15 EL LIBRE ALBEDRIO

  El padre nos da el libre albedrío. ¿Con qué fin? ¿por qué nos lo da? El fin es nuestro retorno a su Reino. Si nos pusiera trabas en las misiones que nos va confiando, podríamos quejarnos, pero así nos deja completamente libres de escoger nuestro camino. EL, ya nos da compañeros de viajes, nuestros guías, para que no haya excusas, pero estos compañeros tampoco están autorizados, para con violencias, haceros cumplir si os empeñáis en caminar hacia vuestro retroceso. Todo lo más os aconsejan: Nos da el libre albedrío, porque EL quiere seres libres tanto en el bien como en el mal, porque así, a la hora de rendir cuentas, toda la culpa o toda la recompensa sea obra nuestra.

  Tienes libre albedrío, hermano terrenal, para llegar al Padre más tarde o más temprano. Solamente depende de ti, pues has de saber, que en los mundos que vas atravesando en tus diferentes reencarnaciones, puedes prolongar tu estancia o puedes acortarla. Sí, de ti depende. Si estudias la Ley y la cumples con Amor, Paz y Caridad, puedes abreviar tus peregrinaciones, y no solamente por mundos bajos sino que incluso por mundos progresados, pues aunque tienes que pasar por ellos para estudiarlos, en vez de estarte años puedes transmigrar pronto de ellos, por llegar tu espíritu ya muy preparado para comprender rápidamente las grandezas de aquel mundo; y así se ven espíritus que desencarnados de un mundo bajo, alcanzar rápidamente los mundos Superiores en pocas encarnaciones, pues su estancia es corta en los varios mundos que atraviesan. Son palomas mensajeras que recorren raudas los espacios en un contínuo progreso.

  DIOS es Juez, y un Juez que todo lo ha previsto, tanto en el premio como en el castigo, y como es Inmutable (por su Atributo de Paz ni castiga ni perdona se hace inmutable), para todos es igual. Formas parte de su Creación y por lo tanto no puedes alterar SUS Leyes ni EL alterarlas por muy querido que sea un hijo. Así que, yo tuve que nacer y morir como tú, hermano. Al venir a la Tierra tuve que estar sujeto a las Leyes que rigen tu mundo, pues el Universo y las Leyes de cada mundo, como cosas creadas por DIOS, estas Leyes no son alteradas ni por El mismo. No te estaciones, pues lo peor que puede suceder a tu espíritu, estancamiento en su progreso. Animo, valor, que esto te convertirá en rauda paloma.