27 CULTURA GENERAL

  Tenéis obligación, hermanos, de instruiros terrenalmente, pues muchas veces, los hermanos instructores Espirituales de gran saber Espiritual, no pueden relacionarse o muy poco con hermanos terrenales, porque no saben interpretarlos con exactitud, sobre todo en escritura, pues si no saben apenas leer ni escribir, se cansan, ya que su lectura se les hace ininteligible; por eso os digo: ilustraros, que hay que sembrar mucho y hacen falta buenos sembradores. Claro, que la gracia del Espíritu de Luz, puede hacer milagros con estos hermanos incultos, pero mucho se adelanta si hallan materias preparadas. Lee mucho y procura entender lo que lees, no hacerlo deprisa, sobre todo si son obras Espirituales que requieren mucha atención, pues donde crees que no hay importancia, si sabéis interpretarla, siempre encontraréis la Sabiduría del Padre; por eso no me cansaré de repetiros que os ilustréis, y entonces, las Luces celestiales penetrarán claras en vuestros cerebros ya preparados. Si mis discípulos hubieran sido todos hombres preparados para recibir mis grandes enseñanzas, no se hubieran desperdiciado muchísimas, que si ahora os llegan es gracias a espíritus y materias preparados para recibirlas.

  Hay en vuestro planeta, hermanos que vosotros llamáis analfabetos, o sea, sin ninguna cultura. ¿Cómo pues, estos hermanos dan esas instrucciones espirituales tan elevadas, algunos de ellos? Sencillamente, es su espíritu, pues en estos hermanos, la materia no cuenta para nada. Son espíritus que ya vienen preparados para sembrar, y si la materia no lo entorpece, y digo entorpece, porque aunque vengan preparados, a veces no empiezan a sembrar en el tiempo que se les tiene señalado. ¿Por qué? Esto depende en muchos casos del ambiente que tiene que moverse aquel espíritu, pues si el ambiente le es favorable empieza más pronto, y si le es desfavorable, retrasa su misión, pero siempre acaba por cumplirla. Estas materias analfabetas en el mundo, como no están preparadas por ninguna cultura, se les tiene que enviar hermanos muy bien preparados, muy buenos catedráticos de la Ley para que lleguen a dar muy buenos frutos. Sin embargo, no todos están preparados para recibir esos altos frutos; y así también veréis hermanos, humildes terrenalmente, que muy poco pueden enseñar, porque materia y espíritu no están preparados para recibir las altas enseñanzas. Comprenderlo así, hermanos terrenales que leéis, y entonces no os extrañará ver Sabiduría en un hermano humilde terrenalmente, o al contrario, ver a un hermano encumbrado en la Tierra y muy humilde en el saber espiritual.

  Cultura tal como en el planeta Tierra lo entendéis hay de sobra en los espacios progresados. Allí, cualquier hermano sabe como un gran catedrático de vuestro planeta y mucho más aún; pues así como existen muchísimas cosas que por atraso de la Tierra aún no han sido descubiertas, allí ya se saben y se utilizan en el progreso de esos mundos, por eso, los hermanos que los habitan, todos son sabios como los inteligentes de la Tierra: ¿Se estacionan en su cultura, en su saber, en todos los órdenes? No, hay que progresar, por tanto, lo que para vosotros sería maravilla, para ellos es cosa corriente, pues aquellos sabios, cada día van investigando para llevar sus adelantos y su progreso en mundos inferiores, por medio de reencarnaciones pedidas voluntariamente, o mandados por el Padre en comunicaciones Espirituales. Son sembradores. Progreso os vienen a dar y cultura y desarrollo para que conozcáis los adelantos de otros mundos; por eso, cuando un sabio de la Tierra en un momento la llama Divina lo ilumina, crea, saca de la Nada un invento que unas veces salva la vida a muchos seres; en otra, el invento es para aplicarlo a la industria, al comercio, a los campos, y así, la llama Divina va creando progreso en los mundos, mandando a los hermanos de otros planetas de gran saber y adelanto , con la misión de poner Luz en privilegiados cerebros, para el progreso de la Tierra o de otros mundos inferiores. Alabemos a DIOS en SU Misericordia Infinita al dar progreso a esos mundos.