5 YO, BERNADETTE

   YO BERNADETTE: AÑO 1957

  Quiero que comprendáis esta labor de Enseñanza a Unificación que os anunciamos a través de Juan, el Niño, y de Jesús, encargados principales de esta Obra, la cual nosotros y demás Hermanos nos adherimos a ellos, haciendo nuestro acto de presencia, para que en ningún momento de vuestra flaqueza, os dejéis llevar ni dominar por las contradicciones de otros, que descalzan a uno de sus raíces, si ellas no son lo suficiente profundas. Pues yo, he venido que lo sean, y admirar como hermanos míos vuestra buena fe, y el daros nuestro agradecimiento por tal cumplimiento que estamos efectuando juntos.

  Recoged mis dulces palabras que os transmito a través de estas Escrituras, como hermana vuestra que soy, ya que me concierne a mí esta Caridad, de hermanos todos he hijos de Dios, diciendo la revelación que me ha dado Jesucristo para con vosotros, y de paso manifestarme, al estar las cosas para suceder pronto, y vendrá Juan, a reencarnar; mirad Apocalipsis 1:2 el cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto antes que se procedieran a estas Escrituras, buscándole su lugar preferido, Juan de Malta, en la calle que actualmente se os ha concedido la Escuela San Juan de Malta nº 33: Decid ahora que no existe Dios, y no os molestaremos más. ¿Para qué molestaros nosotros a vosotros, con nuestras Enseñanzas y manifestaciones? Bienaventurado el que lee, y el que oye las palabras que decimos, y guarda las cosas en su mente para cumplirlas, gran recompensa será para él, porque el tiempo está cerca.

  Quiero también que sepáis quién es la hermana Suprema de Caridades Espirituales de este vuestro planeta; pues abrir los ojos a la luz de vuestra comprensión, ya que os hacemos saber, que es la madre de Jesús, que un día llevó en su interno a su hijo de iluminación, para que todos pudiéramos seguir su ejemplo, y buenas obras, cual vosotros, por vuestra incomprensión decís la madre de Dios, y en cambio no es así, por ser madre de iluminación Espiritual semejante a la de su hijo, que pasó después de su misión, a ser el Regentador Supremo Universal de todos los Universos, por lo que Dios, Padre Creador, no tiene madre, ni puede tenerla, ya que si EL la tuviera, también tendría abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, y entonces no sería EL, el Supremo: cosa que Dios, siendo EL el todo, no puede encarnarse en una materia, por ser Materia de Esencia que constantemente da vida de SU Vida a todo cuanto existe en la Naturaleza, por ser todo vida de SU Vida Interna, que también la lleva cada uno de sus hijos. Por esa Vida Interna, nos materializamos y desmaterializamos por los mundos de descenso y de ascenso que pasamos, hasta que por fin, ya no poseemos más Esencia de Materia, conforme la Materia de Esencia se va volviendo en Luz de Esencia Divina Inteligente, que es, cuando ya dejamos de venir a reencarnar, por pasar al Mundo de ascenso que nos corresponde Espiritual, adherido según a nuestra Materia de Esencia, trasladándose  desde él, a otros en Espíritu, con la misma rapidez y velocidad del pensamiento, alimentándonos de Energía, por la misma vida interna Inteligente de Luz que nos da la vida de alimentación Divina Espiritual, y el manifestar la Caridad a nuestros hermanos de otros mundos, como por ejemplo el vuestro, del que nos valemos de varias maneras según a las afinidades de cada uno, en más o menos Luz.

  El Espíritu es el que crea cuando se une al Alma, por ser la chispa Divina de Dios a SU semblanza y semejanza: es la que el Padre Crea y Procrea a través de la dualidad de sus hijos, a semejanza el uno del otro, que es, con la hembra y el varón, al dotarlos de “Esencia, Alma y Espíritu”, que se transforman, por ser vida de EL las tres vitalidades dando a SU Vida. Entonces, cuando se materializan al formar cuerpo, el Alma pasa a recoger Espíritu a través de su Esencia del Pensamiento que da la forma en crear y procrear “a través de las tres”, por la vida de la Esencia Inteligente que ha dado la forma según a SU voluntad en hembra o varón, y he aquí, que primero fue lo animal, y después lo Espiritual, para que ellos cogieran la forma de Materia de Esencia, y luego pudieran del interior de cada uno sacar vida de Esencia Eterna, para transformarse a vida infinita, conforme a la creación y procreación de Su Creación, por ser fuente inagotable de gran riqueza Espiritual; por lo cual, de ella el Padre da la vida. Es lo que de EL se desprende, por ser creación, de SU Creación, llevando en ella a SU Unidad Dualista de Transformación Trinitaria en SU Unidad, semejante a una semilla, dando a su vida la flor, por Crear, con gran potencia a la Esencia de SU Esencia, que da la vida interna y la externa infinita en Su Unidad, que como ya he dicho, es la vida interna la que Crea, y la externa, la que Procrea a su creación Increada, que Lo hace ser diverso e indiverso en SU Unidad.

  Ya es mucho el que llega a saber aquí en este vuestro mundo, cuando la vida interna es la que Crea, y la externa, la que procrea, ya que SU Dualidad, nos da a comprender un sin fin de cosas infinitas, por ser la vida clave que lleva Toda Creación en crear y procrear.
No he venido a juzgar al mundo, sino a salvarlo de conocimientos, para que todo aquel que comprenda, no permanezca en tinieblas; y el deciros también, que el que me vea con los ojos del Alma, puede ver a Cristo que está continuando El Su obra.

  Para los que no vean con ellos, les deseo que tengan mucha fe, porque cuando los Hechos acontezcan no me verán a mí, sino a él, con gran poder y gloria.

  Por lo tanto, estad bien apercibidos de lo que os anunciamos, porque la llamada del juicio final se avecina, uniros ya, como verdaderos hermanos dentro del cumplimiento Divino. Mas hoy, se dan estas nuevas escrituras, para daros el último aviso, antes de que os sea demasiado tarde para vosotros los Terrenales.

  Esta unión que os digo, es muy difícil de alcanzarla entre vosotros, al dejaros llevar por vuestros deseos carnales; pues buscad a Dios, que lo hallaréis, no os quepa duda en vuestro interno mismo; entonces comprenderéis que todos sois verdaderos hermanos, pero primero, buscad la Unión conjunta como hermanos que sois, porque difícilmente conoceréis a EL, sin antes hacer el bien a vuestros semejantes, que es el prójimo.

  Cuando os Améis de unos a otros, entonces conoceréis el Amor del Padre, y sabréis que EL, es bueno para con todos, y al conocerLE todos sus hijos, serán buenos para con EL, y en todos.

  También comprendo vuestro error, al decir DIOS, a Cristo, pensando que quizás fue el Padre encarnado con él, yo también me lo creí terrenalmente, pero ahora he podido comprobar que no, pero sí, un dios entre los terrenales, que por eso él dijo: Padre ¡perdónalos!, mi misión aún no es cumplida, y ellos no saben lo que han hecho en mí, porque han preferido más oscuridad que la Luz.

  La Hermana Suprema de Caridades siempre nos avisa, para que nos encaminemos al que un día fue su hijo en la Tierra llamado Jesús de Cafarnaúm, o de Nazaret, para que él, nos lleve al Padre llenos de SU gloria y Sabiduría, cual nosotros, todos trabajamos para él, que al ser el Regentador supremo, desea ver SU misión cumplida, al tener formada Una Sola Familia Universal entre los terrenales, y ésta, ha de ser diversa e indiversa; diversa, por llevar cada uno sus diferentes opiniones respecto a las diversas categorías sociales, que son las que por escalafón, forman la vida de afinidades; e indiversa, por ser la unidad manifestada de cada uno en el lugar propio a su categoría de conocimientos afines, dando entre todos, la Unidad General de SU Unidad, para la Unidad entre los hombres; es la que no sabéis reconocerla, y eso que la lleváis cada uno en vuestra unidad corporal, que también es diversa e indiversa en vosotros.

  Os deseo, que vuestra Unidad esté llena de gran Amor interno y de externo; de interno, para que tengáis los suficientes conocimientos de comprensión, para saber que todo es Unidad manifestada e inmanifestada, dando la manifestación de SU inmanifestación manifestada de externo, a interno, para que el Amor que sentís de vuestro Amor, sea también con los demás, sin herir la moral de nadie; con ello, contribuiréis a que la Unidad General Diversa, vaya en común acuerdo con la interna individualizada de cada uno, al igual que una semilla, cuando está dando la vida de su vida, que es su fruto, viendo que todo está en ella en un solo cuerpo unido, tanto interno, como en lo externo, dándose vida a su propia vida, para manifestarse en unidad, de su Unidad, inmanifestada manifestada.

  Cuando por vuestra comprensión, sepáis respetar esta Unidad de Afinidades, que entre vosotros ya existe, entonces viviréis en un hermoso paraíso lleno de grandes virtudes, obteniendo la verdadera Unión de hermanos todos hijos de Dios, sin odios ni rencores, y entonces tendréis Paz, que os hará ser felices de unos a otros, y no habrán más guerras, ni entre vosotros, al tener presente lo que os decimos en el Testamento de la Nueva Era de Amor Universal.

  Sabréis que Juan de Mata fue el Perceptivo del cual nos servimos de él  para efectuar estas Escrituras; nació, el día 23 de Junio de 1160 y es, el que fundó precisamente la orden de los Trinitarios, tal como Jesús le había anunciado, y fue, cuando se lanzó alegre a redimir cautivos al igual que otros catalanes, pero Nevasco y Raimundo de Penyafort, recibieron como perceptivos la inspiración Divina de la madre de Jesús, estando en aquel momento entre ellos, el alto Rey Jaime I, que aceptó seguir lo que se había recibido, y ser uno más en dicho trabajo de gran peligro, sin temor a los sufrimientos que pudieran tener al ir a redimir.

  Cual nosotros, de vosotros, deseamos vuestra voluntad, para que podamos efectuar la Obra que os indicamos a las órdenes de Cristo, siendo una verdad elocuente, que sea hecha en la calle San Juan de Malta, trabajando vosotros en el número 33, y en el 51. 33 = 6: 51 = 6: 6+6 = 12 = 3.

  A los 758 años justos después, volvió a nacer éste del que ahora nos servimos (23 de Junio de 1918), para transmitir lo que os damos, que si los sumáis, dan veinte, igual a dos 758= 20 = 2; y 797 años desde entonces hasta empezar estas escrituras (1160+797 = 1957), que sumados (797) nos dan veintitrés, igual al día en que nació y a cinco (23 = 5), y el año 1957 = 22 = 4, y el año 1160 = 8: Ahora sólo os falta el año 1918 que nació el Perceptivo, dando el igual a 19 = 10 = 1: pues investigad, para que veáis que serían demasiadas coincidencias en una verdad tan grande, que solo Cristo puede El darlas, para que el mundo entre a tener fe a él, ya que no son puras coincidencias, sino que los designios de Dios ya se están cumpliendo, dando con ello pruebas verídicas, para que sus hijos despierten a comprender Su Amor, y a que se respeten mutuamente de unos a otros, que por eso os decimos: TESTAMENTO DE AMOR UNIVERSAL.

  Muy duro es de entrar en el cumplimiento Divino de SU Gran Amor que lleva, pero más duro aún es el sufrimiento que os dais por vuestra incomprensión a la Ley Divina, mas yo os digo: Dejaros de antagonismos y de odios entre vosotros si queréis Paz, y seguid el Amor que os anunciamos; de esta manera no sufriréis las guerras que dañan a vuestros cuerpos, que por ambición del hombre van aumentando en destrucción, sin pensar cuál es su responsabilidad espiritual. Pensad que ni Dios, ni Jesús, ni nadie de nosotros deseamos sangre, porque la sangre es la substancia del espíritu que forma el cuerpo del hombre, para que con él, pueda formar su Materia de Esencia llena de vida Infinita, para la Creación de su Creación de LUZ Espiritual, que una vez el hombre ya está formado de vida, da vida de su vida transformándola a su semejanza; por lo que todas las guerras van en contra de las Leyes Divinas de Dios, al no dejar que sus hijos vivan su propia vida manifestada por SU Esencia, que es la que dota a cada uno para formarlo, y lleve cada uno su libre albedrío para seguir SU AMOR, que al no ser así es como si se destrozara a una semilla, que perderíamos su fruto, pero no a su esencia, por lo cual, sed misericordiosos y benignos de unos a otros, si queréis poseer una vida en común feliz, porque aún la palabra de Cristo permanece, y permanecerá perpetuamente entre nosotros, que por ella os hablamos Espiritualmente, y también con la que contiene el Nuevo Testamento, haciendo ver de cómo os hablamos a todos en general con palabras, y no tan solo nuestra, sino también con la del Evangelio que os ha sido anunciado para edificación, y perfección.

  Del Misticismo nace la facultad de servir a Dios, por ser el mismo Dios; o a través de SU hijo de Luz, que lo impulsa para que la Luz de la verdad Divina se manifieste en él.