8 Juventud, solteros, padres, iglesias

 PARA TODA LA JUVENTUD, HOMBRES SOLTEROS, PADRES DE FAMILIA, Y A TODAS LAS IGLESIAS EN GENERAL.

   JUAN, el NIÑO: EL MESÍAS DE UNIVERSALISMO DE AMOR UNIVERSAL, OS DIGO:

  Hechos 22:1 Varones, hermanos y padres, oíd la razón que ahora os doy Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oyere mi voz, y abriere la puerta, entraré en él, y cenaré con él, y él conmigo. 1ª Corintios 16:7 Porque no os quiero ahora ver de paso; porque espero estar con vosotros algún tiempo, si el Señor lo permitiera. Apocalipsis 3:5 El que venciere, será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias, para que hagan saber, ellas, a sus feligreses, de la manera más clara posible, que nos valemos en Espíritu hablar a los terrenales, a través de la Biblia, con lo mismo que en ella se lee escrito, por los terrenales que fueron los discípulos de Jesús, para que hoy, vean de cómo nos servimos en nuestro estado de Espíritu, el hablar, para todos aquellos que quieran comprobarlo. Antes, era uno el que Evangelizaba, cual hoy, ya somos muchos los predicadores del Evangelio DE AMOR UNIVERSAL, para todos los hombres de buena voluntad, porque somos de Cristo, y el que es de «Cristo», así habla, porque es espiritual. Sé, que muchos no me creerán, por pensar que el Diablo es el que está hablando en mí aquí, que hasta incluso, a los elegidos y escogidos engañará; pues júzguese cada uno a sí mismo, y comprenderá que al Diablo, las cosas de Dios le queman, y a mí, lo que me quema, es que se deje de hacer el bien, cuando uno pudiéndolo hacer no lo hace, porque sé, que el que no lo hace, es hijo de perdición.

  1ª  de Juan 4:1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo. 3:10 En esto son manifiestos los hijos de Dios, y los hijos del Diablo, cualquiera que no hace justicia, y que no Ama a su hermano, no es de Dios. 7 Hijitos, no os engañe ninguno; el que hace justicia, es justo, como «el» también es justo. Yo os invito a que prediquéis el Evangelio en AMOR, BONDAD y CON FRATERNIDAD, y a que sigáis con ejemplo lo que dice el Cristo, mas no a mí, sino a él, porque muchos son los que se apartan de él, y no quieren creer ni en Dios, cuando están apegados a las riquezas terrenales, porque no ven más que a su fortuna terrenal, en vez de la Espiritual, y éste es el que peca, cuando no obra de buen corazón al prójimo: Así yo os hablo, y os hablamos todos los que somos servidores de Jesús, como hijos Amados del Padre, cual os digo: Apocalipsis 22:5Y allí, no habrá mas noche; y no tienen necesidad de lumbre de antorcha con el Padre, ni de lumbre de sol; porque el Padre los alumbrará; y reinarán para siempre jamás, cuando el hombre sepa hacer el bien al prójimo, si sufriese necesidad de alimentos, ropa, hogar, médicos, o de medicamentos. 1ª Tesalonicenses 2:1 Porque, hermanos, vosotros mismos sabéis que nuestra entrada a vosotros no fue vana. 4 Sino según fuimos aprobados de Dios, para que se nos encargase el Evangelio, así hablamos; no como los que agradan a los hombres, sino a Dios, el cual prueba nuestros corazones. 6 Ni buscamos de los hombres gloria, ni de vosotros, ni de otros; aunque podíamos seros carga como Apóstoles de Cristo. Apocalipsis 17:7 Y el Ángel me dijo: ¿Por qué te maravillas? Yo te diré el misterio de la mujer y de la bestia que la trae, la cual tiene siete cabezas y diez cuernos. (Comprobad este siete, con el número 10 que hallaréis en dicho misterio que os hacemos entrega con las Cábalas Psicofísicas Cristianas), 8 La bestia que has visto, fue, y no es; y ha de subir del abismo, y ha de ir a perdición y los moradores de la tierra cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo, se maravillarán, viendo la bestia que era, y no es, aunque es. 9 Y aquí hay mente que tiene sabiduría. Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se asienta la mujer. 10 Y son siete reyes; los cinco son caídos, el uno es, el otro aún no es venido; y cuando viniere, es necesario que dure breve tiempo. 11 Y la bestia que era, y no es, es también el octavo, y es de los siete, y va a perdición. 12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; mas tomarán potencia por una hora como reyes con la bestia. 14 Ellos pelearán contra el cordero, y el cordero los vencerá; porque es el Señor de los señores, y el Rey de los reyes; y los que están con él, son los llamados elegidos y fieles. 17 Porque Dios ha puesto en sus corazones ejecutar lo que plugo, y el ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que sean cumplidas las palabras de Dios.
   22:7 Y  he aquí, vengo presto. Bienaventurado, el que guarda las palabras de la profecía de este libro, que las hallaréis también en dicho misterio que os lo expondré en donde dirá: A TODAS LAS IGLESIAS: DOCTRINAS: CREDOS Y RELIGIONES EN GENERAL DEL MUNDO TIERRA: que sin apartarnos de lo que el Padre ordena a Cristo de que se diga, así lo hacemos, haciendo ver un misterio nuevo, pero que no es nuevo, por ser de Cristo, y que algunos os digo en verdad, que aquí han puesto su imposibilitar en estas escrituras, por lo cual nosotros ahora, les decimos que les vendrá su implorar y arrepentimiento.

  A todas las juventudes, padres de familia, solteros, y a las iglesias en general, os digo: Mirad el cielo, y también la tierra, para que no os extrañe que en un momento de cerrar y de abrir los ojos, todo arda, pero antes veréis cómo del mar va subiendo el agua de su nivel normal, y grandes terremotos y huracanes habrán, por ser el preludio de lo que sobrevendrá. Pensad también con lo de Hiroshima y Nagasaki, Apocalipsis 16:21 Y cayó del cielo sobre los hombres un grande granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron a Dios por la plaga de granizo; porque su plaga fue muy grande, y fue el preludio, de la energía termonuclear. Nuestras premoniciones ya han sido dichas, y os falta la última, para vuestro estudio psicofísico, y el que lea, entienda, o la filosofe, 1 Y oí una gran voz del templo, que decía a los siete ángeles: id, y derramad sobre la tierra, la (ira) palabra de Dios; (en el mundo Tierra, ira, es furia que mueve a indignación, pues ira, fue y es también la Diosa del mundo Iostako, y allí ira, significa a más de la Diosa, empuje, y movimiento de transporte «a otros mundos» de seres que están en estado de Espíritu libres, prestos para la encarnación, o la reencarnación de sus almas, si es que en algunos de ellos «fueran precisos sus servicios», tanto en estado de Espíritu, como carnales. De aquí viene también la Diosa de Ira, por su traslado a su punto de destino; pues no siempre las palabras dan el mismo sentido en todas partes, ya que en cada lugar, las mismas palabras tienen a veces un sentido diferente, que siendo las mismas, causan un gran malestar. 2 Y fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra; y vino una plaga mala y dañosa sobre los hombres que tenían la señal de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen. 3 Y el segundo ángel, derramó su copa sobre el mar, y se convirtió en sangre como de un muerto; y toda alma viviente fue muerta en el mar. 4 Y el tercer ángel, derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre, (ahora ya os encontráis  aquí en este tercero). 5 Y oí el ángel de las aguas que decía. Justo eres TU, oh Padre, que eres y que eras el Santo, porque has juzgado, estas cosas. 6 Porque ellos, los antepasados, derramaron la sangre de los Santos, y de los profetas, en el patíbulo del Círculo Romano. 7 Y oí a otro del altar que decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. 8 Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fue dado quemar a los hombres con fuego, (también muy cerca estáis ya de este otro). 9 Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, y no se arrepintieron antes para darle gloria. 10 Y el Ángel derramó su copa sobre la silla de la bestia; y su reino se hizo tenebroso; y se mordían sus lenguas de dolor. 12 Y el sexto Ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de él se secó, para que fuese preparado el camino de los reyes de Oriente. 13 Y vi salir de la boca, el dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas. 14 Porque son espíritus de demonios, que hacen señales para ir a los reyes de la Tierra, y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. 15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. 16 Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón. 17 Y el séptimo Ángel, derramó su copa por el aire; y salió una grande voz del Templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho es. 18 Entonces fueron hechos relámpagos, y voces, y truenos; y hubo un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fue jamás desde que los hombres han estado sobre la Tierra. 19 Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados, y después de todo esto dicho, vendrá el juicio, y el Gran Amor Universal empezará a dar su fruto con claridad.

  Efesios 5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella. 27 Para presentársela gloriosa para sí, una Iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese Santa y sin mancha. 28 Así también los maridos, deben Amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que Ama a su mujer, a sí mismo se ama, por lo cual, no tengáis miedo vosotros del precepto de creced y multiplicad. 24 Así que, como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo, porque el que cumple con la Ley de procreación, éste es el que presenta el verdadero Amor espiritual a Dios. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se allegará a su mujer, y serán dos en una carne. 33 Cada uno empero de vosotros, de por sí ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer reverencie a su marido. 32 Este misterio grande es: mas yo digo esto con respecto a Cristo y a la Iglesia. 6:6 No sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres; sino como siervos de Cristo, haciendo de ánimo la voluntad del Padre. Filipenses 1:8 Porque Dios me es testigo cómo os Amo a todos vosotros en las entrañas de Jesucristo. 10 Para que discernáis lo mejor; que seáis sinceros y sin ofensa para el día de Cristo. 1ª Corintios 1:21 Porque por no haber el mundo conocido en la sabiduría de Dios a Dios por sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación:

  ¿Acaso no es locura para algunos, que los Espíritus elevados hoy os prediquen? 27 Antes lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo flaco del mundo escogió Dios, para avergonzar a los fuertes, que también podéis comprobarlo. 26 Porque mirad hermanos, nuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles. 18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; mas a los que se salvan, es a saber, a nosotros, es potencia de Dios. 17 Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio: no en sabiduría de palabras, porque no sea hecha vana la cruz de Cristo, por lo que ya veis, que hablamos con palabras sencillas, pero todas ellas llenas de Amor y de Esencia. 23 Mas nosotros predicamos a Cristo crucificado, a los judíos ciertamente tropezadero, y a los Gentiles locura. 4 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os es dada en Cristo Jesús. 7 De tal manera, que nada os falte en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Maestro Jesu-Cristo. 9 Fiel es Dios, por el cual sois llamados a la participación de su Hijo Jesu-cristo nuestro Maestro. 8 El cual, también os confirmará hasta el fin, para que seáis sin falta, en el día de nuestro Maestro Jesucristo. Filipenses 2:2 Cumplid mi gozo; que sintáis lo mismo, teniendo el mismo Amor, unánime, sintiendo una misma cosa. 1ª Corintios 1:15 Para que ninguno diga que habéis sido bautizados en mi nombre, sino por obra y gracia del Espíritu-Santo de Cristo, con Su rayo Divino de Luz, para que todos llevéis por él buen fruto, y en gran abundancia, Filipenses 2:5 Haya, pues, en vosotros ese sentir que hubo también en Cristo-Jesús, Ley de procreación, creced y multiplicad, 13 Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad. 15 Para que seáis irreprensibles y sencillos hijos de Dios, sin culpa, en medio de la nación maligna y perversa, entre los cuales resplandecer como luminares en el mundo, si sabéis cumplir con Amor Espiritual, para la reencarnación de las Almas. 16 Reteniendo la palabra de vida, para que yo pueda gloriarme en el día de Cristo, que no he corrido en vano, ni he trabajado en vano, para que yo a través vuestro, de los que estéis aparejados, pueda venir a reencarnar (en el año 1982). 21 Porque todos buscan lo suyo propio, y no lo que es de Cristo-Jesús. 22 Pero la experiencia de él habéis conocido, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio. 24 Y confío en el Padre, que yo también iré presto a vosotros para anidarme en el año 1981, y salir de él, en 1982, y poderme manifestar en el año 2002 3:4 Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno parece que tiene de qué confiar en la carne, yo mas. Y ser hallado, teniendo mi justicia, que es por la Ley, la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe. 21 El cual, transformará el cuerpo de nuestra bajeza, para ser semejante al cuerpo de Su gloria, por la operación con la cual puede también sujetar a sí todas las cosas. 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas, en gloria, en Cristo- Jesús. 7 Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones, y vuestros entendimientos en Cristo-Jesús.

  Así que, hermanos, sujetaros al EVANGELIO DEL FUTURO, abriéndome el camino vosotros al estar sujetos a Él, para que podamos entre todos corresponder a la Misión de Cristo-Jesús, y que también es la mía por él en mí, si es que en verdad sois de mi rebaño de UNIVERSALISMO DE AMOR UNIVERSAL, en donde los hombres a través de LA CADENA DE UNION DE AFINIDADES, son todos una verdadera Familia, y sin que nadie tenga que dejar lo suyo propio determinado, por su verdad en él, en respeto a los demás.

  Quiero que sepáis el venir yo a reencarnar semejante a como vino “Jesús”, después de que él transmitió las Escrituras a “Moisés”, y que por no seguir “este” Su ejemplo, tuvo que venir “el”, no en Espíritu, sino que personalmente en carne, para hacer cumplir lo que “él”, le había adulterado: Y la reencarnación de Jesús fue así después de haberlas transmitido; y estando en persona entre los suyos, dijo Juan 3:7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez. 34 Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla: porque no da Dios el Espíritu por medida; 5:46 Porque si vosotros creyeseis a Moisés, creeríais a mí; porque de mí escribió él. 47 Y si a sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis a mis palabras?; 6:38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, mas la voluntad del que me envió. 39 Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que todo lo que me diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero; 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida. 26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así dio también al Hijo que tuviese vida en sí mismo; 43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a aquel recibiréis; Mateo 1:18 Y el nacimiento de Jesucristo fue así: Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló haber concebido del Espíritu Santo. Y vino, y habitó en la Ciudad que se llama Nazaret: para que se cumpliese lo que fue dicho por los Profetas, que había de ser llamado Nazareno. Visto en el 2:23. Por lo que prosigamos en el 1:23.21.24 y 25 He aquí la virgen concebirá y parirá un hijo, Y llamarás su nombre Emmanuel, que declarado, es: Con nosotros Dios. Y parirá un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Y no la conoció hasta que parió a su hijo primogénito: y llamó su nombre JESÚS:

  NUESTRA SALVACIÓN, NO ES SOLO EL DECIR CREO YO EN DIOS, YA QUE LA ENCONTRAMOS A TRAVES DE NUESTRAS REENCARNACIONES, PARA PERFECCIONARNOS POR MEDIACIÓN DE ELLAS NUESTRA CONDENACIÓN, Y NO PECAR MÁS.