Informaciones

 Todo el desarrollo mental y psicofísico  en el ser humano, se realiza por medio de dos movimientos: de interno a externo y de externo a interno. A semejanza de la vida con sus dos movimientos, de expansión y contracción.

  El Camino, la Verdad y la Luz está en nosotros, solo hay que realizarlo (movimiento de interno a externo).
Cuando leemos los mensajes  de los maestros, buscamos desde afuera hacia adentro (movimiento de externo a interno). Nos arrobamos, sus enseñanzas nos quedan en la mente ¡pero hay que realizarlas! Por eso, muy lentamente van descendiendo para formar parte de nuestra conciencia a nivel consciente, a medida que vamos practicando, realizando, y viviendo en armonía con nuestro orden interno, en armonía con el Amor Universal. Por eso,  muchos desesperan porque no ven los frutos de alguna forma razonablemente inmediata. Entonces ¿qué hacer?  ¿esperar? El ser humano desespera ¿por qué? pues sencillamente, porque desea tener los frutos ¡Ya!.

  La actividad más extendida en el ser humano es la acumulación de información (movimiento de externo a interno). Este movimiento a su vez, debe de ser equilibrado en forma meditativa con el movimiento complementario (interno externo). Pero en general no siempre es así, pues en muchos casos, este segundo movimiento compensador de interno a externo, no da los frutos inmediatos como uno desea esperar, por falta de desarrollo.

  Sabido es que nuestro propio enemigo, expresado como defecto como orgullo, egoísmo y vanidad, nos acompaña en múltiples devenires o encarnaciones, y nos sigue acompañando. He aquí que muchos nos dirán y continúan diciendo: ¡vencer al enemigo!  ¡matarlo!  ¡sacar vuestra ignorancia, que es la raíz de todos los males! Y así un sinfín de buenos consejos. Pero una gran parte de seres humanos continúa buscando y llenando su mente de información, sin una solución de continuidad  ¿hasta cuando? ¿dónde está el límite?  Pues toda esa información debe de descender al corazón para la toma de conciencia y hacer jurisprundencia de razón a través de los dos polos, mente y corazón, visto en el sentido esencial o esotérico. Es decir: los conocimientos de la verdad deben recorrer, por así decirlo, por nuestra sangre llenando todos nuestros sentidos.

  Pensar lo que se piensa, para darse uno cuenta que el que piensa como pensador y lo pensado, forman parte de una misma unidad pensante, es fundamental. Pero aún así, a muchos les es trabajosa la dedicación, la atención y la práctica en su propia observación, para generar ese vacío donde llenarlo de vida: porque estamos demasiado polarizados solamente hacia el mundo externo; estamos acostumbrados a trabajar con formas de pensamiento para conseguir resultados materiales. Pero ¿cómo descubrir y realizarnos sin desesperar, y tener el aliciente de nuestro propio interno desde el primer momento? ¿qué hacer para que esa toma de conciencia vaya ocurriendo con frutos vistos desde el primer momento en nosotros mismos? Pues sencillamente practicar con uno mismo, ejecutando el movimiento de interno a externo sin planteamiento mental previo, haciendo aflorar por mediación de la intuición, el conocimiento intuitivo, que nos dé la satisfacción como creadores.

  El método de las Letras Claves en conjunto con las Cábalas Psicofísicas Cristianas, nos ofrecen la posibilidad de contactar con nuestro Maestro interior, la chispa anímica del Padre con la que nos dotó al crearnos, generando ese vacío fundamental donde es llenado a su vez por el conocimiento intuitivo, para sacar de nosotros mismos vida, ayudados por nuestro Ángel guía protector. Siendo cada uno EL UNICO PROTAGONISTA. El director, el dirigido y la propia obra

  Los números, como vibraciones y energías en movimiento, su significado nos introduce al proceso de la creación con sus principios eternos, al mismo tiempo que tienen una semejanza como  resultante psicofísica, por estar asociados con su significado con la conciencia del hombre. Pues cada número no solamente tiene forma sino contenido.

  Y dado que los eventos acaecidos en el ser humano están precedidos por una serie de contingencias numéricas, le permite a cada cual por este método de investigación, dirigirse y estudiarse a sí mismo en su propia naturaleza y Ley de causa, y lo que le rodea, pues las concordancias numéricas nos inspiran a sintonizar con nuestro propio ritmo en armonía con el Infinito:

Las Escrituras dicen: “Tú lo has hecho todo según número, peso y medida”. Siendo los números los indicadores del Tiempo y el Espacio.
Cada Letra Clave se convierte en un número por mediación de la intuición y la imaginación, dándonos con las palabras que de ella deriven, el conocimiento matemático para el cavilar, y que nos es transmitido como cultura ya desde la infancia. Lo que hace falta es aplicarlo a la Vida Universal. Y esto se consigue a través de la Tabla de Procesos de las Cábalas Psicofísicas Cristianas, dando el Conocimiento matemático del hombre universalista de Amor Universal.

  El Conocimiento intuitivo como sexto sentido para el descubrir; y la facultad de imaginación que sale de la inteligencia, nos da la imagen de investigación, al ser innatos en el ser humano por su dotación de creación de su chispa de esencia de inteligencia: Y de su acción tripartita: conocimiento matemático; conocimiento intuitivo; y facultad de imaginación, surge el Nuevo Idioma Cultural, Social, Cívico, Humano y Científico, adaptable a toda afinidad mental por grados, para el ir unificándonos en una Sociología Fraternal Humanista de Teocracia,  para la “Unión de hermanos todos hijos de DIOS, nuestro PADRE ETERNO E INFINITO.

  Las “LETRAS CLAVES” y sus derivados  en “PALABRAS CLAVES “, en combinación con su “NUMEROLOGÍA”, dan por resultado la Cábala Numérico-Alfabética, permitiéndonos trabajar no solamente con cantidad y significado, sino con esencia, es decir con energías vivas; pues como “objetos de visualización”, tienen una exacta correspondencia con una realidad psíquica interior del sujeto iniciado, o del que se está iniciando: Tal estudio puede asemejarse  a un trabajo de laboratorio en el que se trabajan las substancias, siguiendo un orden establecido  para alcanzar un  resultado previsto e ineludible.

  Mediante la tabla de procesos de las Cábalas Psicofísicas Cristianas, nos introducimos al conocimiento del proceso de la vida y la creación. Y en combinación con las Letras Claves y sus derivados, nos dan el método numérico-alfabético de desarrollo psicofísico: Y todo cuanto se ve, se aprecia, se investiga y experimenta, corresponde a una realidad psíquica, proporcionando los efectos deseados al cultivar las cualidades o atributos de cada número en su aspecto positivo; por ser un sistema de enseñanza universalista con sus correspondencias psíquicas, permitiendo a cada cual estudiar su propia naturaleza. Y aplicada a la vida diaria en sus acontecimientos causales, descubre el movimiento de la vida, y de los eventos involucrados en tal proceso de expansión vital.

 Resumiendo diremos que, en el ejercicio de meditación para autoconocimiento, a muchos seres humanos en su actual estado, les cuesta el dejar de pensar, por eso se ha revelado este método, para que sin necesidad de dejar de pensar, es decir, utilizando el mismo pensamiento, se realice el vacío correspondiente al tratar de escribir expresándose con tales Letras Claves, y donde se pueda ir percibiendo el resultado de las facultades internas desde el primer momento, sintiéndose al mismo tiempo como creador protagonista de y en sí mismo por la participación consciente en su desarrollo.

 El ser humano está acostumbrado por lo general a efectuar el primer movimiento acumulativo del aprender que es de Externo a Interno, gestionándolo con la memoria, pero sin la compensación correspondiente del movimiento complementario Interno-Externo.

 Si tomamos como ejemplo el funcionamiento cósmico como expresión de Vida, Forma y Conciencia, veremos que se mueve en base a “dos movimientos, de expansión y contracción” en sí mismo, y “reflejados” en sus diversidad de expresión de naturaleza, como son: Interno-Externo (expansión) y Externo-Interno (contracción).

   Así también a semejanza funciona el método de desarrollo con estos dos movimientos, pues al sujetarnos a las trece Letras Claves, mentalmente, no tenemos más remedio que ir hacia adentro, poniéndonos en estado de transformación, en función con nuestras facultades latentes del conocimiento matemático e intuitivo y la facultad de imaginación salida de la inteligencia, que todo ser humano posee. Por eso mismo, no hay nadie independientemente de lo que crea o piense y de su intelectualidad, que no pueda ejercer el desarrollo con su don interno, como caudal infinito de conocimiento, para expresar todos sus pensamientos y sentimientos, al mismo tiempo que efectúa su propio desarrollo psicofísico por mediación de este método.

Iostako Maraltrix