3 MENSAJES DE LO ASTRAL

MENSAJES DE LO ASTRAL AL PLANETA TIERRA:   

TRANSFORMACIÓN EN LA UNIDAD O UNIDAD EN TRANSFORMACIÓN

       Yo, EPAFRODITO EL MENSAJERO:

   Revelación Divina, transmitida por Jesús a Juan José el Niño (nombre que tenía este en su última encarnación, que vivió un año menos tres días), en colaboración con  varios hermanos de Luz, advirtiendo a todos los terrenales, con doctrina o sin ella, UNIFICACIÓN, PAZ Y AMOR, en la diversidad de pareceres, haciendo comprender que lo diverso externo, es la perfección de la vida interna invertida a externa y transformada en perfección, tanto la imperfecta perfecta, como la perfecta imperfecta perfecta, para la perfección de su imperfección de perfección, que se descubre que cada unidad, es una esencia de vida de imperfección de perfección en su unidad, dando siempre la vida a su misma vida que está en constante transformación infinita, creando y procreando ella vida de CREACIÓN DE SU CREACIÓN CREADA e INCREADA, por la vida de SU VIDA INTERNA EXTERNA, y por la EXTERNA INTERNA, descubriéndose vida de su vida en la vida de SU VIDA, por ser ella, también DIOS.
   Paso la palabra a Juan José el niño:

   YO, JUAN EL NIÑO:

   Os hago saber, que estáis escribiendo el Testamento de la Nueva Era de Amor Universal, de la Unión de Hermanos todos hijos de Dios (1957 al 69). Por este motivo, os fue y me fue concedida esta Escuela Espiritual de Experimentaciones e Investigaciones Psíquicas (cambiándose posteriormente por imperativo legal, en Escuela Espiritual Universalista de la Nueva Era de Amor Universal), la primera del planeta que pisáis, por ser preciso que todos puedan ver claramente la verdad, para que podáis progresar terrenalmente, más deprisa en lo Espiritual.

   Nosotros como hermanos de Luz, nos ponemos por debajo de vosotros para empujaros a que veáis por mediación de estos escritos, nuestras manifestaciones, acompañadas de Hechos Espirituales, para que comprendáis la verdad, y nos tengáis más confianza en lo que os comunicamos, y con ella, poder pasar en una sola reencarnación varias, con lo fectuando para el desarrollo de vuestras facultades.

   Fijaros bien, y veréis cómo retrocedéis y avanzáis a la vez que pasáis una y otra reencarnación con lo que estamos efectuando, que para vosotros significa, como si hubierais salido de la Casa Paterna con una misión: venir a trabajar para esta Obra del Padre, y fertilizarla de nuevo. Tanto es así, que estáis recorriendo la pluralidad de Mundos descendentes, y que por cada uno que pasáis dejáis vuestra huella, para que luego se pueda ascender más deprisa que cuando al descenso. De esta manera, vais recogiendo la Luz que os damos, para que al regresar al punto de partida del que os alejasteis (Casa Paterna), no os ciegue SU LUZ que EL tiene reservada, para con todos sus hijos.

  Aquí en este mundo Tierra, muchas son las experiencias que hacen falta para sacar la incomprensión de los hombres, que a medida uno va adelantando en Comprensión, se van desvaneciendo las tinieblas de aquellos que las tienen. También sabemos, como actúan nuestros hermanos libres en Amor terrenalmente, siempre en sentido del bien, cosa que si todos obraran de esta manera, se ahorrarían de muchos sufrimientos, que por incomprensión, se deben de pasar.

  La Divinidad (DIOS), es siempre joven, y la juventud, es progreso; por lo tanto, tú, progresa, que el progreso es seguro, y la seguridad, es amparo en la verdad Divina del Gran Creador: Y he aquí que está para asombrar al mundo, como podréis ir viendo, por mi llegada en el año 1982.

  Pensad, que aquí en el mundo Tierra no puede haber ningún Santo, debido a que todos somos hijos de DIOS en transformación a SU Amor, por lo que os damos Luz a vuestra inteligencia, a que progrese en lo Espiritual, y así, el poder subir la pluralidad de mundos mas deprisa, con el fin de poder llegar a lo que se dice Alma pura, o Espíritu Santo, quedando el Pacto de Amor y Caridad en vuestra unidad, para ser siempre eterno e infinito al Lado del Padre.

  Amor, Paz y Caridad es vuestro deber de practicar si queréis progresar hacia la Casa Paterna, Sol Central de Justicia, lleno de Luz radiante e inteligente, por ser el Gran Todo.

  Nuestra voluntad, demuestra la sinceridad que nuestro Hermano Jesús manifestaba y enseñaba, para que ahora, todas las Iglesias y Religiones queden Unidas a Una Sola Familia Universal.

  Daros cuenta hermanos míos, que la Luz desciende de Nuestro Padre, pasa a través de la mente humana, y recobrar mayor plenitud de vida, al comprender las imperfecciones que le arrastran a uno a su materialismo corruptible, dándole fuerza comprensiva directamente por el Atributo de Amor, que El tiene a todos sus hijos. De esta manera, podréis comprender que la vida, es esencialmente sensitiva a la materia de cada uno, para que siempre podamos actuar en sentido del bien en todo, y podamos seguir a SU progreso evolutivo y progresivo; mas para ello existen dos Justicias, la una, terrenal, y la otra, Espiritual, pues la terrenal, corrige a la «mala acción»,que sirve para corregir también al hombre, obteniendo con esta corrección una experiencia, y se libre de caer nuevamente a «la misma», al recibir la Luz de comprensión. Pues aún hay muchos que no se les ha despertado esa Luz, por el atraso que llevan, pero sí que existe un sentimiento que los hace despertar a imponerse en ellos mismos una rectificación en su conducta al pensar en su proceder.

  ¿Os habéis dado cuenta de que existen tres maneras de proceder, la primera por ignorancia, la segunda a conciencia en bien, y la tercera a conciencia en mal? La tercera, es la que se ha de cambiar por la primera, que lo hace inconscientemente tropezando una y otra vez, hasta que por su proceder llega al momento de comprensión de la segunda, mas la tercera, ya no es así, toda vez que parece encuentre un placer, sabiendo que lo hace mal conscientemente: esta es la censurable, y hay que corregir su manera de proceder cuando mal obra, cosa que la Divinidad siempre nos impulsa a que obremos con Amor, para que nos demos cuenta, de lo que se hace, y preparar al hombre a que todo lo escudriñe para fines pacíficos, conforme el DIOS lo va impulsando a que investigue.

  Por lo tanto, no dudéis, de que estamos en contacto espiritualmente con vosotros, haciendo cuanto la Divinidad nos da para vuestros mayores conocimientos. A tal fin os han venido a reencarnar varios profetas y hermanos de Luz, para la iluminación de inteligencias, y formar la Unidad por ambas partes, con el objeto de dar paso a lo que se viene desarrollando, siempre prestos en enseñar el Amor, para que todos en comunidad podamos tener una verdadera Unión, con el lema de Amor, Paz y Caridad para siempre. ¿No somos todos hijos del Gran Todo?, es cierto que sí; pero según a la comprensión de cada uno, hace que se encuentre a donde mejor su mente comprende: pues yo, como Nuevo Mesías, vendré en el tiempo dicho, llevando a Jesús de Guía, y a Dios Padre Creador de Protector, para Unificar con mis hermanos terrenales esta Unión ya empezada en vosotros sin preferencia de clases ni credos. Por lo cual, el tiempo ya es justo, justísimo: ya veis que estáis en nuestras manifestaciones, al ver que está llegando la hora indicada de Unir.

  Pensad, de que estamos en pleno sexto cataclismo, y que la materia humana recogerá nueva vitalidad y conocimientos, porque la hora del juicio ya os es anunciada. ¡Ay de aquellas Sectas, Doctrinas y Religiones que no practiquen esta Unión de hermanos todos hijos de Dios! Mas vale que sus ojos no vean el sufrimiento que les acarreará; y veréis también como está hambrienta la Tierra con sus manifestaciones; quiera Dios que no seáis nadie comida vosotros para ella, a fin de evitaros los grandes sufrimientos que han de pasar los terrenales.

   Por Justicia Divina, debe de reinar el debido respeto entre todos, y formar un núcleo de fuerza unida semejante a la de un reloj, que no hay pieza por insignificante que sea, que no tenga utilidad; de aquí viene que nadie puede decir que uno es mayor que el otro; el trabajar UNO para todos, y todos para UNO, como UNO es Dios, Padre Nuestro Creador Universal, para que la humanidad despierte de su lecho que está dormida, y que al despertar, no duerma en las cosas Divinas que os anunciamos, porque Dios pide gran Amor a sus hijos. Pero el afán de este siglo, y el engaño, ahogan la palabra, y hácese infructuosa. Mas bienaventurados los ojos que ven, y los oídos que oyen, para que podamos seguir las instrucciones de Cristo, haciendo sonar los clarines de comprensión en este presente, y poder apreciar el por qué Cristo vino (Juan, 5:46) debido a lo mucho que sus antepasados a él, lo anunciaron con enseñanzas de Amor, y ratificaron que Dios las da, en aquellos SUS hijos que bien cumplen.
Paso la palabra a Pedro Vallejo:

 
La riqueza de Dios en el hombre cuando la consigue, la deja suelta, para tener mucha más.

    YO, PEDRO VALLEJO:

  Mucho es lo que os falta aún todavía por escribir, no desfallezcáis, para que podáis tener los sueños de Paz y de Amor en vuestro planeta por este nuestro hermano Juan el Niño, ya que actuamos los hermanos de Luz Espiritualmente unidos a él, en espera que el Padre dé la señal, para manifestarnos con más fortaleza y profundidad, en son de Amor y Caridad aquí en este planeta, para unificación de hermanos, a Una sola Ley  de Amor Universal, como verdaderos hermanos que somos dentro del Gran Amor del Padre; ya que esta vez, es un movimiento de ascenso general, dentro del campo Espiritual Universal, por corresponder al movimiento de desmaterialización, que va al compás de lo que llamáis Madre Naturaleza, para haceros despertar a ver las grandes y hermosas maravillas que EL tiene, para con todos sus hijos que se hacen merecedores por Ley Divina.

  Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. ¿Quién os confiará lo verdadero si no fuisteis fieles?  ¿Quién os dará las riquezas de vuestro templo, si no creéis en nuestra palabra? Pensad que las riquezas materiales dividen, en cuanto éstas no van acompañadas mundialmente de una buena hermandad como verdaderos hijos de Dios que sois, ya que Dios, confía lo verdadero a todos aquellos que practican el bien al prójimo. No caigáis en tentación, al dejaros llevar por vuestras pasiones o malas inclinaciones, porque Cristo vino a salvar lo que se había perdido, y aún hoy se pierde, por incomprensión.

  Cuando oyereis guerras y sediciones de guerras, no os espantéis, porque es necesario que estas cosas acontezcan primero: Mas no será el fin, ya que por la parte del Irak, territorio del Líbano, empezarán las primeras manifestaciones de guerras, esto, cuando estéis a punto de terminar de ordenar la obra, levantándose gente, contra gente, y reino, contra reino, habiendo también grandes terremotos en varios lugares, como hambre, pestilencias, espantos y señales del Cielo, a similitud que algunos de vosotros conocéis, para testimonio de esta verdad; porque estos son días para que se cumplan todas las cosas que están escritas, y entonces, habrán las señales anunciadas que sobrevendrán, porque las virtudes del Cielo serán conmovidas, y verán los terrenales a Cristo, que vendrá sobre Una Nube con gran potestad y majestad grande, antes que venga el día grande y manifiesto de Paz Universal.

  Arrepentíros cada uno de vosotros en Cristo, por el Don del Espíritu Santo, y vedle aquí de nuevo otra vez dando su presencia a los terrenales, para que entren a la verdad, y desaparezca la incomprensión de los hombres que no comprenden ni han comprendido las cosas Divinas, tal como él las enseñó y practicó con Su Gran Amor al prójimo; porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos; porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos; así que, arrepentiros y convertiros, pues que vendrán los tiempos del refrigerio que antes os fue anunciado por todos los profetas, desde Samuel en adelante que han hablado, y han anunciado en estos días los grandes acontecimientos que han de pasar los terrenales.
Por lo tanto, sed salvos de esta perversa generación, viendo el cariz que llevan los hechos, y cumplid cada uno, el Amor del Padre.

  Yo fui el continuador de la obra de Jesús, cuando personalmente estuve aquí en la Tierra, y ahora os hablo en Espíritu, conforme las “Divinidades” lo desean. ¿Es que no os habéis dado vosotros perfecta cuenta, de cómo os movéis también para el cumplimiento de esta Obra? Bien claramente pueden ver vuestros ojos a “Ellas” como os conducen para una perfecta Unión, al igual que Jesús lo hacía con los suyos, para que los hombres fueran comprensibles a “Ellas”. Por lo que vosotros podéis daros cuenta que estáis tocando la verdad de nuestras manifestaciones, que están obrando a luces vistas para con todos los seres de la Tierra, a esta misión de UNIVERSALISMO DE AMOR UNIVERSAL.

  Esta Obra, es mucho más seria e importante de lo que vosotros los encargados de escribirla os pensáis e imagináis, ya que os abre el camino para haceros ver, con claridad, los Hechos de aquel pasado, semejantes en este presente, que siendo así, os encontráis con vuestros momentos de dudas, al ser llevados por palabras de otros que os hacen tergiversar los conocimientos que os estamos dando. De aquí viene que Jesús dijera: ¡Hombres de poca fe!, con lo mucho que me he esforzado en enseñaros, ¿aún dudáis de mí? ¿Cómo os puedo yo enseñar, lo que aún todavía tengo para todos, si no me entendéis?, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvierais y fuerais como niños, no entraréis en el reino de los Cielos; a los que conforme al propósito sois llamados, porque a los que antes él conoció, también predestinó, para que fuesen hechos, conformes a imagen de Jesús, para que él, sea el primogénito entre muchos hermanos, y a los que predestinó, a estos también llamó, y a los que llamó, a estos también justificó, y a los que justificó, a estos también glorificó, ¿pues qué diremos a esto? si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?, así que, cualquiera que se humillara como un niño, este es el mayor en el reino de los Cielos, tenedlo bien presente, y recordadlo todos los que decís ser mis seguidores, que os encontráis aquí en la Tierra siguiendo mi obra. Tened presente quien soy, Pedro Vallejo, el continuador de la obra de Jesús, y también conocido por el Jesuita Blanco, para que todos os unáis, y os reconozcáis cada uno a sí mismo. ¿Qué importa, lo que cada uno profese en cuanto que su finalidad sea por un mismo fin? ¿No sois todos hermanos? Empezad pues por vosotros mismos a comprenderos y Amaros, porque sois muchos y aún mal avenidos, claro está, por incomprensión, puesto que la Ley cada uno la comprende según el estado psíquico que uno se encuentra. Por lo tanto, quereros, y amaros todos como verdaderos hermanos, siendo grandes trabajadores en la Obra del Padre, creciendo en Amor al prójimo: ¿qué os parece si tuviese un hombre cien ovejas, repito, y se descarriase una de ellas, no iría por los montes dejadas las noventa y nueve, a buscar la que se había descarriado? Y si aconteciere hallarla, de cierto os digo que más se goza de aquella, que de las noventa y nueve que no se descarriaron; por lo que esta es mi voluntad, y la de nuestro Padre, que no pierda ninguno de sus hijos: ya veis con qué alegría y Amor se está trabajando en esta Obra para con todos, que cuando se llegue a comprender que todos somos hermanos, nos respetaremos de unos a otros; por lo cual, si tu hermano pecare contra ti, ve y reconcíliate entre tú y él: Si te oyera, has ganado a tu hermano.

  Perdonad vosotros si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre también os perdone vuestras ofensas, porque si vosotros no perdonareis, tampoco ÉL os perdonará; más claramente ya no se os puede hacer comprender, porque Espiritualmente el Padre está unido a todos por SU Atributo de Paz, que no Castiga ni Perdona. Daros cuenta los que estáis dentro del Amor Universal, cuánta humildad es precisa para saberlo llevar, que bien claramente lo podéis ver, como Espiritualmente se está dando para que se conozca la verdad de las cosas, sazonando a este Mundo terráqueo, por haber empezado  la verdadera hermandad entre vosotros, que solo os falta saberla cumplir, para dar Luz a los que habitan en tinieblas, y marchar por los caminos de Paz, Amor y Convivencia, logrando la regeneración que hace desaparecer las fronteras.

  En estos momentos encontrándome en unión con Allan Kardec, que fuimos instructores espirituales en vuestro planeta, somos hoy movidos a los mismos efectos que Juan, el Niño, para que todos los que nos deseen escuchar con atención lo hagan, ya que estamos obrando en ayuda a su servicio, y entre todos podamos hacer llegar estos conocimientos para aquellos que fueron terrenalmente nuestros hermanos, siendo muchos los que se han dado cuenta de su cambio por mediación de sus escritos, que por causa justificada ellos ya tienen, no ocurriéndoseles de momento cómo los han obtenido, puesto que todo está tocando a su fin, toda vez que las justificaciones, son las que más han de hacer asombrar a cada uno, por las cosas Divinas de Nuestro Padre Creador, que lleno de Amor está para con todos, dando también para los Científicos, a que puedan hacer despertar conforme les va haciendo EL ver la Vida interna Eterna; dando el máximo de “comprensión”, y con “ella”, a esta misión que tiene el Nuevo Mesías, que también al igual que Noé, y Cristo, viene rebosante de Amor y Paz para con todos los hombres de buena voluntad.

  Que el Amor de Nuestro Padre Creador sea para con todos los terrenales bien comprendido, practicado y divulgado. Con esto me despido, dandoLE a Dios lo que ÉL quiere, para una Nueva Era llena de Amor Universal.

     Paso la palabra, a Allan Kardec.

 Todo aquel que ve y comprende las cosas de Dios, es sacarse de su interno la fortuna que de EL lleva.

   YO, ALLAN  KARDEC:

  Siempre fiel a servir a mi hermana humanidad, os digo: Que sois unos espiritualistas en general, o Universalistas, individualmente en estado latente para perfeccionamiento Espiritual, y os encontráis en transformación para vuestra perfección de Esencia a semejanza de Nuestro Padre Creador, por lo que se os están revelando Hechos interesantes, como así nos es preciso el darlos al entrar en relación con vosotros, ya que cada escrito, os dará cuenta de que es una aparición del Cristo, que con perseverancia y tesón obtendréis poco a poco las verdades, al comprender el alcance que el TESTAMENTO lleva, para que al acogerse cada uno a la verdad, medite con detenimiento, ya que nos encontramos en los primeros albores de la Nueva Era de Amor Universal; por lo que Cristo, ya descendió él para darnos enseñanza de Amor Divino del Padre, que es benignidad para con todos en general.

  En nosotros, hoy reina ya alegría por vuestro trabajo, que también vosotros la tendréis por vuestra cooperación hacia nosotros, haciéndola también extensiva a todas aquellas amistades que particularmente cada uno las tenga, como igualmente para todos en general; así es que fijaros bien, en cuanto a los detalles que os damos, porque el más pequeño de todos e insignificante, os será de vital importancia en conocimientos, por lo que ya veis cómo se van presentando los Hechos, que son recogidos por los mensajeros encargados de anunciar en otros lugares lo que os damos; pues llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestra Alma.

  Tened manos firmes y voluntad en escribir los acontecimientos que os damos, con el fin de vuestra alimentación Crística en cada uno, porque todo aquel que cumple de corazón, palabra y obra, siente a Dios en su Alma, como el Padre de su chispa anímica de Vida, gozando de felicidad cuando más comprende, al ver que ÉL, no tiene ni puede tener ningún misterio para con todos sus hijos. ¿Hay algún padre que quiera de veras a sus hijos, que les oculte algún misterio para ellos?, pues menos ÉL, si están unidos a SU fluido de Amor Universal, y en cambio, muchas son las Iglesias y religiones que dicen AmarLE, y se separan de unas a otras, por no tener la comprensión de verdaderos hermanos. Mas ahora se que por ignorancia lo habéis hecho, pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, así que, arrepentiros y convertiros en la fe de Cristo, puesto que os vendrán los tiempos del refrigerio que fue antes anunciado, el cual, de cierto es menester que el Cielo, tenga hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Dios por boca de sus Santos Profetas, y no muchos días después de estos, recibiréis las Virtudes del Espíritu que vendrán sobre vosotros, y me seréis testigo, para que toda boca se tape, y el mundo se sujete a Dios. Así que, habiendo recibido yo del Padre la promesa del Espíritu-Santo, ha derramado esto en cumplimiento a la verdadera Doctrina o Ley Divina.

  Sobre la cátedra de Moisés se sentaron los escribas y fariseos, por lo que todo lo que os dijeron que guardéis guardadlo y hacedlo: mas no hagáis conforme a sus obras: porque dicen y no hacen. Antes todas sus obras hacen para ser mirados de los hombres; porque ensanchan las filaterías y extienden los flecos de sus mantos. Al adulterar lo que él recibió de Cristo. Mas, ¡hay de vosotros, Iglesias y Religiones!, porque llevaréis más grave juicio por el oro del templo, que hacéis ostentación, siendo en esto ciegos en el Amor al prójimo, por él ¡Ay de vosotros!, porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejasteis lo que es más grave de la Ley, es a saber, el juicio, la misericordia y la fe. ¡Guías ciegos que coláis el mosquito, mas tragáis el camello! Mas limpia primero, lo de tu dentro, para que también lo de fuera se te haga limpio. Así que, también vosotros de fuera os mostráis justos a los hombres, mas de dentro llenos estáis de hipocresía e iniquidad. Por lo tanto. ¿Cómo evitaréis el juicio? y he aquí que os hablamos enseñando la Ley de Cristo, como la enseñó también Ana Katarina Emenrich, Bernadet, Lucía, Jacinta, y otros muchos más, que pruebas han dado ellas en este planeta que se encuentra lleno de dolor y de lágrimas: Pues no todos reciben esta palabra de Cristo, sino aquellos a quienes les es dado por él.

   Paso la palabra, a Jesús.

   La fortuna Terrenal es pasajera, mas la de Dios, Infinita.

   Yo, JESÚS, LLAMADO EL CRISTO:

  Dejad a los niños y no les impidáis de venir a Mí, porque de los tales es el reino de los cielos, para que tengan su vida eterna por el conducto que sea, ¿por qué me llamáis bueno? Ninguno es bueno, sino Uno, es a saber, Dios. Guarda los mandamientos, no matarás, no adulterarás, no hurtarás, no dirás falsos testimonios, honra a tu padre y a tu madre, y Ama a tu prójimo como a ti mismo, y entonces sabré que me quieres de verdad, y que estás tú en mí. Pues ven, sígueme, y tendrás tesoro en el Cielo, porque de cierto os digo, que difícilmente entrará en el reino de ÉL un rico, mientras viere a su hermano tener necesidad y no le dare.

  De cierto, de ciertos digo a todos los que me seguís para la regeneración, que seréis bautizados por el Espíritu Santo de Dios; mas el sentaros a mi mano derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes están aparejados de mi Padre, si es que cumplen SU LEY.

  Todos cuantos ven la verdad, se convencen por sí mismos al raciocinio, y no es preciso convencer para que uno se convenza, porque siendo cada uno portador del libre albedrío, va comprendiendo a su verdad en el lugar más adaptable de su comprensión, convenciéndose conforme a su estimar, pasando a fertilizar la Unidad de los hombres con toda su alegría de hermano, y entonces daros cuenta quesois un polo opuesto de aquel que no está de acuerdo con vosotros, por unas y otras enseñanzas mías, que como a fuego chispean ellas a otras materias, por ser la enseñanza de cada uno diversa en enseñar, cosa que todas llevan lo mismo por lo Espiritual, Dios, Amor, Paz, Universo o Naturaleza.

   De aquí viene que yo estableciera las buenas aventuranzas, cual dicen:

   Bienaventurados los pobres, pero ricos en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

   Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

   Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

   Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán hartos.

   Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán Misericordia.

   Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

   Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la Justicia Divina, porque de ellos es el reino de los cielos.

  Bienaventurados sois, cuando os vituperaren, os persiguieren y dijeren de vosotros todo mal por mi causa mintiendo. Por lo tanto, gozaos y alegraos los que me seguís, porque vosotros sois la sal de la tierra, y si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada?, mas vosotros sois la luz del mundo, una Ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder, por lo que vuestra merced será grande en los cielos.

  A nosotros no nos podéis ver si no es que sean con los ojos del Alma, para que se pueda comprobar los Hechos que os damos con nuestras manifestaciones presentes.

  No equivocaros, ni ser confusos de unos a otros practicando el Amor al prójimo, mirad que nadie os engañe.
Oiréis guerras y rumores de guerras, mirad que no os turbéis, porque es menester que todo esto acontezca, mas aún no es el fin, porque se levantará nación contra nación, y habrán pestilencias, hambres y terremotos por varios lugares; todas estas cosas son principios de dolores por los acontecimientos que han de venir y pasar los terrenales, al no hacernos caso.

  Muchos de los hombres se verán aborrecidos por causa de mi nombre, y se aborrecerán, como también, muchos falsos profetas se levantarán por haberse multiplicado la maldad de algunos, y el que perseverare hasta el final, este será salvo si cumple el Evangelio de Dios en todo el mundo, y entonces no tendrá su fin. Y los que estén en….,huyan a los montes, y el que en el campo, no vuelva atrás a recoger sus ropas; mas orar pidiendo que vuestra huida no sea en invierno, ni en sábado, porque habrá gran aflicción, cual no fue desde el principio del mundo hasta ahora, y si en aquellos días no fuesen acortados por los que me siguen, ninguna carne será salva; mas por causa de los que me siguen, aquellos días serán acortados.

  Entonces si alguno os dijera he aquí está el Cristo, no creáis, porque se levantarán muchos falsos que engañarán si es posible aún a los escogidos; por lo cual, estad apercibidos, que si os dijeran he aquí está en el desierto, no salgáis, he aquí en las cámaras, no creáis, porque como el relámpago que sale del Oriente y se muestra hasta el occidente, así será mi venida, que vendré con materia de Espíritu de verdad, para que me vean los que no ven con los ojos del Alma, y entonces se mostrará la señal mía en el Cielo, que vendré sobre susojos con gran poder y gloria, enviando a mis ángeles con gran voz de trompeta, que ajuntarán a los escogidos de los cuatro vientos, de un cabo de cielo hasta el otro, porque las virtudes de los cielos serán conmovidas por la Energía Nuclear.

  De la higuera, aprended la parábola cuando ya sus ramas se enternecen y las hojas brotan, que os hace saber que el verano está cerca, pues de cierto os digo, que no pasará esta generación, que pasen todas estas cosas.

  El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán, empero del día y hora, nadie sabe, ni aún los ángeles de los cielos, sino mi Padre; mas como los días de Noé, así será mi venida que no la conocieron hasta que vino el diluvio. Velad, pues, porque tampoco sabéis a la hora que ha de venir Juan, el Niño, vuestro Mesías; por tanto también vosotros estad apercibidos de cuanto os digo, porque ha de venir a la hora que no pensáis; pues vuestra fe no está fundada en sabiduría de hombres, mas en Sabiduría de Dios en misterio, la Sabiduría oculta que Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria. Así que nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios que está en el hombre, porque, ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre, que está en él?

  Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el espíritu de Dios, para que conozcamos lo que ÉL nos ha dado; por lo tanto también hablamos al prójimo, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual a lo Espiritual, porque el hombre animal, no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura, y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente, mas nadie se engañe a sí mismo, ¿no sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Por tanto, que cada uno sea hallado fiel a donde mejor se encuentre practicando sus conocimientos de espiritualidad; esto empero hermanos, ha pasado por ejemplo en mí, por Amor a vosotros, para que aprendáis de nosotros, de cuanto queda escrito.Así que que ninguno se gloríe de los hombres, hasta ver con sus propios ojos la Pura Verdad.

  Algunos están envanecidos como si nunca hubiese yo de ir a ellos, cosa que vendré presto para todos, y entenderé, no las palabras de los que andan ensoberbecidos, sino la virtud, porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en Hechos buenos de bien al prójimo, por la Virtud del Espíritu Santo en el hombre.

  Erráis ignorando las Escrituras y el poder de Dios; pues venid y seguidme, que lograréis vuestros deseos para un mundo mejor, como verdaderos hijos del Padre.

  Tened en cuenta que todo hermano de Luz, es una Divinidad movida bajo la influencia del Padre, que os ilumina, para que vayáis progresando a este ascenso Espiritual, que os transmitimos a este cumplimiento según es vuestra voluntad.