13 SOIS DESTERRADOS

  ¿Qué quiere decir desterrado? Sencillamente que vuestros actos innobles os han alejado de las moradas de Luz, y vuestro espíritu ha sido desterrado a un planeta de purificación, hasta que sepa vencer a su materia pecadora. Sí, la materia es egoísta, no lo olvides un momento. Si le dicen Paz, la olvida cuando le conviene y se lanza a atacar a sus hermanos humildes con la exhibición de su poder y lujo si los posee. Sois egoistas de todo cuanto os rodea, y con limosnas fingidas, y digo fingidas porque muchas veces cuando las hacéis, lo hacéis de cara a aplacar la Justicia de Dios por vuestros pecados, pero no por amor y caridad al hermano que sufre:

  Arranca de tu corazón el egoismo si quieres alcanzar los reinos del Padre, porque el egoista no tendrá sitio en esas moradas de Luz. El que delinque hay que purificarlo, y sois vosotros mismos los que os pedís la condena. El Padre no perdona ni castiga. Creó una Ley Universal por la cual se rige el Universo y los seres que lo habitan, dándoles el libre albedrío, para que nunca le pudieran acusar de romper la Ley en favor de unos o de otros. Sois vosotros los que por vuestros méritos os eleváis, o por vuestra flaqueza ante la carne delinquís. A nadie podéis culpar por cuanto sois libres de vuestros actos y por lo tanto, responsables de los mismos, sean buenos , sean malos.
Al desencarnar y despertar vuestro espíritu, se halla enseguida en posesión clara de todos los actos que ha cometido, y él mismo comprende que, si ha obrado mal tiene que borrar en bien todo el mal que hizo, y deja a voluntad del Padre el momento de volver a purificarse. Si son espíritus viejos, y que indefinidamente retrasan su progreso, al despertar huyen de sus guías protectores que les aconsejan reconozcan sus pecados, y así poder encaminarlos al Regentador del mundo que proviene aquel ser, y de este modo, con humildad, esperar adonde se les destine por sus merecimientos. No te olvides que los seres cuanto más malos han sido, más huyen de reconocerse, por cuanto conscientes de todo cuanto han hecho en sus varias existencias, temen volver, pues ya saben que cada vez son más las pruebas y purificaciones por las que tendrán que pasar, y más duros los destierros que les esperan. No perdáis el tiempo que os han dado para redimiros, sino al contrario, aprovecharlo santamente ya que la Justicia del Padre es recta.