3 Proceso en el régimen político dictatorial

     Proceso en el régimen político dictatorial para su buen desenlace 

   Sabido es, que han existido muchos regímenes socio-políticos dictatoriales. Muchos de ellos han sido originados precisamente en base a golpes de estado, o bien iniciados con apoyo social, para sobreponerse a un estado de cosas anteriormente establecidas. Sea como sea, los ideales y principios dados por buenos, la materialidad en los dirigentes acaba socavando la credibilidad y los buenos principios, en muchos casos:

   Por eso vemos curiosamente, que para combatir una llamada injusticia social, acaba siéndolo por mediación de otra injusticia. Por lo cual vemos al correr del tiempo (puesto que el sentido de la Vida no es destruir sino la transformación de lo impuro), que el mismo proceso de la misma vida con sus eventos, conlleva a volver a su estado de equilibrio social, aunque sea en otro orden de la espiral socio-política. Es decir, el asistir a un perfeccionamiento en el sentido humanista.

   Y en este punto crítico socio-político de aflojar la rienda cuando el mismo proceso de la vida lo exige, es donde el dirigente tiene que efectuar una auto-crítica y auto-examen, sin que el poder lo tenga maniatado convirtiéndose a su vez en un ente dictatorial a semejanza de aquel a quien echó del poder. Y este estado de cosas, precisamente conlleva rechazo social y político de otras nacionalidades implicadas, tanto social como geográficamente, e incluso con bloqueos económicos.

   La clave del perfeccionamiento en este estado sociopolítico dictatorial, está precisamente en el seguimiento del Orden Natural de las cosas, verificando el proceso de cambio correspondiente cuando este se presenta, para no tener que efectuarlo inarmónicamente. Por lo cual, para ser instrumentos idóneos según el Orden Natural de las cosas, y puesto que todo cambio exige al mismo tiempo un determinado proceso, y este en el plano sociopolítico está sujeto al tiempo, es preciso jugar dentro del margen consensuado por y con el orden social, para que las expectativas de cambio no sean ni impositivas ni antisociales, generando una confianza y un voto de confianza con aquella parte social que estuvo en desacuerdo.

   Por eso precisamente es necesario efectuar un planteamiento en el tiempo, con un voto de confianza de las fuerzas sociopolíticas en oposición, tanto nacional como internacionalmente. Esto es seguir el Orden Natural de las cosas, y no llegar a un desgaste psicológico, causando desenlaces inarmónicos.

   Por poner un ejemplo, tenemos el caso típico de Hong kong, que estaba en posesión del imperio Británico, pero se daba el caso concordante de un margen de tiempo establecido en su posesión. Y eso era precisamente lo que mantuvo a China expectante en un voto de confianza esperando su desenlace en el tiempo para que esta colonia pasara nuevamente a China. ¿Qué hubiera pasado históricamente hablando, si este lapso de tiempo no hubiera existido? Pues seguramente que hubiera habido una presión mucho mayor del Gobierno chino para su rescate: Esto nos hace comprender la importancia de establecer un lapso de tiempo previamente acordado entre todas las fuerzas sociopolíticas, que asegure nuevas expectativas de cambio, libertad y bienestar social general. Y este es el tema fundamental:

   Pues si tuviéramos que buscar un ejemplo idóneo en tal cuestión de cambio, podríamos plantear la situación sociopolítica en el régimen cubano (actualmente en el 2005), por ser este el que podría ser beneficiado en base al establecimiento de un margen de tiempo previo y previsto como transición, para que todos los implicados pudieran tener una expectativa que infundiera fe y confianza en un buen desenlace.    Febrero 2005

Iostako Maraltrix