreos 4:13 Y no hay cosa criada que no sea manifiesta en SU presencia; antes todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta. Juan. 12:26 Si alguno me sirve, sígame: y adonde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirve, mi Padre le honrará. 46 Yo la luz he venido al mundo, para todo aquel que cree en mí, no permanezca en tinieblas. 47 El que oyere mis palabras, y no las creyere, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvarlo. 48 El que me desecha, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.; 14:1 No se turbe vuestro corazón: creéis en DIOS, creed también en mí.; Apocalipsis 2:17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. Al que venciere, daré de comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce, sino aquel que lo recibe. 7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del Paraíso de DIOS. 11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. El que venciere no recibirá daño de la muerte segunda. 26 Y el que hubiere vencido y hubiere guardado mis Obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre las gentes. 29 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias (a través de este Testamento, Biblia de la Nueva Era) Efesios 4:13 Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo. 16 Del cual, todo el cuerpo compuesto y bien ligado entre sí, por todas las junturas de su alimento según la operación, cada miembro según a su medida toma aumento de cuerpo edificándose en Amor. 17 Esto pues digo, y requiero en el Señor, que no andéis mas como los Gentiles, que andan en la vanidad de su sentido. 18 Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios, por la ignorancia que en ellos hay por la dureza de su corazón. Juan 5:24 De cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida.

  Os hablo también aquí de la Ley de reencarnación a través de los Capítulos y Versículos del Nuevo TESTAMENTO CRISTIANO, y os sigo diciendo: 1ª de Juan 4:2 En esto conoced el Espíritu de DIOS; todo espíritu que confiesa que Jesu-Cristo es venido en carne, es de DIOS: 3 Y todo espíritu que no confiesa que Jesu-Cristo es venido en carne, no es de DIOS: y este es el espíritu del anticristo, del cual vosotros habéis oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo. Por lo cual, la Ley de reencarnación, es el haber salido ya de los sepulcros, en Espíritu; y de que nos manifestemos ahora en Espíritu, y que nos dejamos ver a los terrenales en sus ojos del alma, dando fe y confianza de que nos encontramos en cuerpo de Espíritu, para nueva reencarnación. Juan 1:17 Porque la Ley por Moisés fue dada; mas la gracia y la verdad por Jesu-Cristo fue hecha; 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 17 Porque no envió DIOS a su hijo al mundo, para que condene al mundo; mas para que el mundo sea salvo por él. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez. 13 Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, y también el Hijo del Hombre, que está en el cielo. Por lo tanto; no te maravilles, hasta que tengas tus pecados transformados en bien, para que tu Espíritu, reine en el cielo con Luz Divina de gran Sabiduría Inteligente.; 2:22 Por tanto, cuando resucitó de los muertos, sus Discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron a la Escritura, y a la palabra que Jesús había dicho.11 Este principio de señales hizo Jesús en Cana de Galilea, y manifestó su gloria; y sus Discípulos creyeron en él.; 3:3 Respondió Jesús y díjole: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de DIOS.; 6:40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero. Apocalipsis 22:12 Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra.

  Después de hacer mi versión en el Prólogo, doy paso al Hermano Santiago, para que él, con sus deseos de manifestarse, pueda también tomar la palabra.

  YO, SANTIAGO: Después de la versión efectuada por Juan, el Niño, tomo gustoso la palabra, para deciros: Juan José, el Niño, viene a reencarnación en el año 1981, para nacer en el año 1982, por lo cual, tener presente estas nuestras llamadas que os hacemos en bien de toda la humanidad, para una verdadera Convivencia, de AMOR sublime con todas las razas, sin importar las ideologías Doctrinales y Religiosas, porque cada uno, está en su lugar que por el ideal, o comprensión le corresponde.

  No es que venga yo a deciros cosas nuevas, sino a recordar las viejas, transformándolas en los tiempos modernos, a más comprensión de Cultura sensacional de Unidad y Unión con los hombres, y que al ser Santiago, el Apóstol, también paso a formar parte aquí en esta Obra, como un alumno más de este movimiento Espiritual Universal, en bien de los hombres de este Mundo, afligido de dolor y con lágrimas, por no cumplir el Atributo de amaos unos a otros. Santiago 1:22 Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, enseñándoos a vosotros mismos. 2:5 Hermanos míos amados, oíd: ¿NO ha elegido DIOS los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido a los que LE aman? 8 Si en verdad cumplís vosotros la Ley real, conforme a la Escritura: AMARÁS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO, bien hacéis; 4:17 El pecado, pues, está en aquel que sabe hacer lo bueno, y no lo hace.; 5:8 Tened también vosotros paciencia; confirmad vuestros corazones: porque la venida del Señor se acerca. 1ª Pedro 1:4 Para una herencia incorruptible, y que no puede contaminarse ni marchitarse, reservada en los cielos. 8.9 Al cual, no habiendo visto, le Amáis; en el cual creyendo, aún que al presente no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorificado; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salud de vuestras almas.

   Después de lo dicho, doy paso al Hermano Pedro Vallejo: Tuya es la palabra.

  Gracias mi buen hermano Santiago, al darme la palabra, por mis deseos de manifestarme; dando a conocer parte del Gran Cataclismo, aquí en este Prólogo, por lo que narra la Obra:

  El mundo sigue ciego a nuestras llamadas, sin poner precaución a nuestras premoniciones que de lo Espiritual las venimos anunciando, para prevención de la Verdad, que el terrenal recibe del cielo semejante a la de Noé, que se puso a salvo él, y los que creyeron. Apocalipsis 20:12 Y vi los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de DIOS; y los libros fueron abiertos: y otro libro fue abierto, el cual es de la vida: y fueron juzgados los muertos, por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 1ª de Juan 1:3 Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros: y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con la de su Hijo Jesu-Cristo, Apocalipsis 1:3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas, porque el tiempo está cerca. 6:14 Y el cielo se apartó como un libro que está envuelto; y todo monte y las islas fueron movidas de sus lugares. 13 Y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera echa sus higos cuando es movida por el viento; 7:1 Y después de estas cosas vi cuatro Ángeles que estaban sobre los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento sobre la tierra, ni sobre la mar, ni sobre ningún árbol; 8:9 Y murió la tercera parte de las criaturas que estaban en la mar, las cuales tenían vida; y la tercera parte de los navíos pereció. 7 Y el primer Ángel tocó la trompeta, y fue hecho granizo y fuego, mezclado con sangre, y fueron arrojados en la tierra; y la tercera parte de los árboles fue quemada, y quemóse toda la hierva verde. 13 Y miré, y oí un ángel volar por medio del cielo, diciéndolo en alta voz: ¡ay! ¡ay! ¡ay!, de los que moran en la Tierra, por razón de las otras voces de trompeta de los tres Ángeles que han de tocar; 9:12 El primer ¡ay!, es  pasado: he aquí, vienen aún dos ayes después de estas cosas; 13:9 Si alguno tiene oído, oiga; 15:5 Y después de estas cosas miré, y he aquí el templo del tabernáculo del testimonio fue abierto en el cielo; 21:1 Y vi un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es. 3 Y oí una gran voz del cielo, que decía: He aquí el tabernáculo de DIOS con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo DIOS será SU DIOS con ellos. Marcos 11:24 Por tanto, os digo: que todo lo que orando pidiereis, creed que lo recibiréis, y os vendrá. Mateo 23:11 El que es el mayor de vosotros sea vuestro siervo.